back to top

6 Mexicanos cuentan su historia al recibir y donar un riñón

Es momento de empezar a hablar sobre la donación de órganos en México.

publicado

Al día de hoy, más de 20,000 personas están esperando para recibir un transplante de órgano en México.

Anamad / Getty Images

En lo que va del año, solo poco más de 2,000 personas han podido recibir una donación. Riñón, cornea, hígado, corazón, pulmón y páncreas son las necesidades más comunes.

De esas miles de personas, más de 12,000 necesitan un transplante de riñón.

Sakramir / Getty Images

Y considerando que alrededor de 9 millones de personas en México sufren de Enfermedad Renal Crónica, y el número va en crecimiento, estamos por encontrarnos con un gran, gran problema. Las enfermedades renales pueden ser causadas por muchos padecimientos comunes en nuestro país como la diabetes, la genética, la hipertensión y la obesidad y el sobrepeso.

Para que te des una idea, 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños sufren de sobrepeso en México. Además, somos el país con la mayor cantidad de enfermos de diabetes mellitus tipo 2 en personas de entre 20 y 79 años, enfermedad que cobra alrededor de 86 mil muertes cada año y que es una de las grandes responsables del mal funcionamiento de los riñones, cifras que se expusieron durante la presentación del Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (OMENT).

Los expertos dicen que en México no existe una cultura sobre la donación de órganos.

El 90% de la donaciones se hace con donador vivo, la donación cadavérica aún no forma parte del pensamiento colectivo, lo que dificulta enormemente las probabilidades de vida para quienes necesitan un transplante. Además, al haber tan poca información, los posibles donadores se asustan ya que no saben qué implica realmente.

Para saber lo que realmente significa ser parte del proceso de donación de órganos en México, platicamos con tres donadores y tres receptores de riñón y nos contaron sus inspiradoras historias de vida.

Publicidad

Ana Rosa, Alberto, Karla y Noemi necesitaban un riñón para continuar sus vidas normales.

IntercambioDeVida / Via Facebook: interdevida

Jacaranda, Nora, Carolina y Blanca tomaron la decisión de ser ellos quienes iban a donar el órgano que necesitaban.

Cada receptor inicia con una historia diferente, el común denominador es la desagradable sorpresa.

A veces, las donaciones no son exitosas.

Cuando Noemí Palacios descubrió que su hermano necesitaba un riñón, rápidamente se propuso como donadora, solo para descubrir que ella también sufría de una enfermedad renal grave. Durante siete años pudo contenerla gracias a dietas y medicamentos, pero eso dejó de ser suficiente. En octubre de 2011 le realizaron su primer transplante. Desafortunadamente su cuerpo rechazó el riñón a los ocho días. Después de cuatro años de diálisis, Noemí recibió una segunda oportunidad en enero de 2016. Hoy, es una sobreviviente que pide un poco de conciencia: "Hay gente que está en una lista de espera inmensa por muchísimo tiempo debido a la falta de cultura y conciencia acerca de la donación."

Los partidarios de la donación de órganos insisten que esto debe cambiar.

Lo más frustrante es saber que te quieren ayudar, pero no pueden.

Ana Rosa Reyes

Para Ana Rosa Reyes de 27 años, la parte más difícil fue saber qué la gente a su alrededor quería apoyarla pero no les era posible: "Durante 2 años estuve en protocolo de trasplante, cinco de mis familiares se acercaron y me dijeron que ellos me donaban, pensé que seria rápido y que con alguno de ellos seria compatible, pero no fue así. Todos los que me vinieron conmigo a las pruebas cruzadas salían con anticuerpos de rechazo. Fue muy difícil por que ellos tenían la solución para que yo me trasplantara, pero mi cuerpo lo rechazaría con cualquiera de ellos".

Publicidad

La experiencia de Alberto Yarza fue completamente diferente, no solo porque su donadora, Jacaranda, lo hizo de manera completamente altruista, ni siquiera se conocían.

interdevida / Via Facebook: interdevida

Al detectarle insuficiencia renal, Alberto recibió un ultimatum: tenía que empezar la diálisis o encontrar un donador vivo, pronto. Cuando descubrió que nadie de sus conocidos era compatible decidió ir un paso más allá, y junto con él Instituto Nacional de Nutrición, empezó a trabajar para formar la primera cadena de riñones en el país. Estas cadenas se brincan las listas de espera y juntan donadores y receptores con las mismas características, todo a través de un algoritmo matemático, en donde una sola persona puede ayudar a muchas más.

Pero si hay algo que no puede compararse con nada más, es lo que significa para los pacientes tener un órgano donado.

Es esa gran "segunda oportunidad de retomar todos los planes que dejaste truncados."

Maksim Shebeko / Getty Images

Ana Rosa lo explica y lo siente así: "lo más maravilloso, es poder cuidar y mantener dentro de ti, con vida, la vida de otra persona". Además, tus prioridades cambian, "te cambia la vida y la manera de pensar. Valoras más los momentos que compartes con tu familia y amigos, valoras que cada día es una nueva oportunidad de seguir adelante y ser una mejor persona".

"Es vivir una nueva vida..."

Para Noemí, "es tener una nueva oportunidad, mejor calidad de vida, esperanza de vivir mas y de mejor manera, vivir de una manera normal como cualquier otra persona".

Publicidad

Sin embargo, las personas que van a sacrificar su riñón para dárselo a alguien más, se encuentran con dudas y temores muy distintos:

Los familiares viven en una presión constante.

Blanca Sánchez

Blancha Sánchez lo sabe mejor que nadie, ya que tuvo que enfrentarse a esto con su hija Karla: "A lo largo del tiempo, esta enfermedad es demasiado costosa en todos los ámbitos: económico, orgánico (porque se desgastan sus órganos y huesos) y emocional". Por eso, no dudó en segundo en cuanto se le presentó la oportunidad de ayudar: "No fue nada difícil, ya que sabía que era una oportunidad para salvar la vida de alguien que, como mi hija, también anhela vivir y sentirse bien, para poder realizar sus sueños de vida".

Los donadores también tienen temores sobre su salud.

Nora Reyes

Eso lo pasó inicialmente a Nora Reyes, pero en cuanto se dio cuenta de que los riesgos no eran como ella imaginaba, cambió completamente su forma de pensar: "Me llena de satisfacción y alegría el poder dar una mejor calidad de vida a otra persona para que continue con sus proyectos y planes de vida".

Aunque puede llegar a haber complicaciones a largo plazo por donar un riñón, estudios recientes demuestran que los donadores pueden vivir tan bien, o hasta mejor, que la población general en cuanto a complicaciones médicas se refiere. Así lo explica el doctor Karl Womer para la Universidad John Hopkins en un guía especial para posibles donadores.

Publicidad

Una de las grandes ventajas de la donación de riñón, es que puedes vivir una vida sana usando solo uno, no importa si eres donador o receptor.

Isaac Gamba, director de Intercambio de Vida, nos habla sobre la recuperación y el éxito de los transplantes: "Los donadores tienen que reposar de 2 a 3 semanas e incluso pueden hacer ejercicio seis semanas después de operación y vivir su vida completamente normal.

El transplante para el receptor, se considera inicialmente exitoso si una semana después de la operación se puede dar de alta al paciente, y completamente exitoso después de 90 días, aunque es importante mencionar que el cuerpo del receptor nunca acepta del todo al órgano nuevo, por eso deberá tomar inmunosupresores para que su cuerpo pueda asimilarlo."

Aunque, a veces, lo hacen sin la menor de las dudas:

Carolina Palacios

Carolina Palacios tiene 23 años, pero no dudó un segundo en ayudar a su hermana. Ella describe la experiencia como algo que marcó su vida, ya que para ella "donar un riñón, fue donar vida".

Además, descubrió que donar un riñón no era difícil, solo tenía que cumplir ciertas características de mayoría de edad y de salud para poder ayudar.

Expertos afirman que la cultura de donación de órganos en nuestro país es escasa por varias razones...

Brendan Smialowski/ AFP / GettyImages

Así lo explica la licenciada Araceli Solís Trejo, coordinadora de donación y transplante del Hospital ABC: "Creencias religiosas, tabúes, desconfianza en el uso de los órganos, temores en la donación en vida, poco conocimiento, carencias de los hospitales, falta de consentimiento... La donación de órganos y tejidos en nuestro país es tan deficiente que se plantea como un tema de salud pública."

La donación cadavérica se encuentra con problemas graves en una sociedad tradicionalista como la nuestra.

Christopher Furlong / Getty Images

Según Solís, "las causas principales por las que se rechaza la propuesta de donar órganos de los familiares, es por falta de entendimiento de la muerte encefálica, desconocimiento del proceso de donación y el deseo de mantener el cuerpo intacto".

Publicidad

Para los donadores y receptores que entrevistamos el mensaje es claro: es momento de replantear la cultura de la donación en México, y empezar a cuestionar nuestras ideas...

IntercambioDeVida / Via Facebook

Así lo plantea Blanca Sánchez con estas tres preguntas:

* ¿Qué pasaría o que anhelarías si tú fueras el que necesitara un órgano, en este caso un riñón?

* ¿Te gustaría que nadie te apoyara?

* ¿Qué pensarías si alguien tiene la posibilidad de ayudarte y no lo hace?

Si quieres saber más sobre la donación de órganos, e incluso registrate como donador, visita la página oficial del CENATRA.

Y si quieres saber más sobre la función de las cadenas de donación, da clic aquí.

La semana del cuerpo está dedicada a generar contenido que explore y celebre nuestra complicada relación con nuestro físico.

Lee más artículos aquí.