back to top

Si estás considerando ser vegano, este post tiene 17 consejos que necesitas

No tienes que vivir de ensaladas y cereales.

publicado

¡Hola! Soy Tabatha y recién pasé de ser vegetariana a convertirme en vegana.

Tabatha Leggett / BuzzFeed

Aquí les doy una explicación muy sincera de todos los cambios que hice y las cosas que me ayudaron sobre la marcha:

1. Me convertí en vegana de forma muy, muy paulatina.

Tabatha Leggett / BuzzFeed

Todas las veces que traté de ser vegana en el pasado acababa cometiendo siempre dos errores:

1. Lo hacía rápidamente sin pensarlo y dejaba de tomar todos los productos lácteos de la noche a la mañana.
2. Tan pronto como metía la pata, sentía que había fallado, así que me rendía por completo.

Poco antes, traté de pasarme a una dieta basada en vegetales, pero no pude mantenerla durante mucho tiempo. La hice durante dos años cuando estaba todavía en la escuela, pero era mucho más fácil entonces, mi mamá me hacía toda la comida. Desde entonces, traté de mantener un mes vegano ocasional todo lo que podía, pero siempre acababa alterada por comer queso sin querer y luego dejaba el veganismo para siempre.

Pero esta vez, estaba decidida a triunfar en el intento. Lo primero que hice fue eliminar los productos de bollería que contienen huevos. Esto fue relativamente fácil porque no soy muy de postres. Después dejé el queso, algo que fue bastante complicado. Y por último, dejé los huevos, algo aún más difícil incluso. Pero quitarme paso a paso de tipos de comida hizo que todo fuera más llevadero y, en realidad, me hizo pensar acerca de cómo iba a reemplazarlos.

Demasiado largo para leer. En resumen: tómate tu tiempo. ¡Y no te rindas si comes un poco de queso sin querer!

2. Y comencé a hacer versiones veganas de comida que ya comía normalmente.

Tabatha Leggett / BuzzFeed

Sabía que ser vegana iba a suponer un gran cambio en mi estilo de vida. Para facilitar la transición, pasé un tiempo cocinando los tipos de comida que cocino regularmente para averiguar en cuáles podría quitar los lácteos.

Publicidad

3. Me instruí a la hora de cocinar verduras nuevas apuntándome en una página para conseguir una caja de verduras quincenal.

instagram.com

Es cuestión de disciplina. Si no hay servicios que te lleven la comida a tu casa, hazte el hábito de ir al súper una vez a la semana. Lo mejor de volverme vegana fue aprender a cocinar cosas nuevas.

4. Y también me instruí a la hora de cocinar de forma vegana apuntándome en una página para conseguir una caja de recetas.

Tabatha Leggett / Via BuzzFeed

Soy buena cocinera pero cada receta que conozco depende, literalmente, de huevos, mantequilla y queso.

Compra un libro o baja un app enfocada en recetas veganas para que nunca se te acaben las opciones.

5. Pasé mucho tiempo buscando sustitutos veganos.

Tabatha Leggett / BuzzFeed

Antes de ser vegana, el tema de los sustitutivos me desconcertaba totalmente. Pero hice mis investigaciones (sobre todo en Pinterest) y me puse el reto de hacer versiones veganas de mis comidas favoritas.

Aprendí muchísimo. Algunas cosas que ahora sé:

- Puedes utilizar aquafaba (el líquido sobrante de una lata de garbanzos) para hacer mousse de chocolate.

- Puedes utilizar compota de manzana para hacer panquecitos.

- Puedes utilizar nueces de la India y levadura nutricional para hacer queso.

- Al mezclar plátano congelados, creas algo que sabe igual que el helado.

- Puedes utilizar plátanos machucados y semillas de chía para hacer panqueques.

- Puedes utilizar aguacates y aceite vegetal para hacer pasteles.

Pero, sin lugar a dudas, ¡mi gran descubrimiento es que puedes utilizar un huevo de linaza (literalmente es una cda. de semillas de lino mezclada con tres cdas. de agua) en lugar de un huevo en todos los horneados!

Acá puedes ver algunas de las recetas que me encantaron.

6. Y, con el tiempo, comencé a experimentar también con platos nuevos.

Tabatha Leggett / Via BuzzFeed

Una idea equivocada muy común sobre el veganismo es que es aburrido. En realidad, vi que cambiarme a una dieta a base de verduras expandió mis horizontes y me hizo ser más experimental a la hora de cocinar.

También hay blogs de comida vegana geniales en línea. Vi que This Savory Vegan, Minimalist Baker, The Vegan 8, Oh She Glows y My New Roots eran muy buenos lugares para comenzar.

Algunas de mis recetas favoritas son estos tacos de coliflor en salsa de Búfalo, este biriyani vegetal y este bol de camote con miso morado, brécol y quinoa.

Publicidad

7. Sobre todo, tus comidas favoritas que no suelen ser sanas.

Tabatha Leggett / Via BuzzFeed

Me preocupaba que convertirme en vegana iba a significar vivir de cereales y aguacates. Pero estaba totalmente equivocada. Hay muuuuuchas versiones veganas de recetas poco saludables y ser vegano no significa, de manera definitiva, que tengas que dejar la comida chatarra.

8. Hice un esfuerzo especial para encontrar desayunos veganos que no fueran aburridos.

Tabatha Leggett / Via BuzzFeed

Mi parte favorita del fin de semana es quedarme en la cama hasta tarde y luego comerme un gran desayuno en pijama. Me preocupaba que convertirme en vegana fuera a arruinar esto. Una vez más, no podía estar más equivocada.

