back to top

Viví una semana con el salario mínimo y fue tan triste como se escucha

Spoiler: se me antojó todo y no me alcanzó para nada.

publicado

En México el salario mínimo es de $73.04 al día.

Gueroloco28 / Getty Images

Ya sé, no parece mucho, pero hay gente que cree que es suficiente y hasta quien dice que sería absurdo subirlo. También hay seis millones de mexicanos que ganan eso y nada más. Por esta razón decidimos ponerlo a prueba.

Sobreviviré una semana con $511.28 pesos.

BuzzFeed

Hay que tomar en cuenta otros factores: No tengo hijos, nadie depende de mí excepto por dos perros, casi nunca compro ropa, nunca gasto en pasajes porque camino al trabajo y, definitivamente, esta no fue la semana en la que pagué renta.

Básicamente, el reto será no morir de hambre.

Para mi siguiente truco necesito ir al mercado.

BuzzFeed

Antes de comenzar con este reto fui a comprar vegetales. Las pechugas de pollo pueden parecer caras, pero una pechuga grande en $72 es una ganga hoy en día.

Quizá la miel fue un gasto impulsivo, pero era un litro entero por sólo $70 y fue lo único dulce que comí esa semana.

Como me gusta darme lujos, luego pasé al súper.

BuzzFeed

El cereal ya lo tenía pero igual lo conté. El puré de papa en polvo resultó ser una bendición, escogí el sabor cheddar para sentir que aún me alcanzaba para comprar queso.

Y no podía faltar el arroz.

BuzzFeed

Esta fue la base de mi alimentación. Cuando el guisado no alcanza, siempre puedes llenarte de arroz.

Con todo y estos gastos, aún tenía $113.28 pesotes para complacer mis antojos más exquisitos.

BuzzFeed

Hoy estuvo súper bien, todo perfecto. Ganando, como siempre.

Por la mañana desayuné cereal con leche y preparé una tonelada de arroz para no preocuparme por carbohidratos en toda la semana.

BuzzFeed

Por la tarde preparé esta maravilla de dos pesos y me sentí tonto por todo el dinero que gasté en comida mediocre la semana pasada. La buena noticia es que hasta me sobró para la cena, la mala es que oficialmente me quedé sin espinacas.

BuzzFeed

Necesito otro plan para el desayuno de mañana. Fuera de eso no creo tener más contratiempos.

Hoy también descubrí que me había quedado sin tiempo aire. Con 113 pesos en la bolsa, creo que me quedaré sin hablar con gente toda la semana.

BuzzFeed

Las sobras del pollo de ayer fueron la mejor parte de mi día. Por la noche cené una Maruchan con arroz y fue tan triste que ni siquiera le tomé foto. La Maruchan es rica pero siempre te la imaginas menos insípida. Al menos el arroz le dio textura.

¿Apenas es el segundo día?

BuzzFeed

¿Han probado los omelettes de puré de papa sabor cheddar? Son magia a bajo precio. Casi saben a omelette de queso, tienen una gran textura, son más llenadores y hacen un gran desayuno.

Además no tenía tanta hambre porque a mi cuerpo le faltaba como un milenio para digerir la Maruchan de la noche anterior.

¿Win?

Pepe / BuzzFeed

Por la tarde comí unas pechugas de pollo con arroz y tristeza. No estaban mal, sólo siento que le hace falta más pizza a mi vida. Por la noche unos amigos me invitaron al cine y decidí no ir, no quería su lástima.

BuzzFeed

Pues en mi oficina regalan galletas y tenemos una máquina de café. Al menos sólo desayuné esto dos días seguidos.

"Pepe, ¿y por qué no te preparaste algo en la mañana?" Porque me paré muy tarde y trabajo en una zona de la ciudad donde hasta estacionarse en la vía pública cuesta dinero.

BuzzFeed

Por la tarde llegó la catástrofe: Sólo tenía una hora para ir a mi casa, cocinar unas pechugas y comer. El problema fue que olvidé descongelar el pollo y no tenía nada listo. Derrotado, fui al puesto de tacos de la esquina y pedí una gringa.

Nunca se muden a una zona gentrificada. La dichosa gringa me costó $40, ni estaba tan buena y me quedé con hambre.

