back to top

¿Realmente es seguro tener sexo cuando estás embarazada?

Es momento de romper todos los mitos.

publicado

La idea de tener sexo cuando estás esperando un bebé podría parecer un poco intimidante... o hasta aterradora.

E! / Via giphy.com

Si estás embarazada, el sexo podría ser lo último que te pasa por la cabeza —o lo primero, dependiendo de qué estén haciendo tus hormonas con tu deseo sexual. Pero en serio, con todos los cambios en tu cuerpo y tus emociones, podrías preguntarte si el sexo es una buena idea —o si es seguro para el bebé (o los bebés) que se está gestando en tu interior.

Así que hablamos con dos especialistas para averiguarlo: la Dra. Mary Jane Minkin, obstetra/ginecóloga y profesora clínica de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción en la Facultad de Medicina de Yale; y la Dra. Christine Proudfit, especialista en medicina materno-fetal del Departamento de Obstetricia y Ginecología de NYU Langone Health.

Primero que nada... Para la mayoría de las mujeres, es seguro tener sexo en cualquier etapa del embarazo.

Netflix / Via giphy.com

De acuerdo a ambas expertas, el sexo con penetración es seguro a lo largo de un embarazo normal, es decir, si no tienes complicaciones que hagan que el sexo sea demasiado riesgoso. "Es muy poco probable que el sexo durante el embarazo provoque un aborto natural —en la mayoría de los casos, tener sexo no afectará el estado del embarazo", le cuenta Minkin a BuzzFeed Salud. Así que si quieres tener sexo y el médico te da luz verde, ¡adelante! Puede ser una excelente manera de unirse como pareja y mantener la intimidad mientras esperan la llegada del bebé", dice Minkin.

"Por lo general, está bien tener sexo aun si estás embarazada de gemelos, trillizos o más, a menos que tengas una complicación o tu médico te indique que lo evites", le dijo Proudfit a BuzzFeed Salud. Y si tienes algún síntoma nuevo, como dolor, flujo anormal, sangrado o espasmos luego de tener sexo, siempre debes hablar con tu profesional de salud. Más vale prevenir..."

Publicidad

Y no, no le pincharás la cabeza al bebé ni lo traumatizarás con los "movimientos" del sexo.

Tim Hale / Getty Images / Via gettyimages.com

"...No golpearás al bebé ni le picarás la cabeza; sí puedes golpear el cuello del útero, lo cual está bien si no está demasiado delgado o dilatado" dice Minkin. Cuando el cérvix o cuello del útero es grueso y está sano, actúa como barrera para que nada ingrese al útero ni se aproxime al bebé. Se encuentra sellado con un tapón de mucosa, el cual mantiene alejados a los gérmenes y demás partículas. Además del cérvix, el saco amniótico envuelve al bebé como un "almohadón de agua" protegiéndolo contra daños, dice Minkin.

Bien, pero ¿siente algo el bebé? ¿Podrá sentir las sacudidas, los roces y las penetraciones? ¿Podría esto ser... traumático? "El bebé está flotando en agua, como en una pequeña piscina, por lo que solo rebotará cómodamente allí —no le molestará", dice Minkin. "El tamaño del pene tampoco afectará en nada", agrega Proudfit, ni siquiera si el de tu pareja es más grande que lo normal. Lo mismo rige para consoladores o juguetes (siempre y cuando no sean anormalmente grandes), ya que, para muchas parejas, el sexo con penetración no incluye el pene.

Sin embargo, ciertos estados de salud podrían hacer que tener sexo durante el embarazo sea demasiado riesgoso.

Sframephoto / Getty Images / Via gettyimages.com

Si tienes algunas de estas condiciones o las has tenido en el pasado, el médico podría indicarte que evites el sexo por tu bien y el del bebé.

* Placenta previa: "En este caso, la placenta está demasiado baja y desciende sobre el cuello del útero en lugar de estar arriba, detrás del bebé", dice Minkin. Puede cubrir parcial o completamente el cuello del útero y a menudo provoca sangrado. "Deberías evitar la penetración porque si hincas el cuello del útero demasiado fuerte, podría dañarse la placenta y causar mayor sangrado", dice Minkin. Los médicos harán un seguimiento de estas pacientes con ultrasonido para ver si la placenta se ha desplazado hacia arriba (algo que suele hacer) y determinar si tener sexo es seguro.

