Updated on 1 de agosto de 2018. Posted on 26 de julio de 2018

    18 Hábitos de comida de los franceses que sacan de onda a los mexicanos

    ¡Queso olorosísimo "pour toujours" (para siempre)!

    1. Agua a temperatura ambiente.

    Getty Images

    En Francia, a menos que estemos en medio de una ola de calor, bebemos agua a temperatura ambiente y así es como se sirve en los restaurantes.

    2. Queso superapestoso.

    Getty Images

    ¡Así es como se supone que debe ser! El queso debe tener un olor tan fuerte que cada vez que se abre el refri, toda la casa debería empezar a apestar.

    Debería ser abrumador.

    Cuanto más apestoso sea el queso, mejor: eso es lo que lo hace hermoso y perfecto.

    3. Comer queso al final de la comida.

    MGnaffo / instagram.com

    En la comida tradicional francesa, se come queso después del plato principal y justo antes del postre. Por lo general, tienes por lo menos un par de quesos para elegir en casa y los comes con un poco de pan y una ensalada verde.

    El queso es el limpiador de paladar perfecto para el plato principal.

    4. El hecho de que comamos caracoles.

    Shaiith / Getty Images

    Llevan tanta mantequilla, perejil y ajo que apenas se nota el caracol.

    5. ¡Y también caracoles de mar!

    Kipgodi / Getty Images

    Los caracoles son los más famosos que comen los franceses, pero no son los únicos. También comemos bocinas, un tipo de caracol de mar. Sírvelos con mayonesa y un vaso de vino blanco y listo.

    6. Beber café caliente en verano.

    Grandriver / Getty Images

    El café helado básicamente no existe en Francia y todo el mundo bebe su café caliente, tanto si hace frío en el exterior como si hace un calor sofocante.

    7. Frutas de postre.

    Bondart / Getty Images

    A nosotros nos parece muy dulce y refrescante. ¿Por qué a ustedes no?

    8. Tartar de filete de res.

    Lisovskaya / Getty Images

    Porque la carne cruda es la mejor. Y nadie lo debería negar.

    9. Nuestro amor por el jarabe saborizado.

    lenayuedi / instagram.com

    Los jarabes aromatizados (limón, granadina y menta son los sabores más populares) son muy populares en Francia.

    Son un alimento básico de los veranos franceses y se pueden beber mezclados con agua, refrescos, limonada, leche o cerveza.

    10. La leche almacenada a temperatura ambiente.

    GaelleChichou / instagram.com

    Las botellas de leche francesas pueden almacenarse a temperatura ambiente durante semanas y aun así ser aptas para beber.

    Aunque una vez que abres la botella, se debe refrigerar y beber en pocos días.

    Esto se debe a que la leche francesa se pasteuriza a una temperatura muy alta.

    11. Comprar pan fresco todos los días.

    Boulangerie Leyes / instagram.com

    No me gusta confirmar los clichés, pero nos encantan nuestras "baguettes" y es muy común comprar una o dos todos los días.

    De camino a casa de la panadería, se come alrededor de una cuarta parte como tentempié, y el resto durante la cena y con un poco de queso. Es lo máximo.

    12. Poder quedarse en un restaurante durante horas.

    Apeyron / Getty Images

    Los meseros franceses no te traerán la cuenta hasta que la pidas, y no te pedirán que te retires de la mesa hasta que decidas que has terminado. Puedes monopolizar una mesa durante tres horas si quieres. Aquí también puedes hacerlo en muchos lugares.

    13. El ENORME número de quesos diferentes.

    Alexkozlov / Getty Images

    Hace unas semanas, una neoyorquina me dijo que había más de 35 tipos de quesos en su supermercado local, como si eso fuera una hazaña.

    En Francia hay más de 1200 variedades de quesos.

    Cada región tiene sus propias especialidades y hay tantas posibilidades de elección que a veces la gente de Lille ni siquiera ha oído hablar de un queso que es muy apreciado en Toulouse, y viceversa.

    14. Y el GRAN número de panaderías.

    Atm2003 / Getty Images

    Cuando la gente me pregunta dónde pueden comprar la mejor "baguette" de París, no puedo responder porque hay cientos de panaderías en la capital francesa.

    (Sin embargo, sé dónde puedes comprar la mejor baguette y los mejores cruasanes a cinco minutos a pie de mi antigua casa de París.)

    Hay alrededor de una docena de panaderías en cada vecindario y al menos una de ellas hace deliciosas baguettes que avergonzarían a las mejores baguettes de Nueva York.

    15. Restaurantes que cierran uno o dos días a la semana.

    Google

    Muchos, si no la mayoría de los restaurantes franceses, cierran por lo menos un día a la semana, a menudo dos días. La mayor parte de ellos cierran los domingos y lunes, pero a veces es mucho más aleatorio.

    Algunos cierran todos los fines de semana, mientras que otros permanecen abiertos, pero cierran durante dos días laborables.

    16. Que los niños coman lo mismo que los adultos.

    tantrum.xyz

    Aunque algunas cadenas de restaurantes tienen menús infantiles, no es una práctica muy extendida en Francia.

    Los niños comen lo mismo que los adultos, especialmente en casa, donde a nadie se le pasa por la cabeza cocinar cosas diferentes para los niños y para los adultos.

    Esta es la razón por la que muchos niños franceses han probado el queso roquefort y la pechuga de pato antes de aprender a leer.

    17. Meter nuestras propias compras del supermercado en bolsas.

    20th Century Fox

    Si vas al super en Francia, tendrás que embolsar tu propia comida. Lo cual es realmente estupendo porque: 1. Vas más rápido de un cliente al siguiente 2. Puedes repartir el peso como quieras.

    18. Beber café y chocolate caliente en tazones grandes.

    frenchgirlinseattle / instagram.com

    Realmente no hay ninguna explicación válida para esto (¿excepto tal vez que bebes más café así que en una taza?). Pero nosotros lo hacemos y es increíble.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form