En los últimos meses, estuve experimentando con panqueques de semillas de lino, tofu revuelto, pan de banana, boles de licuado y licuados de mantequilla de maní.

También es completamente posible hacer fritadas veganas. La mayoría de las papas ralladas de los supermercados son veganas (¡también las papas ralladas de McDonalds!), así que todo lo que necesitas comprar son salchichas veganas y tofu para revolverlo en lugar de los huevos.

9. Me abastecí de comidas precocidas veganas, así no tendría que cocinar cada noche.

Tabatha Leggett, Tabatha Leggett / Via BuzzFeed

Como prácticamente todo el mundo, no tengo tiempo para cocinar una comida completa desde cero cada noche entre semana. Busque un servicio que hiciera esto por mi, pero si no, siempre puedes cocinar una vez a la semana y congelar tu comida.

10. Descubrí qué comidas chatarra son veganas y me aseguré de tener siempre algunas de ellas en la despensa de mi cocina.

Twitter: @ccarolynwestt

Las Oreo, el helado de Ben & Jerry sin lácteos, Haribo, los Doritos y la mantequilla de cacahuate son veganos.

Publicidad

11. Pedí recomendaciones a todos mis amigos veganos y descubrí un punto de inflexión absoluto como el kala namak.

Via Twitter: @ClockwisePublis, Via Twitter: @MarykeRoberts

Un comentarista en una publicación que escribí sobre cocina vegana recomendó sazonar el tofu revuelto con kala namak, una sal negra india, para darle más sabor a huevo. Sinceramente, si estás pensando en hacerte vegano, debes salir y comprar algo ya mismo. Es como la magia. Juro que es el único motivo por el cual no tengo ansias de comer huevos. Puedes comprar algunas cosas de Amazon aquí.

También fue un amigo vegano quien me enseñó los huevos de linaza, que revolucionó de verdad el horneado para mí.

Mi planteamiento es: tenía la sensación de que seguir adelante con el veganismo era omlesto para la gente de mi alrededor, pero en realidad fue genial porque acabé consiguiendo montones de recomendaciones.

12. Encontré un puñado de restaurantes para veganos que le gustan hasta a los carnívoros, así que no tendría que dejar de comer con mis amigos.

instagram.com

Encuentra los tuyos en tu ciudad.

13. Y averigüé qué lugares callejeros venden comida vegana barata.

instagram.com

El que busca encuentra.

14. Descubrí exactamente cómo me las arreglaría para comer suficientes proteínas y hierro para que mi mamá no se preocupara.

Tabatha Leggett / BuzzFeed

Básicamente, necesitas aumentar el consumo de almendras, quinoa y verduras verdes que comes. El tofu, el tempeh y el seitán también son buenas fuentes de proteínas, así que si estás acostumbrado a cocinar productos "quorn" deberías pensar en intercambiarlos por estos en alguna ocasión.

Además, siento parecerme a tu mamá, pero compré multivitaminas y tú también deberías hacerlo.

Publicidad

15. Dejé de ser insoportable con los productos veganos.

Twitter: @nigel4036, Twitter: @insophiesmindxo

Es sencillo planear el hecho de cocinar más quinoa y col rizada, pero la verdad es que también va a haber días en los que solo necesites algo que saques del congelador para cenar. Hay una gran variedad, prueba hasta que encuentres todo lo que te guste.

16. Y por fin aprendí a cocinar tofu, seitán y tempeh.

Holland & Barrett, Whole Foods Market

El seitán es sencillísimo de cocinar: literalmente, solo tienes que freírlo con especias en una sartén. También adquiere sabor muy rápido, así que no tienes ni que marinarlo. Esta receta de tacos de seitán y verduras rostizadas es de 10 de 10.

El tempeh es fácil también: hiérvelo y luego hornéalo más tarde. Esta receta de tempeh marinado de maní solo necesita siete ingredientes y es maravillosa.

El tofu engaña un poco. A menos que lo compres ya preparado previamente, necesitarás presionarlo y marinarlo. Pero puedes acelerar el proceso horneándolo en cubitos en el horno. El mejor truco de tofu que aprendí fue romperlo en pedazos, en lugar de cortarlo. De esta forma, el sabor se adhiere mejor. Esta receta de tofu de maní crocante y horneado merece probarse.

17. Compré un par de libros nuevos de cocina e invité a mis amigos no veganos a cenar.

amazon.co.uk

Me encanta rodearme de gente para cenar y me preocupaba que ser vegana significarse que nadie quisiera pasarse a comer nunca más. ¡Pero no fue así!

Salt, Fat, Acid, Heat, no es un libro de cocina vegana, sino que es el mejor que leí nunca sobre controlar lo básico a la hora de cocinar. Naturalmente, muchos libros de Ottolenghi son geniales para veganos, pero mi favorito para las cenas sencillas entre semana es Everyday Cooking de Minimalist Baker.

Recuerda que convertirse en vegano es un proceso paulatino: ¡no vas a cambiar tu dieta de la noche a la mañana!

Adoptar una dieta a base de vegetales es un gran cambio al que cuesta acostumbrarse.

Yo lo hice siguiendo esta norma: si tiene sentido comer de forma vegana, hazlo. Si no, quédate en la opción vegetariana. Y poco a poco, acabas haciéndolo.

¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.

Este post fue traducido del inglés.