* Insuficiencia cervical: Esto significa que el cuello del útero comienza a dilatarse o se vuelve delgado demasiado pronto. "No te conviene tener sexo en este caso porque el cuello del útero podría estirarse o abrirse más, lo cual puede ponerte en riesgo de parto prematuro", dice Minkin. La penetración podría ocasionar también un traumatismo o propiciar una infección, dice Proudfit, o enviar bacterias a través del cérvix hacia el líquido que rodea al bebé.

* Vasa previa: "Se trata de una condición poco común en la que los vasos sanguíneos cruzan por encima del cuello uterino. Si durante el sexo reciben un golpe o se rasgan, el cuerpo podría perder su volumen sanguíneo en cuestión de minutos", dice Proudfit. Las mujeres que tienen esta condición física podrían tener que hacer reposo absoluto o permanecer en el hospital hasta el alumbramiento.

* Alto riesgo de parto prematuro: Podrías tener que evitar el sexo si has tenido contracciones demasiado pronto o si tienes antecedentes de parto prematuro. "En estos casos, la penetración podría hincar o estimular el cuello del útero, y no deberías hacer nada que pudiera aumentar el riesgo de contracciones", dice Minkin. De modo que las mujeres que tienen un riesgo más alto de entrar en parto prematuramente tienen que extremar los cuidados.

* Derrame de líquido amniótico: Si rompiste aguas demasiado pronto, no hay dudas de que no debes tener sexo porque fácilmente podrían propagarse gérmenes o una infección al bebé, dado que el saco ya no está intacto, dice Proudfit. Pero esta es otra condición que podría requerirle a la mujer permanecer en el hospital o que le induzcan el parto si el embarazo está lo suficientemente avanzado.

En estos casos, los médicos podrían recomendar "reposo pélvico", el cual implica evitar toda clase de penetración vaginal.

Moodboard / Via gettyimages.com

"Cuando decimos 'nada de sexo o reposo pélvico', realmente significa no meter nada en la vagina —así que ni pene, ni consolador, ni vibrador, ni juguetes, porque es demasiado riesgoso", dice Proudfit. A veces, la estimulación externa del clítoris está bien, pero depende del motivo por el cual estás con reposo pélvico o de la gravedad de la condición subyacente. Así que siempre habla primero con tu médico. En algunos embarazos de mayor riesgo, las mujeres podrían estar con reposo absoluto y siendo monitoreadas en el hospital, de modo que la penetración queda obviamente descartada en estos casos.

En realidad, no hay evidencia de que los orgasmos desencadenen el parto prematuro (ni que induzcan el parto normal).

E! / Via giphy.com

"Los orgasmos pueden hacer que el útero se contraiga, pero estas no son contracciones continuas, como las que ocurren durante el parto, y se irán, por lo cual no son un problema para la mayoría de las mujeres", dice Minkin. De modo que los orgasmos son seguros, aunque el útero se sienta algo loco con ellos. "Los investigadores solían pensar que el parto prematuro podía desencadenarse por las contracciones provocadas por las prostaglandinas del semen o las prostaglandinas endógenas liberadas a partir de la estimulación del cuello del útero", dice Proudfit; pero no hay datos suficientes que demuestren que el coito induce el parto prematuro.

Dicho esto, tu médico podría indicarte que evites los orgasmos si tienes alto riesgo de parto prematuro debido al riesgo teórico, dice Proudfit. "No entendemos completamente por qué ocurre el parto prematuro, pero las mujeres con riesgo más alto no deberían hacer nada que pudiera contribuir a ello", dice Proudfit. Tampoco existe evidencia de que tener sexo cerca de la fecha de parto induzca al mismo, pero no hace daño probar si es seguro, dice Minkin.

La mayoría de las posiciones sexuales son seguras, o sea que es más una cuestión de comodidad.

IFC / Via tumblr.ifc.com

Técnicamente, no hay ninguna posición que sea menos segura para ti o para el bebé, pero algunas podrían sentirse peor que otras. “Las posiciones que por lo general disfrutas podrían no ser cómodas durante el embarazo por esa panza que tienes en medio, y sabemos que la frecuencia del sexo disminuye ciertamente durante el tercer trimestre debido a estas cuestiones de logística", dice Minkin.

"La posición del misionero (en la cual la mujer embarazada está de espaldas) tiende a ser la más difícil para las parejas que esperan un bebé", dice Proudfit, y las posturas en las que la penetración proviene de atrás tienden a ser más fáciles. "Ponerse de costado o la posición del perrito pueden ser mejores porque la barriga no queda en el camino", dice Minkin. Los especialistas también sugieren usar almohadas para elevar la pelvis o amortiguar el estómago para que el sexo sea más cómodo. ¡No le tengan miedo a la creatividad!

Publicidad

Y está bien tener sexo oral y anal, pero tal vez necesitaes ser un poquito más cuidadosa que de costumbre.

NBC / Via popkey.co

"Dar sexo oral no es un problema y recibirlo está bien, siempre y cuando no tengas alto riesgo de parto prematuro y tu médico no te haya recomendado evitar los orgasmos", dice Minkin. Sin embargo, si la mujer embarazada está recibiendo sexo oral, su pareja debería evitar soplar de forma directa dentro de la vagina. Esto podría provocar una complicación llamada embolismo aéreo venoso, que es poco común pero que puede ser riesgosa.

En cuanto al sexo anal, realmente es cuestión de comodidad. "A muchas mujeres embarazadas les salen hemorroides en torno al recto, de modo que el sexo anal podría causar dolor o algo de sangrado", dice Minkin. Y si tienes sexo anal, siempre evita pasar directo al sexo vaginal con penetración. "No debes introducir bacterias del recto en la vagina, porque las consecuencias de una infección son peores cuando estás embarazada", dice Minkin. Y si tienes alguna de las condiciones mencionadas anteriormente, consulta primero al médico sobre el sexo anal. En ciertos casos, podría ser demasiado peligroso.

En algunos casos, aún es necesario usar condones.

Classen Rafael / Getty Images / Via gettyimages.com

"Si la relación no es mutuamente monogámica —si la mujer embarazada o su pareja tiene sexo con otras personas— es necesario que uses condón para protegerte de ITS", dice Minkin. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) no solo pueden afectar la salud de la mujer, sino que también pueden transmitirse al bebé y generar problemas. "Si estás embarazada, también deberías usar condones si tu pareja es VIH positivo y tú no, y si tu pareja tiene un brote de herpes activo y tú no (o si no estás segura de tu estado)", dice Proudfit.

También tendrás que usar condón si tu pareja es un hombre (o si tienes sexo con un hombre) que ha viajado a una zona en la que el virus del Zika es endémico. Esto se debe a que el zika se transmite sexualmente y las infecciones durante el embarazo están vinculadas a las malformaciones congénitas como la microcefalia. "El virus del Zika puede permanecer en el semen hasta seis meses, de modo que si tu pareja ha viajado a una región con zika, por lo general recomendamos que estas parejas usen condón durante el resto del embarazo", dice Proudfit.

Dicho esto, si tú no quieres tener sexo o si te estresa la idea de tenerlo, también está bien.

youtube.com / Via giphy.com

"Si no tienes ganas de tener sexo o si es demasiado incómodo, no tengas sexo. Muchas mujeres sienten eso cuando están embarazadas y está bien", dice Minkin. El sexo puede ayudar mucho a liberarse del estrés, pero también puede hacer lo contrario. Así que si tiendes a ponerte loca o si tienes ansiedad después del sexo porque te preocupa que haya causado un daño (aunque por lo general es seguro), tal vez deberías dejarlo a un lado para evitar ese estrés, dice Proudfit.

Y si simplemente no quieres tener sexo por el motivo que sea, no te sientas mal por esto. "El embarazo puede provocar una amplia gama de cambios en el deseo sexual. Algunas personas quieren hacerlo todo el tiempo, mientras que otras no quieren hacerlo en absoluto, de modo que depende de cada persona", dice Proudfit. Así que haz lo que a ti y a tu cuerpo les parezca bien.

Por último, ante cualquier pregunta o preocupación que tengas, habla siempre con tu obstetra/ginecólogo. El tema puede ser un poco incómodo, pero los médicos están para ayudarte.

Peopleimages / Getty Images / Via gettyimages.com

Debes asegurarte de que, si tienes sexo durante el embarazo, sea seguro y que estés lo más cómoda y feliz posible. Tu médico puede ayudarte mucho con esto. "Algunas personas dudan o sienten vergüenza de hablar de su vida sexual con su médico, pero les prometemos que lo hemos oído todo y estamos para ayudar", dice Proudfit. ¡De modo que, ante la duda, habla con tu médico!

¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.

Este post fue traducido del inglés.

Patrocinado