Ir directo al contenido
    Posted on 11 may. 2017

    39 Cosas horribles y dolorosas por las que toda chica de los '00 ha pasado

    Nada duele más que quemarse con una plancha para el pelo.

    Matthew Peyton / Getty Images

    1. Quemar el costado de tu cara cuando estabas planchando tu cabello, y luego irritando la quemada cada vez que después te ponías base de maquillaje.

    2. O peor, que se te cayera plancha de pelo sobre tus piernas cruzadas y quemara la piel tan delicada detrás de tus rodillas.

    3. Pero nada era tan doloroso como quemar la parte trasera de tus muñecas y tener que quitar la piel lastimada para sanara.

    4. Haber depilado demasiado tus cejas, condenándolas a que nunca más creciera completamente el vello en ellas, y tener que rellenarlas con un lápiz para cejas por el resto de tu vida.

    5. Decolorar tu cabello tan seguido que tan pronto como decidías que ya no querías ser rubia platinada e intentabas pintarlo de un color más oscuro, solo se ponía naranja. No rojizo, naranja.

    6. Tener una reacción alérgica al aclarador de vello que compraste por £4.99 en Superdrug y sufrir de picor en la cabeza por semanas.

    7. Jalar la piel bajo los ojos para poder aplicar delineador Bad Gal a la parte interna del párpado inferior, aunque esto hacía que tus ojos lagrimearan.

    8. Salir cuando llovía después de broncearte con spray, que tu bronceado quedara disparejo y luego tener que pasar toda la tarde exfoliando tu piel hasta que estaba roja en un intento por volver a la normalidad.

    9. O peor, usar un autobronceador pero olvidar aplicarte un humectante la noche anterior, de forma que el bronceado se quedaba en tu línea capilar, cejas y detrás de tus codos y rodillas, y tener que tallarlo todo en el baño para quitarlo.

    10. Despertar para encontrarte con que tu bronceado había manchado tus sábanas de naranja y luego tener que ponerlas a escondidas en la lavadora para que tu mamá no se enterara.

    11. Soportar el tipo de dolor de cabeza por tensión muy específico que sentías cuando usabas una diadema de plástico que estaba muy apretada.

    12. Y la agonía del temido ~dolor de cabeza por usar cola de caballo~.

    13. Cubrir tu pecho con brillos corporales antes de ir a la disco y luego pasar horas tratando de quitarlo antes del lunes para ir a la escuela.

    14. Lo cual era solo ligeramente más fácil que quitar la mugre que quedaba a los lados de tu tina de baño siempre que usabas una bomba de baño.

    15. Recibir perlas de baño como regalo navideño, decidir darte un rico baño con ellas y apretar una tan fuerte que te salpicaba en el ojo y te dejaba momentáneamente ciega.

    16. Embriagarte con bebidas ~exóticas~ por primera vez y pasar la noche vomitando una sustancia azul ácida.

    17. Comprar un tono de timbre polifónico, pero olvidar cancelar tu suscripción al servicio, usando todo el crédito de tu teléfono en una canción que ni siquiera se parecía mucho a la original.

    18. Usar aretes de Claire's Accesories por tanto tiempo que tus orejas se ponían un poco verdes y a la piel alrededor de los orificios le salía algo de costra.

    19. Usar frenos.

    20. Especialmente la parte en que pusieron una masa rosa en tu boca para hacer un molde y se sintió como si tus dientes fueran sacados lentamente con ella.

    21. Aunque nada en este mundo se comparará nunca con la agonía de que te apretaran los frenos.

    22. Acumular una enorme factura en tu teléfono porque llamabas demasiado a tu amiga y que tus padres te gritaran por ello.

    23. Fingir que los boxers para mujer te parecían cómodos, aunque te lastimaban en los lados y hacían que se te notara horriblemente la línea de las pantaletas.

    24. Y luego fingir que las tangas eran tu tipo favorito de ropa interior, aunque usar una era literalmente lo mismo que traer calzón chino todo el día.

    25. Ponerte Uggs y una minifalda de mezclilla para salir, lo que hacía te tuvieras los pies sudados, y las piernas congeladas, pero pretendías que estabas a una temperatura perfectamente cómoda para que tu mamá no te hiciera cambiarte.

    26. Hacerte una manicura con esmalte de uñas con brillantina y luego tener que usar toda una botella de quitaesmalte para retirarlo.

    27. O aún peor, hacerte la manicura son uñas postizas y haber dedicado todo un fin de semana a quitarlo de tus uñas.

    28. Que de alguna forma el pedacito de piel entre tu pulgar y el índice quedara atrapado en el metal de una de tus carpetas de arillos de la escuela.

    29. Hacerte una trencita de hilo en las vacaciones solo para que se cayera y dejara un mechón recortado de cabello.

    30. Usar brillo de labios Juicy Tubes en un día con viento y luego pasar todo el día quitando el cabello de tus labios.

    31. Usar un cinturón grueso en tu cadera, porque usar cinturones para sostener tus pantalones era primordial, aunque la hebilla se clavaba en tu estómago cada vez que te sentabas.

    32. Tener un dolor de espalda severo porque insististe en usar tu mochila Billabong tan abajo que se sostenía de la parte inferior de tu trasero.

    33. Atar tu cabello en segmentos con bolitas para el cabello que golpeaban tu cuero cabelludo cuando corrías.

    34. Inhalar polvo de arcoíris tan rápido que el sorbete se quedaba atorado en tu garganta haciéndote tener un ataque de tos masivo.

    35. La sensación que tenías en la boca del estómago cuando chateabas con el que te gustaba por MSN, olvidarte que tenías la cámara web encendida y darte cuenta de que habías hecho algo vergonzoso como hurgar en tu nariz o hablar con tu mamá.

    36. Comprar un teléfono nuevo y darte cuenta que tenías que pasar semanas jugando Snake 2 para recuperar tu marca.

    37. Esperar horas, literalmente, para que una sola canción se descargara con Limewire, solo para darte cuenta que habías estado esperando solo por spam y no la canción.

    38. Tocar el botón de Internet accidentalmente en tu teléfono plegable y tener que presionar "end" un millón de veces para que no usara todo tu crédito y no te castigaran tus padres.

    39. Pero lo peor que te podía pasar en los la década de los 2000 era que accidentalmente te enteraras de lo que sucedía en el último libro de Harry Potter antes de que tuvieras oportunidad de llegar al final.

    Este post fue traducido del inglés.

    BuzzFeed Daily

    Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

    Newsletter signup form