back to top

31 cosas que deberías saber sobre el pipí

Una PISta de lo que se viene: te damos una oportunidad de oro para aprender algunos datos interesantes.

publicado

1.

La mayoría de las personas orina, en promedio, siete veces al día.

Por supuesto que esto varía un poco según cuánto comas y bebas, le dijo a BuzzFeed Life el Dr. Benjamin Brucker, profesor adjunto de Urología en el NYU Langone Medical Center (Centro Médico Langone de NYU). No te preocupes si vas al baño un poco más o menos seguido.

2.

El chorro promedio de una persona saludable debería durar unos siete segundos.

"Eso varía un poco según la persona", dice Brucker, "pero si, aunque tenías muchas ganas de orinar, orinaste solo durante dos segundos, eso puede indicar que tienes otros problemas, como una infección". Si ese es el caso, llama a tu médico.

Publicidad

3.

La vejiga promedio de un adulto puede contener de 300 a 500 ml de orina (suficiente para llenar entre 7 y 11 vasos de tequila).

Y la altura no está relacionada con el tamaño de la vejiga, a pesar de lo que puedas haber escuchado. En general, el volumen promedio de la vejiga es bastante parejo entre los adultos.

4.

El pipí es una de las formas principales en que tu cuerpo se deshace de lo que no necesita.

La eliminación de toxinas es real, ¡y tu orina sirve para eso! "La orina es un residuo de lo que comes y bebes, y otras cosas que haya en tu cuerpo, como medicamentos", dice Brucker. Estas cosas se degradan en el cuerpo, viajan por el torrente sanguíneo, se filtran a través de los riñones y salen del cuerpo como orina.

Otro residuo que ya conoces bien es el popó.

5.

La orina sale del cuerpo a través de un tubo que se llama "uretra".

La orina se acumula en la vejiga y, luego, sale como pis a través de la uretra. Habitualmente, la uretra de las mujeres mide entre 3 y 4 cm, y la de los hombres unos 20 cm.

6.

Si tienes vagina, el pis no sale por ahí.

La uretra es un conducto diferente de la vagina. Dicho eso, si tienes pene… sí orinas por ahí. #anatomía

Publicidad

7.

El chorro tiene menos fuerza a medida que envejeces.

Si quieres participar en un concurso para ver quién orina más lejos, hazlo antes de tener canas. A medida que el hombre envejece, la próstata se agranda y puede obstruir el flujo de orina y quitarle fuerza. Que el chorro esté más débil no es un problema tan importante para las mujeres mayores, pero también puede suceder porque el recubrimiento de la vejiga y la uretra pierde flexibilidad, le cuenta a BuzzFeed Life el Dr. Inderbir Gill, director ejecutivo fundador del USC Institute of Urology (Instituto de Urología de la Universidad del Sur de California).

8.

También tienes que hacer el número uno más seguido cuando envejeces.

Cuando los hombres envejecen, producen menos testosterona en forma natural, y la producción de estrógeno de las mujeres se reduce con la edad. Todos estos cambios también pueden provocar que las personas mayores necesiten ir al baño más a menudo que antes.

9.

En realidad, la orina no siempre es estéril.

"Por lo general, se tenía la idea de que la orina era estéril, pero, en realidad, puede infectarse", dice Brucker. Un estudio de 2014 respalda esta corriente de pensamiento más reciente.

"Al igual que se pueden hacer cultivos de heces y es posible encontrar bacterias, también puede haber algún tipo de flora bacteriana que exista normalmente en la vejiga", dice Brucker. Si bebes tu propia orina (porque… ¿estás varado en el desierto sin agua potable a la vista?), esas bacterias podrían empeorar aún más la situación. "No lo recomendaría", dice Brucker.

10.

El color de tu pis puede decirte mucho sobre tu salud.

Con solo ver los diferentes colores, puedes saber de inmediato si estás bebiendo suficiente agua o, incluso, si sucede otra cosa, dice Gill. Mira con atención el fondo del inodoro para encontrar respuestas y usa esta guía.

Transparente: estás demasiado hidratado. Tal vez, en exceso.

Amarillo pálido: bebes suficiente agua. ¡Sigue así!

Amarillo oscuro: cuanto más concentrado es el amarillo, menos hidratado estás. ¿Ves tonos de color miel o anaranjado? Concéntrate en beber más agua para que tu cuerpo pueda hacer lo que tiene que hacer (ya sabes, mantenerte con vida y saludable) lo mejor que pueda.

Marrón: podrías tener sangre vieja en la orina o tener una infección en el hígado muy grave.

Rojo o rosado: esto indica que hay sangre fresca en la orina, lo que te advierte que podría haber una infección o, tal vez, algo más grave, como problemas en el riñón o hasta cáncer.

Azul, verde, anaranjado u algún otro color del arco iris: dice Gill que es poco común que una cantidad normal de algún alimento cambie el color de tu orina. Esto suele deberse a medicamentos o suplementos, o, en casos mucho menos frecuentes, a colorante para alimentos.

Si ves otro color que no sea amarillo (o si tu orina es de color amarillo brillante aunque bebas muchísima agua), es buena idea llamar al médico.

Publicidad

11.

Ten cuidado con la orina turbia o espumosa.

"La orina turbia es en especial preocupante porque puede significar que hay una infección", dice Gill. También podría ser un aviso de que hay azúcar en la orina (lo que podría indicar que tienes diabetes) o proteínas (lo que indica que tus riñones están perdiendo sustancias que no deberían ir a parar allí). Si sucede una vez, el orín espumoso no es preocupante. Pero si ocurre con regularidad, podría deberse a las mismas causas que el pis turbio y deberías consultar a un profesional médico.

12.

La orina con mal olor indica que algo anda mal.

Si tu pis tiene un olor terrible, incluso si estás bien hidratado y no has consumido alimentos que puedan provocar mal olor, puedes tener una infección. También es posible que tus riñones estén perdiendo glucosa o proteínas en tu orina por accidente, dice Gill.

13.

Y la orina con olor dulce suele ser un signo de diabetes.

Orinar muy seguido puede ser un signo de diabetes en los niños, pero en los adultos, eso es menos probable. La pista, en cambio, podría estar en el orín con un olor dulce poco común. Eso es porque la diabetes podría hacer que tengas glucosa en la orina, según Brucker.

14.

Algunos alimentos y bebidas pueden hacer que tu pis huela especialmente mal.

Gill dice que hay alimentos y bebidas, como el ajo y el café, que pueden afectar el olor del pipí, pero el efecto es mucho menos obvio si te mantienes bien hidratado.

15.

Los ácidos del espárrago hacen que el pis de todas las personas tenga el mismo olor.

La diferencia es que solo algunas personas tienen el receptor de aroma para detectar el olor apestoso, dice Brucker.

Publicidad

16.

Orinar un poquito cuando ríes, estornudas o haces ejercicio se conoce como incontinencia urinaria.

Y es molesto, pero, a menudo, también es reparable o, al menos, manejable. "Los ejercicios de Kegel son un buen comienzo para quienes tienen pequeñas pérdidas", dice Brucker. "A algunas personas les hace bien la fisioterapia con mayor participación, y otras necesitan cirugía para arreglar este problema. Ir al baño antes de hacer ejercicio también puede ayudar a reducir las pérdidas".

17.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es un problema para las mujeres mayores en especial.

"Parte de las publicaciones médicas dicen que entre el 40 y el 50 % de las mujeres norteamericanas mayores de 50 años tiene algún grado de incontinencia urinaria", dice Gill. Esto se debe a que las mujeres mayores, a menudo, tuvieron varios embarazos y partos vaginales, que pueden debilitar los músculos que ayudan a aguantar el pis hasta que uno está listo para ir al baño. "En realidad, es poco común en los hombres, a menos que se les haya quitado la próstata", dice Brucker.

De cualquier forma, es muy común y no es nada de lo que estar avergonzado. "Es mucho mejor visitar al médico que sufrir en silencio", dice Gill.

18.

Aguantar las ganas de hacer pis, por lo general, no es peligroso.

Es muy poco probable que te arruines la salud si, en ocasiones, tardas en llegar al toilette. Aun así, ir cada algunas horas es mejor que retenerlo porque, en teoría, podría ocasionar una infección. "Es el motivo por el cual un arroyo en movimiento suele estar más limpio que un charco de agua estancada", dice Brucker.

19.

La oliguria es una enfermedad que hace que no orines suficiente.

Si orinas menos de 400 ml por día (unos nueve vasos de tequila), deberías aumentar la cantidad de agua que bebes. Si aún así orinas poco, consulta a un médico para ver si tienes algún problema.

Publicidad

20.

Sí puedes tener timidez para hacer pis.

Se llama "parauresis" y se caracteriza por la incapacidad de orinar cuando hay otras personas cerca. "Si es un impedimento cognitivo, la terapia conductual puede ser útil", dice Brucker. "Para otras personas, es fundamental volver a aprender cómo relajar el suelo pélvico, lo que suele lograrse con fisioterapia y otro tipo de terapia llamada biorretroalimentación o biofeedback".

21.

Si sientes ardor o dolor al orinar, ve rápido al médico.

Una molestia al orinar es como si tu cuerpo ondeara una bandera que dice "¡préstame atención!". "El dolor al orinar puede ser ocasionado por una infección del riñón, de la vejiga o de la uretra. Las bacterias que entran en estas áreas ocasionan inflamación, lo que causa dolor", le dice a BuzzFeed Life la Dra. Michelle Lubetzky, nefróloga especializada en trasplantes en el Montefiore Medical Center (Centro Médico Montefiore) y profesora adjunta de Medicina en la Escuela de Medicina Albert Einstein en el Bronx, Nueva York.

Un ejemplo molesto de esto son las infecciones de las vías urinarias, que pueden provocar una infección en el riñón si no se tratan. También puedes tener una enfermedad llamada "disfunción del suelo pélvico", que confunde a los receptores nerviosos y puede ocasionar dolor cuando estás en el baño, dice Gill. Para diagnosticar un problema, consulta a un médico para que te haga un cultivo de orina u otros exámenes.

22.

Las infecciones de transmisión sexual también pueden provocar dolor al orinar.

"Las infecciones de transmisión sexual pueden ocasionar uretritis, que es una inflamación del conducto por el que se elimina la orina del cuerpo", dice Lubetzky. En este caso, inflamación = mucho dolor. Esto se ve a menudo con la gonorrea y la clamidia. En estos casos, los hombres sufren dolor con más frecuencia porque es probable que las mujeres sean asintomáticas.

23.

Una vejiga hiperactiva puede hacerte sentir ganas de orinar todo el tiempo.

Esto sucede si la vejiga se contrae cuando no debería hacerlo y envía el mensaje a tu cerebro de que tienes que orinar, dice Gill. Hay muchas causas posibles, por ejemplo, una infección que hizo que la vejiga estuviera demasiado sensible, problemas neurológicos (la vejiga y la uretra tienen nervios de la columna vertebral, que está conectada con el cerebro) y cálculos renales.

Sin importar la causa, debes ver a un médico si siempre tienes ganas de hacer pipí.

24.

El embarazo también te puede convertir en una máquina de hacer pis.

Si alguna vez conociste a una mujer embarazada o si tú lo estuviste, esto no te sorprenderá. "El útero o el feto pueden apoyarse sobre la vejiga o empujarla, lo que hace que sea mucho más pequeña en lo funcional", dice Brucker. "Durante el embarazo, también se producen cambios en el volumen de la sangre y en la función del riñón que pueden hacer que las mujeres produzcan más orina".

Es posible que las hormonas también tengan un efecto. "Se considera que la progesterona es un poco irritante para las vías urinarias. A medida que los niveles aumentan, esto puede hacer que las mujeres sientan ganas de orinar con más frecuencia", dice Brucker.

25.

Sin duda, debes hacer pipí después de tener sexo, en especial, si tienes vagina.

La vagina tiene bacterias naturales que, durante el sexo, pueden empujarse dentro de la uretra hacia la vejiga y causar una infección. Eso se elimina si se hace pis, dice Gill. Y si bien es más probable que las mujeres tengan que lidiar con las terribles infecciones de transmisión sexual, es una buena idea que los hombres también hagan pis después de tener sexo.

26.

Si orinas sentado, tienes que apoyar el trasero en el asiento del inodoro en los baños públicos.

Tal vez, te sientas tentado de flotar por encima del asiento de inodoro en los baños públicos cuando orinas para evitar el contacto directo con las superficies llenas de gérmenes. En primer lugar, no es necesario porque las posibilidades de contagiarte algo del asiento del inodoro son mínimas.

Además, eso podría hacer que sea difícil expulsar todo el desecho. "Es más difícil relajar los músculos del suelo pélvico si te mantienes suspendido, por eso, es preferible sentarse", dice Brucker. No es que esta posición aumente los riesgos a largo plazo, sino que es mejor vaciar por completo la vejiga cada vez que orinas.

27.

La orina contiene unos 3.000 componentes (pero el principal es el agua).

Lo dice un estudio de 2013. "La orina está compuesta en un 95 % por agua, alrededor de un 3 % de urea (que es un compuesto creado por la degradación de proteínas del cuerpo), un poco de sodio, creatinina, potasio y cloruro", dice Lubetzky. "También hay pequeñas cantidades de otros compuestos en concentraciones mucho menores".

28.

Puedes eliminar cálculos renales con la orina si son pequeños.

"Los cálculos renales son depósitos de mineral duro que se encuentran en el riñón o en las vías urinarias. Afectan a entre el 10 y el 15 % de la población. En muchos casos, son tan pequeños que se pueden eliminar sin generar problemas", dice Lubetzky. Para que sepas, "eliminar" significa que salgan con el pis. "La eliminación de cálculos renales suele controlarse con medicamentos para el dolor y buena hidratación", dice Lubetzky.

Algunas señales de que podrías tener cálculos en el riñón: "Por lo general, se presentan con dolor de espalda que llega hasta el área de la ingle", dice Lubetzy. Los cálculos también pueden provocar dolor al orinar o hacer que el pis tenga sangre. Si ves alguna de estas señales, consulta a un médico para averiguar qué sucede.

29.

A veces, los cálculos NO SON tan pequeños como para eliminarlos con la orina… y, en esos casos, causan obstrucciones y muchísimo dolor.

"Si [los cálculos renales] crecen hasta tener más de unos 3 mm, pueden causar obstrucciones en el uréter, que conecta el riñón con la vejiga. Esto puede ser muy doloroso", dice Lubetzky. Si no puedes eliminar el cálculo, podría detener el chorro de orina y, así, aumentar la posibilidad de que contraigas una infección. En ese momento, debes ver a un médico que pueda ayudarte a deshacerlo para que puedas eliminarlo para siempre.

30.

No te preocupes por hacer pis durante el orgasmo.

Tu cuerpo hace que sea muy difícil. A menos que tengas problemas de incontinencia regulares, el cuello de la vejiga se cierra durante el orgasmo tanto en el caso de hombres como de mujeres. Para los hombres, eso significa que el semen no puede regresar a la vejiga y causar problemas. Para las mujeres, te asegura que puedes ignorar esa sensación de "¡Quiero hacer pipí!" que tienes cuando te acercas al orgasmo porque podría ser solo el resultado de toda esa fantástica estimulación. A menos que no hayas orinado por horas y sientas una verdadera urgencia, puedes seguir la corriente (de placer, por supuesto).

Pero una advertencia…

31.

Nuevas investigaciones demuestran que la *eyaculación femenina* durante el sexo es, en realidad, pis.

No que tenga algo de malo. Si se siente fantástico y a tu pareja le gusta, ¡adelante!

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss