10 Personas que bajaron muchísimo de peso comparten sus consejos de cómo empezar

    Estos consejos cambian vidas.

    Les pedimos a los miembros de la Comunidad BuzzFeed que nos dijeran cuál fue el primer paso que tomaron para bajar de peso y cómo esto transformó su estilo de vida. He aquí algunos de los mejores consejos de 10 personas que hicieron cambios en su estilo de vida que resultaron en una pérdida de peso de 50 libras (o más).

    1. Esconde la báscula y el espejo de cuerpo entero.

    Courtesy Penny N.

    "Escondí mi báscula y el espejo de cuerpo entero durante el primer mes, un truco que tomé del texto de Henry Rollins, "The Iron and The Soul"... Esto me ayudó a enfocarme más en lo que mi cuerpo me decía y cómo se sentía y menos en un número o una imagen. También soy impaciente y, parte de la razón por la que mi peso subía y bajaba en el pasado, era porque no estaba viendo resultados lo suficientemente rápido, así que me daba por vencida. Esto me ayudó a seguir mi objetivo, porque no podía ver la transformación física de mi cuerpo".

    —PN., 31

    2. Sólo concéntrate en terminar un ejercicio — incluso si es la millonésima vez que intentas retomarlo.

    Courtesy Jason Nelson

    "Estaba aburrido ... Así que me puse unos tenis viejos y decidí ir a correr. Hacía mucho calor afuera, el sol estaba horrible y luché por correr. Por más doloroso que fuera, se sentía como un desafío, así que decidí empezar el programa Couch-to-5K. Este era mi tercer intento de empezarlo, pero todas las veces anteriores hacía excusas sobre por qué no iba a terminarlo: demasiado trabajo, demasiado calor afuera, dolor de espalda. Honestamente, no tenía ninguna meta en mente más que la de completar el programa que no había completado dos veces antes.

    Así que, mi mentalidad era que cada día sería como Forrest Gump...sólo me sentía con ganas de correr. Así que corrí. Nada mágico. Sólo pensé en terminar algo que empecé. Completé el programa en nueve semanas y corrí mis primeros 5K el 1ro de Septiembre del 2014".

    —JN, 42

    3. O ponte una meta más pequeña, como hacer ejercicio por 20 minutos, dos veces a la semana.

    Courtesy Asha Hussein

    "En el primer día del cambio de mi estilo de vida (no me gusta llamarle dieta porque es en realidad un cambio de estilo de vida para mí) me inscribí en el gimnasio. Estaba bastante intimidada al principio, porque sentía como que todos me estaban mirando. Sin embargo, vi que todos estaban ahí con un propósito, así que después de la primera semana de ejercicios, comencé a sentirme más cómoda y motivada a continuar. Comencé con algo pequeño, caminé en la caminadora por 20 minutos y lentamente empecé a incrementar el tiempo. Después de cuatro meses, usé otras máquinas como la eclíptica y las escaleras".

    —AH 30

    4. Aprende cuantas calorías realmente hay en las comidas que estás ingiriendo.

    Courtesy Jazmine Fedora

    "Decidí tomar el control empezando por registrar todas las calorías que estaba dándole a mi cuerpo (comida, bebidas, y las papitas o dulces que comía en casa). Rápidamente, me di cuenta de cuánto estaba comiendo.

    También comencé a interesarme mucho en ver cuantas calorías hay en diferentes alimentos, porque honestamente no tenía idea de qué buscar a la hora de comer (calorías, grasa, fibra, proteína, etc.). Realmente me ayudó entender qué comida estaba poniendo en mi cuerpo y POR QUÉ las cosas son buenas o malas para mí".

    —JF 25

    5. Toma un descanso de los carbohidratos procesados y el azúcar blanca.

    Courtesy Kelly Crosby

    "Corté con todas los carbohidratos procesados y el azúcar. Esa primera semana fue brutal. Tenía dolores de cabeza, me sentía cansada, era un desastre. Definitivamente era adicta al azúcar y pasé por un período de desintoxicación muy duro.

    Logré superarlo y conforme pasaron las semanas, fue más fácil. Dejé de comer basura y empecé cada día con dos huevos como proteína. Comí ensaladas en el lunch y carne y vegetales sólo en la cena. Me permitía poquito chocolate oscuro algunas veces, pero eso era todo. Cada semana, me daba chance con una comida libre, usualmente el fin de semana. Luego volvía a mi rutina normal".

    —KC 33

    6. Escríbete una carta a ti mismo sobre por qué quieres perder peso.

    Courtesy Sarie Bronish

    "Le escribí a mi futuro yo una carta en caso de que alguna vez necesitara motivación. Fui tan honesta como pude y la carta era desgarradora. Sin embargo era real y la necesité muchas veces. Puedes verla en una publicación de blog como un año después, junto con mi respuesta".

    —SB, 25

    7. Desafíate a ti mismo a no comer postre por un período de tiempo.

    Courtesy Dan Case Jr.

    "Nunca pensé que fuera capaz de decir esto, pero pasé un año entero sin postre. Empecé por cambiar mi rutina diaria. Por ejemplo, en vez de caminar diario hacia la gasolinera de mi residencia universitaria para comprar helado, dejé por completo de ir ahí por unos meses. Luego, cambié los amigos con los que pasaba la mayor parte del tiempo ... En esos primeros meses, cuando la tentación de renunciar era más fuerte, hacía un esfuerzo para estar alrededor de gente que fuera un apoyo para lograr mi meta.

    Por último, encontré cosas con las que podía reemplazar el postre. No fue fácil, al principio cambié el helado por yogurt bajo en calorías y frutas, pero después de un mes sin postre, descubrí que empezaba a anhelar el sabor de estas opciones más saludables".

    Dc Jr., 21

    8. Camina a todos lados.

    Courtesy Michelle M.

    "La primerísima cosa que hice fue simplemente empezar a caminar a todos lados. Tenía que empezar con algo pequeño. Apenas podía subir un tramo de escaleras o incluso caminar una cuadra sin quedar sin aliento, pero sabía que tenía que hacerlo. Dejé de tomar el autobús, dejé de manejar y ya no tomé taxis. Caminé. Pesaba 400 libras y apenas podía hacerlo sin que mis pies me dolieran, o me cansara o quedará sin aliento, pero eventualmente me ayudó a ir por más.

    Empecé a hacer más ejercicio. Iba a clases de gimnasia acuática y clases de Zumba, así fui dejando de ser tan tímida y entré a un gimnasio. Empecé a hacer más clases y cardio hasta que perdí 100 libras en poco más de un año".

    —MM., 30

    9. Haz tus ejercicios con un Wii.

    Courtesy Nadia G.

    "Me daba mucha pena ir a mi gimnasio y tomar clases. Oí que la zumba daba muy buenos resultados, así que compré el juego para mi Wii y jugué en casa, ejercitándome de cinco a seis días a la semana.

    ...Siempre he sido una gran jugadora así que obtener el juego de zumba y jugarlo no lo hacía parecer ejercicio. Para mí, era simplemente otro juego y supongo que eso era lo que me motivaba a 'hacerlo' más. Luego, cuando de hecho vi los resultados, se convirtió en mi motivación. Bailar zumba era realmente divertido, especialmente cuando era una canción que conocía o me gustaba. El juego lo hizo parecer como si estuviera tratando de pasar un nivel en comparación con el ejercicio".

    —NG., 27

    10. Detén tu consumo de comida rápida y aprende a cocinar.

    Courtesy Rogelio Orozco

    "Dejé de comer pizza y comida rápida cada semana y empecé a cocinar para mí. Pedía comida rápida tres a cuatro veces por semana, y pizza de dos a tres días a la semana. Eran muy fáciles de conseguir y baratas. Tenía flojera y realmente no sabía cocinar. Pensé que la comida que se cocinaba en casa iba a saber feo.

    Me sentí muy empoderado al saber que creé un platillo. Empecé a jugar con los ingredientes y a descubrir que tan creativo podía ser. No sólo eso, sino que ¡no era un cocinero horrible! Por lo menos, mi esposa dice que no lo soy".

    —Rogelio Orozco, 26

    Las respuestas han sido editadas por motivos de claridad y tamaño.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



    Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.