back to top

Así se siente acabar con una amistad

Estarás bien, es una promesa.

publicado

1. Aún los mejores amigos pueden tomar rumbos separados.

giphy.com

A medida que crecemos, las cosas cambian. Es una verdad de la vida y lo que antes funcionaba puede que ya no, como esos Uggs con los que te lucías a principios de los 2000. Pero las tendencias de moda van y vienen - lo que en verdad asusta es cuando descubres que te estás alejando de los amigos que eran más cercanos a ti, especialmente cuando quien origina el distanciamiento eres tú.

A mí me pasó a inicios de mis veinte. Me mudé lejos de la ciudad en la que crecí, encontré un trabajo en los medios y comencé a conocer montones de gente nueva. Siempre fui un poco una persona fuera de todo de ciertas maneras; nunca quise realmente las mismas cosas que mi grupo de amigos. Pero a medida que crecimos, nuestros intereses, aspiraciones y sueños divergieron aún más. Me hallé uniéndome más a un amigo que compartía mi forma de ver las cosas y encontrando nuevas amistades, con mentalidades, sueños y ambiciones como las mías. Sentí que había hallado a mi tribu. Aún estaba en la misma ciudad, pero era como si hubiese llegado a otro planeta.

2. Está bien querer dejar ir algunas relaciones.

Instagram: @gemf1tz

No sabía que el "abandonar" de manera amistosa a un grupo de amigos era una opción; pensaba que la gente con la que habías crecido eran una parte invariable de tu identidad, para mal o para bien y que debían permanecer unidos. Crecí en un mundo en el que la amistad es objeto de veneración y de acuerdo a las Spice Girls, nunca termina. Pero tristemente, no siempre es así.

Aún si son muy cercanos durante la niñez y la adolescencia, pueden descubrir que como adultos, de repente tienen diferentes deseos, diferentes estilos de vida y diferentes ideas del bien y el mal - y eso está bien. No es culpa de nadie; puede que descubras que tus amigos están tan reacios a someterse para encajar en tu nuevo mundo como tú lo estás de permanecer en el de ellos.

3. Es normal sentirse excluido aún cuando eres tú el que se distancia.

MTV / Via realitytvgifs.tumblr.com

Mientras me encontraba haciendo lo mío, mis amigos se unían más entre ellos. No era algo sorprendente; la proximidad, gustos similares y una forma de pensar compartida querían decir que era algo natural. Pero cuando te encuentras con que tienes poco en común con tu grupo, esto puede hacerte sentir como un alienígena.

Sentía temor y ese temor se transformó en resentimiento y amargura – no me gustaba ser el elemento excluido. Tenía miedo de lo que sucedería si ya no formaban parte de mi vida y también sentía miedo de lo contrario.

Mi consejo para alguien en una situación similar es simplemente ser honesto. Puede sentirse como algo imposible, pero a la larga es lo mejor. No todos tenemos productores de televisión que nos obliguen a enfrentar las cosas como en los reality shows ¡y esto es una lástima!

4. El cambio no es malo - simplemente asusta.

putain-fandom.tumblr.com

Mi primera reacción cuando mis amigos me dijeron que había cambiado fue dolor. Se sentía como un insulto: "Cambiaste" quería decir "cambiaste para peor". Esa puede haber sido la opinión de algunos - lo más común es que a la gente no le gusten los cambios - pero no era cierto. Ahora era diferente, pero no para peor. Era más feliz, tenía más confianza y estaba viviendo mi sueño.

Los cambios deben ser aceptados. No siempre quieren decir que te encontrarás en un camino diferente al de la gente que amabas, pero si es así, hay una razón. Ahora era diferente, pero era porque quería serlo. Y tal vez en realidad no era diferente, sólo era la persona que se suponía debía ser. Con tantas experiencias nuevas, hubiese sido imposible permanecer igual.

5. No tiene que acabar en una gran pelea.

Paramount Pictures / Via argentshoot.tumblr.com

El final de una amistad puede ser algo civilizado. Puede que te des cuenta de manera gradual de que ya no son tan cercanos como antes o incluso una conversación en la que reconozcan que ya las cosas no son como solían ser. Me gustaría haber sabido que podía admitir cómo me sentía y hablar las cosas de una manera más madura.

Pero mantuve silencio respecto a lo que sentía y esto ocasionó drama al final. Discutimos, dije algunas cosas que sí sentía, pero de una manera maliciosa, que no sentía. Me sentí bajo ataque, sin salida, con frustración y vergüenza de cómo se dieron las cosas. Pero no puedo negar que de cierta manera también sentí alivio.

6. La culpa es una parte natural de cualquier ruptura.

Disney / Via hypeline.org

Al igual que cuando una relación romántica se agria, sentirse culpable es una parte integral de una ruptura con un amigo. Deseas que pudieses ir atrás y hacer que las cosas fuesen como antes, que pudieses ser feliz con las cosas como entonces. Nadie quiere ser causante de dolor o de una escena dramática. Pero los seres humanos somos criaturas complicadas y es raro que podamos escapar de uniones importantes sin ningún rasguño emocional.

Pero a final de cuentas, la culpa es una emoción inútil. Está bien sentir remordimiento por cosas que sucedieron en el pasado; yo ciertamente lo sentí. Pero no puedes cargar con el peso a cuestas. No quiere decir que tengan que ser los mejores amigos, pero tampoco debe haber mala voluntad entre ustedes ni tiene por qué carcomerte la culpa.

7. Puede ser doloroso, aunque sea lo mejor.

E! / Via aboardthehotmessexpress.tumblr.com

El amor duele, ya sea el de tipo romántico o no. Puedes encontrarte devastado al terminar una relación con alguien aunque supieras que no era una persona buena para ti. Lo mismo aplica para una amistad tóxica.

Sin embargo, se puede argumentar que acabar con una amistad es de hecho más complicado; nadie espera que sigas de amigo con un ex que te rompió el corazón ¿pero con tus amigos? Se supone que deben ser para siempre - así nos lo dice la industria de las tarjetas de felicitación. Querer terminar una amistad puede hacerte sentir como una persona terrible, pero es importante recordar que permanecer amigos sólo por las apariencias es mucho peor que alejarse.

8. Aprende del pasado, pero no te aferres a él.

E! / Via superfinetrio.tumblr.com

La amistad es enormemente complicada, pero también es muy sencilla. No tienes que continuar siendo mejor amigo de alguien que conociste cuando tenías tres años de edad, ni tienes que permanecer atado a alguien por toda la eternidad porque compartieron sus años de formación. Los mejores amigos pueden convertirse en amigo-enemigos, así que debes hacerle caso a tus instintos.

Hay una razón por la cual se alejaron y lo más probable es que sea una razón válida.

Pero cargar con el peso del resentimiento puede mantenerte estancado. Así que en las inmortales palabras de Elsa, la Reina de Hielo, es hora de dejarlo ir.

9. Y recuerda, sólo porque ya no son mejores amigos, no quiere decir que no puedan ser amigables.

Instagram: @fugitiva

Las amistades femeninas pueden ser tan intensas, que muchas veces es todo o nada. ¿Recuerdas en Beaches cuando Hillary y CC tienen una intensa pelea más grande que el cabello de Bette Midler en una tienda por departamentos?

Finalmente se hacen buenas amigas nuevamente, pero no tiene que ser de esa manera: no tienes que ser el "mejor amigo" de alguien ni su compañía constante pare tenerlos en alta estima, sé amigable e incluso puedes estar ahí para ellos si las cosas salen mal. Una historia compartida es algo poderoso y puedes alcanzar un balance.