41 Pruebas de que eres más adulto de lo que crees

    Te miras en el espejo y ves un bebé, pero también ya sabes descongelar tu comida.

    1. Tus papás pueden contarte los ~chismes familiares~ y saben que no dirás nada.

    2. Sabes cocinar mínimo algunas recetas decentes cuando va gente a cenar a tu casa.

    3. Compras regalos para tus abuelos, sobrinos, etc. sin tus papás.

    4. Puedes confiar en tu intuición para saber si la comida ya caducó.

    5. Hay al menos un vegetal que de verdad te gusta comer.

    6. Hay mínimo una forma de ejercicio que disfrutas.

    7. Ya te sabes varios remedios para cuando no estás sintiéndote bien.

    8. Sí te acuerdas de descongelar la carne y el resto de la comida que vas a comer.

    9. Escoges vuelos en horarios en los que puedes levantarte en vez de escoger los más baratos.

    10. Te esperas a las ofertas antes comprar cosas caras.

    11. Te preocupas por cuidar tus tuppers e intentas guardarlos junto con sus respectivas tapas.

    12. DISFRUTAS ir al super.

    13. Prefieres postres que NO sean tan dulces.

    14. Haces tus propias citas con el doctor .

    15. Haces cita con el dentista sin que nadie te lo recuerde.

    16. Le cuentas los beneficios de usar un cepillo de dientes eléctrico a cualquiera que quiera escucharte.

    17. Crees que vale la pena gastar dinero en toallas.

    18. Sabes dónde están tus documentos más importantes (pasaporte, estados de cuenta, etc.) si los necesitas.

    19. Tienes algo que te da un ~estilo característico~, ya sea un accesorio, una chamarra o un tipo de zapato que usas frecuentemente.

    20. Te sientes cómodo haciendo cosas solo, como ir al cine o a un restaurante.

    21. No te molesta rechazar invitaciones si sabes que no quieres ir.

    22. Tienes un quehacer favorito que no te molesta hacer.

    23. Tienes artículos extra por si alguien se queda a dormir en tu casa.

    24. Realmente te interesa aprender o estudiar cosas nuevas.

    25. A veces, durante una discusión, en vez de insistir te preguntas si realmente vale la pena pelear por eso.

    26. Sabes cómo cuidarte si no te sientes bien.

    27. Tienes un método para planear tu semana: una agenda, una aplicación o con el calendario y las notas de tu teléfono.

    28. Sabes en qué vale la pena gastar dinero y qué cosas prueban que precio no siempre significa calidad.

    29. Haces el esfuerzo por comer tus cinco frutas y verduras diarias.

    30. Te das cuenta cuando has estado mucho tiempo mirando una pantalla e intentas hacer algo al respecto.

    31. A veces llevas un pequeño regalo cuando vas a casa de alguien.

    32. Eres bueno escogiendo regalos para tus conocidos para regalárselos por cosas como su graduación.

    33. Haces propósitos más o menos realistas cada Año Nuevo.

    34. Sabes cuál es el mínimo de horas de sueño que debes tener para funcionar bien y en general esa es la cantidad de horas que duermes todos los días.

    35. Prefieres ahorrar y comprarte una prenda un poco más cara pero de mejor calidad en lugar de la más barata que planeabas comprar en un principio.

    36. Intentas gastar menos luz en casa (por ejemplo, apagando las luces de los cuartos cuando sales).

    37. Llevas bolsas reutilizables cuando sales de compras.

    38. No te molesta no dar tu opinión sobre un tema si eres consciente de que no sabes nada sobre ello.

    39. No sientes la necesidad de justificar tus gustos sobre cultura popular; no crees en los "placeres culposos".

    40. Tienes un límite de desorden con el que puedes vivir y casi nunca dejas que tu casa lo supere.

    41. Disfrutas por igual dar regalos a tus seres queridos y recibirlos, o tal vez hasta disfrutas más darlos.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form