Mi presupuesto ahora es de $73.28.

BuzzFeed

Sé lo que están pensando: "Qué tonto. Si yo tuviera 70 pesos para la semana, no compraría cigarros." Y lo entiendo, hoy también me parece una idea estúpida. Si me hubieran preguntado ese día, les habría respondido "pero sólo compré una cajetilla de 15."

Supongo que tienes que ser adicto para entender. Me quedan 48.28 pesos, éste será un fin de semana muy triste.

BuzzFeed

Hoy a las 7 AM tenía que ir a Reforma para hacerme un examen médico. No sé por qué escogí ese horario o esta semana para vivir con el salario mínimo. Con casi 50 pesos en la bolsa, tomar un taxi habría sido una apuesta; Uber piensa que mi tarjeta no es lo suficientemente buena para ellos y mi tarjeta de Ecobici no sirve porque hace ya varios meses que mi vida es un caos.

Esa es la historia de cómo salí a caminar a las 5:30 AM del viernes.

BuzzFeed

¿Alguna vez han sentido ganas de llorar por un café?

Llegué a mi examen médico dos minutos antes de la hora y la chica que me iba a ayudar con el trámite ya estaba ahí esperándome. Sólo había dormido un par de horas, me urgía un café pero era demasiado pobre para pagar uno. No sé cómo habría sobrevivido ese día si la chica del examen médico no me hubiera regalado este café. Te estaré eternamente agradecido, dondequiera que estés.

BuzzFeed

Para compensar mi buena fortuna tenía que cometer una estupidez. Esa tarde fui a los tacos de guisado y recordé que tenía que sobrevivir con cincuenta pesos hasta que iba a la mitad del cuarto taco. Me fui del puesto con hambre y sin dinero. Me quedaban 8.23 pesos, ¿pero ya qué importaba?

Instagram: @xamanbar

Esa noche recordé que había una cena del trabajo y entré en pánico. Por suerte pagó la empresa y el terror se convirtió en alegría. Mientras todos platicaban, yo entré en un frenesí alimenticio y pedí un sandwich para llevar. Como decía mi abuela, "Hay que comer cuando hay para aguantar cuando no haya."

Acabando la reunión, unos amigos me invitaron a seguir la fiesta. Yo apreté en la mano los 5 pesos de mi boleto del metro y les dije que mejor otro día.

BuzzFeed

¡Por fin llegó el fin de semana! ¿Qué locas aventuras viviré con mis casi cuatro pesos de presupuesto? No sé si fue el clima, el humor de la tarde, o mi asfixiante pobreza, el caso es que el sábado me hice unas pechugas y me quedé en casa a leer para olvidar mi tristeza.

BuzzFeed

Hoy debo admitir que hice trampa, pero fue por una buena causa.

¿Ven a este par de canijos? Pues se acabaron su comida y el costal que suelo comprarles cuesta más de lo que gasté en la semana.

Jupiterimages / Getty Images

Como no vi otra solución, caminé a casa de mis padres.

Platiqué, fui buen hijo y comí hasta sentirme otra vez un miembro de la sociedad. Esta no es la foto de la comida pero así se sintió.

Luego me robé 10 pesos que encontré por ahí.

BuzzGeed

Con eso pude comprarle a mis perros 13.28 pesos de esas croquetas que alguna vez me prometí que nunca les compraría.

Esa noche recuerdo haber pensado que si no comía un chocolate en 24 horas iba a asesinar a alguien.

Thinkstock / BuzzFeed

Este ejercicio me dejó con mucha hambre y también con algunas lecciones:

-Aprendí que cocinar es maravilloso cuando es decisión tuya, no cuando el destino te obliga.

-Debería planear mis comidas antes de ir a comprar ingredientes que no voy a usar.

-Debería pensar en mis perros antes de ponerme este tipo de retos.

-La vida sin tiempo aire no está tan mal hasta que ocurre una emergencia.

-Hablando de emergencias, enfermarse es incosteable cuando ganas el mínimo.

-También romperse un hueso.

-Ni hablemos de comprar ropa.

-Hacia el final del presupuesto, cada peso es importante.

-El entretenimiento y la vida social son un lujo

-El mínimo no es suficiente y no creo que nadie deba comentar al respecto hasta que lo haya vivido.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss