back to top

Hemos vivido una mentira: no necesitas enfriar la comida para meterla al refri

Y aquí te explicamos porqué.

publicado

Esta imagen seguramente se te hace familiar.

Y TODOS hemos vivido esta situación.

Perdón, mamá.
Nickelodeon

Perdón, mamá.

Pero, ¿alguna vez te preguntaste porqué tu mamá deja que se enfríe la comida antes de refrigerarla?

NBC

Nos preguntamos lo mismo y aunque las abuelitas dirían que es para que 'no se eche a perder', la realidad es que eso es...

Sí, hemos vivido engañados por siglos.
Memegen

Sí, hemos vivido engañados por siglos.

De acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la comida debería refrigerarse inmediatamente.

Y no, no va a echarse a perder.
Antoniotruzzi / Getty Images

Y no, no va a echarse a perder.

De hecho, dejar que la comida 'se oree' para enfriarse es lo peor que puedes hacer.

Esto se debe a que las bacterias crecen rápidamente en un ambiente entre cuatro y 60 grados centígrados, sobre todo si la comida se encuentra en contacto con el aire libre.
Getty Images / BuzzFeed

Esto se debe a que las bacterias crecen rápidamente en un ambiente entre cuatro y 60 grados centígrados, sobre todo si la comida se encuentra en contacto con el aire libre.

Lo recomendable es que refrigeres tus alimentos en las primeras dos horas después de haberla cocinado.

Si hay comida que lleva más de dos horas a temperatura ambiente, es mejor que la tires. Si estuvo en una temperatura arriba de los 30 grados, solo tienes una hora para refrigerarla antes de que comiencen a incubarse bacterias.
Getty Images / Warner Bros.

Si hay comida que lleva más de dos horas a temperatura ambiente, es mejor que la tires. Si estuvo en una temperatura arriba de los 30 grados, solo tienes una hora para refrigerarla antes de que comiencen a incubarse bacterias.

Entre más pronto enfríes la comida, mejor.

Warner Bros.

En el caso de sopas, por ejemplo, sugieren que las dividas en dos tuppers y los metas al refrigerador inmediatamente para que baje más rápido su temperatura.

También puedes aplicar un baño de agua fría a los recipientes y colocarlos posteriormente en el refri.

Ahora lo sabes. Tu mamá fue la culpable de todas esas veces en las que te enfermaste del estómago.