13 Libros épicos que la escuela te arruinó para siempre

    ¿Quieres que los niños odien la lectura? Oblígalos a leer.

    Moodboard / Getty Images

    1. Aura, de Carlos Fuentes.

    Era / Via amazon.com

    Cómo lo recuerdas:

    Es el libro ese que salió en las noticias porque un diputado lo quería prohibir.

    Por qué sí está chido:

    En menos de doscientas páginas, esta novela habla del miedo detrás del deseo, el erotismo, la juventud, la vida y la trascendencia. Todo ocurre en el interior de una casa oscura en el Centro Histórico de la Ciudad de México y la narración en segunda persona ayuda a construir una atmósfera de terror cómplice y silencioso.

    2. Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

    Fondo de Cultura Económica / Via conexiones.digital

    Cómo lo recuerdas:

    Una portada fea del Fondo de Cultura Económica y un ensayo obligatorio de veinte cuartillas, en hoja carta, con letra Arial a doce pudlkjb kjlnadflhjasdf cdkljskjl cskl csaklj

    Por qué sí está chido:

    Algunos la clasifican como "gótico mexicano". El pueblo fantasma es sólo el pretexto para contar las historias de esperanza y desolación que lo construyeron. El lenguaje minimalista y el tiempo fragmentado le añaden brutalidad a una historia de decadencia y promesas rotas.

    3. El llano en llamas, de Juan Rulfo.

    Anagrama / Via listado.mercadolibre.com.mx

    Cómo lo recuerdas:

    Es ese otro libro de Rulfo, sólo que éste es de cuentos. Se lee más fácil pero el reporte es más difícil porque la profesora de Español es enemiga de la cultura.

    Por qué sí está chido:

    Es un libro de cuentos, como viñetas cotidianas de la vida en Jalisco a principios del siglo XX. La prosa tensa y misteriosa de Rulfo convierte sus relatos en breves dosis de emoción, ineludibles putazos al corazón. Por ejemplo, en el cuento "Diles que no me maten", Un prisionero de guerra le pide a su hijo, un oficial del ejército enemigo, que evite su fusilamiento.

    4. Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco.

    Era / Via fromnovelstonotes.wordpress.com

    Cómo lo recuerdas:

    Es la novela del chavo de la Roma que se enamora de la mamá de su amigo. Si fuiste a la secundaria y no te lo dejaron de tarea, no fuiste a la secundaria.

    Por qué sí está chido:

    ¿Cuándo fue la última vez que lloraste de orgullo y nostalgia? Si amas a la Ciudad de México, ésta novela te atravesará el alma. A José Emilio Pacheco le tocó vivir el inicio del México moderno y la sombra política de la Segunda Guerra Mundial. El libro toma su nombre de la guerra que dio origen al estado de Israel, y de un juego en las primarias de la colonia Roma donde niños de todas las razas peleaban unos contra otros.

    La historia de un amor imposible es sólo la base en la que Pacheco montó su obra maestra.

    5. Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

    Real Academia Española

    Cómo lo recuerdas:

    Es un libro muy largo y sin capítulos donde los que no se están matando están cogiendo.

    Por qué sí está chido:

    Al final de esta novela sentirás que los Buendía son tu familia y Macondo es tu tierra natal. A través de una familia en un pueblo ficticio, Gabriel García Márquez nos habla de la guerra, el amor y el colonialismo en América Latina. Llorarás, reirás y un día, sin que te des cuenta, este libro te habrá cambiado la vida.

    6. El viejo y el mar, de Ernest Hemingway.

    Debolsillo / Via pd-blog.com

    Cómo lo recuerdas:

    Un viejo sale a pescar y un pez espada lo arrastra mar adentro. ¿Cómo se le habrá ocurrido el título a Hemingway?

    Por qué sí está chido:

    El viejo no es cualquier viejo, es un extranjero en la Habana, un anciano pescador al final de una larga racha de malas pescas. El viejo se adentra en el mar en un bote más pequeño que su presa porque tiene que probarle a la gente del puerto que es uno de ellos; tiene que probarse a sí mismo que sigue siendo el hombre que solía ser.

    7. El lobo estepario, de Herman Hesse.

    El Ateneo

    Cómo lo recuerdas:

    Es sobre un tipo solitario que se está volviendo loco y piensa que es un lobo.

    Por qué sí está chido:

    El lobo estepario debería ser la Biblia de la gente solitaria y enojada con el mundo. Este libro salvó a Herman Hesse del suicidio, después de dejar a su esposa, atormentado por su propia incapacidad para relacionarse con otras personas. Harry Haller se identifica con un lobo estepario encerrado en una jaula, con su soledad, su confusión y agresividad. Sus constantes soliloquios de odio contra la sociedad ponen en palabras los temores y anhelos que te han acechado toda la vida.

    8. El Perfume, de Patrick Süskind.

    Seix Barral

    Cómo lo recuerdas:

    Es la historia de Jean Baptiste Grenouille, un hombre con el súper poder del olfato que hace perfumes y al final organiza una orgía en una iglesia. Algunos sospechan que la maestra no lo ha leído porque tiene muchas escenas de sexo.

    Por qué sí está chido:

    Jean Baptiste Grenouille es el primer héroe anti capitalista. El dinero no le importa y sus aspiraciones son tan elevadas que la gente común no las comprende. Jean Baptiste termina asesinando porque valora más su misión estética que la vida humana.

    9. El retrato de Dorian Grey, de Oscar Wilde.

    Clásicos Universales

    Cómo lo recuerdas:

    Es de un chavo que no puede morir porque tiene un cuadro mágico y salió en La liga extraordinaria, con Dr. Nemo y Tom Sawyer.

    Por qué sí está chido:

    Oscar Wilde era un alma maravillosa, un burgués que odiaba a la burguesía. Dorian Grey es la encarnación de la decadencia, la vanidad y la doble moral de la clase alta a la que Wilde tanto detestaba; al mismo tiempo, Dorian tiene una gran sensibilidad para la estética, el arte y el erotismo. Con las virtudes de Dorian Grey y los arrebatos de vileza en la gente buena que se le opone, Wilde borra para siempre los límites de la moral.

    10. Moby Dick, de Herman Melville.

    Debolsillo

    Cómo lo recuerdas:

    En las palabras de Ron Swanson "Odio las metáforas, por eso mi libro favorito es Moby Dick. No tiene amanerados simbolismos, es sólo la historia de un hombre que odia a un animal y eso es suficiente."

    Por qué sí está chido:

    De hecho, Ron Swanson tenía razón. Mucha gente cree que cada detalle de Moby Dick es un simbolismo y que los bigotes del capitán Ahab son una referencia a la condición humana de bla bla bla... Moby Dick habla de la insignificancia del hombre frente a la naturaleza, de un hombre que se entrega al odio y desciende lentamente dentro de la locura mientras su tripulación observa.

    11. Los cazadores de Microbios, de Paul de Kruif.

    Editores Mexicanos Unidos

    Cómo lo recuerdas:

    Es un libro de científicos con un montón de ancianos de bata en la portada. Ni a la maestra le emocionaba dejarlo de tarea.

    Por qué sí está chido:

    No hay otro texto de ciencia con más pasión que este libro. Cuando Leeuwenhoek construye sus primeros microscopios, casi sientes el metal caliente entre las manos. Después del capítulo de Pasteur querrás salir corriendo por una bata, poner los ojos en el microscopio y hacer algo bueno por la humanidad.

    12. El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.

    EMECÉ

    Cómo lo recuerdas:

    ¡Hey! Es ese libro que siempre están citando en Facebook. Creo que había algo de una serpiente que parecía un sombrero, o algo así. ¿Qué no era para niños?

    Por qué sí está chido:

    El principito no es para niños. O sea, sí lo pueden leer, sólo no tienen la experiencia y la madurez emocional para captar todas las referencias. Es sobre el príncipe de un pequeño planeta, del tamaño de una caja de juguetes, que se encuentra a un piloto varado en medio del Sahara. El príncipe ha viajado por seis planetas, cada uno gobernado por una metáfora del carácter humano, desde el rey justo hasta el hombre de negocios, obsesionado con ser dueño de todo.

    13. Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra.

    Alga R

    Cómo lo recuerdas:

    ¡Puaj! Desde el arte de mal gusto en la oficina de mi padre hasta un capítulo especial de 31 Minutos, El Quijote aparece en TODOS LADOS. ¿Que no es sólo la historia de un señor que pelea con molinos?

    Por qué sí está chido:

    Tomemos un momento para apreciar que la novela más importante de nuestro idioma es una parodia. En tiempos de Cervantes, todos escribían como les daba la gana y todo el mundo leía novelas de caballería. Cuando todos los personajes eran "El valiente caballero Nosequé" o "El Gallardo Duque de Nosedónde", Cervantes llamó a su personaje "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha".

    No sólo es graciosa, es revolucionaria. Cervantes inventó la estructura de la novela como la conocemos. Las épicas de caballeros sólo hablan de los actos de valor de sus protagonistas. Cervantes llenó su novela de personajes entrañables, con universos internos tan vastos como el tuyo y diálogos tan ingeniosos que hasta da gusto haberlos leído.

    Cervantes era bien cabrón.

    ¿Crees que si dejaran de tarea ver televisión, los niños empezarían a leer? Platícanos en redes:

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form