back to top

13 hechos sobre la libido para personas que quieren más (o menos) sexo

No hay una fórmula invariable que sirva para todos.

publicado

Existen muchas creencias y expectativas sociales en torno a la libido, como la frecuencia con la que las personas deben tener relaciones sexuales y la frecuencia con la que deberían querer tener relaciones sexuales.

FOX / Via popkey.co

La libido, o deseo sexual, juega un papel increíblemente importante en cómo te sientes contigo mismo. (¿Quiero tener más o menos relaciones sexuales que otras personas? ¿Por qué mi deseo sexual es mayor o menor que antes?) Y juega un papel muy importante en las experiencias sexuales y en la satisfacción en general, con o sin pareja. Para entender mejor la libido, nos hemos puesto en contacto con Logan Levkoff, doctorada, educadora en salud sexual y miembro del consejo asesor de salud sexual de Trojan, y con la doctora Raquel Dardik, ginecóloga del NYU Langone Health en Nueva York, para recopilar información importante que podría cambiar la manera en la que piensas sobre tus necesidades y relaciones sexuales.

Bien, ¡empecemos!

1. Lo primero es lo primero, la libido es más compleja que la frecuencia con la que quieres tener relaciones sexuales.

New Line Cinema / Via giphy.com

"Mucha gente no entiende que la libido se compone de dos partes: el deseo —que es el aspecto mental— y la excitación —que es el aspecto físico—" dice Levkoff a BuzzFeed Health. "Y no siempre trabajan en tándem el uno con el otro".

A veces las personas no tienen mucho deseo sexual, pero pueden excitarse físicamente, y a veces las personas tienen mucho deseo sexual, pero sus cuerpos no poseen demasiada excitación física. Ambas situaciones ocurren todo el tiempo y pueden ser totalmente normales, explica.

2. Y rotundamente para nada existe algo denominado "libido normal".

ABC / Via giphy.com

"Vivimos en un mundo donde muchas de nosotras creemos, aunque sabemos que no es verdad, que se supone que tenemos un deseo espontáneo constante o que hay algo mental o físico que no funciona en nosotros", dice Levkoff. "Pero la realidad es que eso no es así para muchas personas".

Todas somos diferentes y todos nuestros cuerpos son diferentes, lo que significa que no hay una cantidad normal de deseo sexual. El deseo puede ser espontáneo, pero para muchas personas también aparece como una respuesta a la estimulación. A veces, para que apetezca, podría requerir un poco de trabajo y NO HAY NADA MALO EN ELLO, dice.

Publicidad

3. Tratar de cumplir con el estándar social de una "libido ideal" puede ser perjudicial para tu autoestima y tus relaciones, e irónicamente, puede disminuir tu libido.

Comedy Central / Via giphy.com

"Tenemos que aceptar el hecho de que no existe una libido normal ya que muchos de nuestros problemas sexuales y sentimentales ocurren porque no sabemos cómo hablar sobre nuestras necesidades", dice Levkoff. "La realidad es que puedes tener mucho deseo sexual, poco deseo sexual o que ese deseo sexual sea totalmente inexistente; eso no significa que algo vaya mal en ti".

Dice que si de forma regular temes o te estresas por el hecho de dudar sobre si tus necesidades sexuales son "normales" o no, podría afectar a tu confianza y cambiar la forma en la que inicias las interacciones sexuales.

4. Y si la libido de tu pareja sexual es diferente a la tuya, eso no significa que no se sienta atraída por ti.

NBC / Via popkey.co

Es fácil suponer que si tu pareja no tiene ganas de hacerlo cuando tú sí, es porque no se siente realmente atraída por ti o porque sí siente esa atracción pero es menor a la tuya. Pero Levkoff dice que por lo general no es así, y que ese razonamiento solo hiere tu confianza y hace que las cosas en la cama sean más complicadas y confusas.

"Tu pareja no necesita querer zambullirse en la cama contigo cada vez que te vea para sentirse realmente atraída por ti", explica. "A veces, las personas solo tienen niveles más bajos de deseo sexual y no hay nada malo en ello".

5. Un cambio en la libido a veces puede ser el resultado de otros problemas médicos subyacentes.

dierk schaefer / creative commons / Via Flickr: dierkschaefer

Todo lo que tenga que ver con la circulación sanguínea, las hormonas, el dolor físico o las molestias puede afectar con facilidad a los niveles de libido. Hay ciertos elementos que por su historial se sabe que afectan a las personas a la hora de querer hacerlo, como medicamentos (antidepresivos, píldoras anticonceptivas, etc.), enfermedades mentales y enfermedades crónicas como la diabetes y el síndrome del ovario poliquístico (SOP), dice Dardik.

Recomienda acudir a un médico si alguna vez notas un cambio drástico en tu deseo sexual. De esta manera, podrás someterte a una evaluación y descartar cualquier enfermedad grave.

6. PERO hay MUCHOS factores comunes y cotidianos que influyen en la libido de uno, y pueden ser diferentes para todos.

NBC / Via theofficesource.tumblr.com

Según Dardik, existe muy poca investigación sobre la ciencia detrás de la libido. Pero lo que sí saben los investigadores, es que existen múltiples factores que pueden afectar al deseo de alguien de tener relaciones sexuales y el más común es el estrés.

"Cuanto más alto es el nivel de estrés de una mujer, menor es su libido", explica Dardik. "La libido también se puede ver afectada por tu horario de trabajo, tus hábitos alimenticios, si haces más o menos ejercicio y muchos otros cambios en el estilo de vida".

Por lo que si notas un cambio en tus deseo sexual y te preguntas el motivo, ella recomienda primero observar tu rutina diaria y ver si ha habido algún cambio significativo en ella.

Publicidad

7. Y sí, tu libido puede cambiar a medida que envejeces y tu cuerpo madura.

TBS / Via giphy.com

Tu cerebro cambia a medida que envejece, tu cuerpo cambia a medida que envejece y por lo tanto también lo hará tu libido, dice Dardik.

Por ejemplo, cuando las mujeres pasan por la menopausia, su tejido vaginal cambia y puede provocar que experimenten relaciones sexuales dolorosas. Simplemente experimentar el dolor, puede ser motivo para que disminuya la libido. Si comienzas a asociar las relaciones sexuales con el dolor, se vuelve menos deseable, explica.

8. Ah, y no, la libido no debe definirse según los estereotipos de los roles de género.

Twitter: @mglmta / Via reddit.com

"Mi mayor frustración es que la libido se categorice según normas de género", dice Levkoff. "Hay tantos estereotipos dañinos, como que solo los hombres quieren sexo y que lo quieren todo el tiempo. Y las mujeres siempre quieren menos, y si realmente lo quieren más de lo normal, no es normal, y deberían sentirse avergonzadas por ello".

Dice que no es cierto porque hay hombres que experimentan un deseo menor y luego se sienten muy avergonzados porque piensan que no son "lo suficientemente masculinos", y hay mujeres con poco deseo sexual, pero también otras que tienen mucho, y eso no significa que les ocurra algo malo.

Clasificar a las personas y someterlas a estas "normas sociales" solo hará que las personas se sientan ineptas y hagan cosas con las que no se sienten cómodas, lo que dificultará que tengan experiencias sexuales exitosas, dice.

9. Tu capacidad para el orgasmo no tiene nada que ver con tu libido.

Varsity Pictures / Via voldemxrt.tumblr.com

Los orgasmos son una respuesta muscular, y tener deseo no significa que vayas a tener un orgasmo, explica Levkoff.

"Alguien podría tener un montón de deseo, pero si está en medio de un acto sexual y se distrae o estresa, o algo hace que no se sienta bien, lo más probable es que tarde mucho en llegar al orgasmo, si acaso".

Dice que también es posible terminar una experiencia sexual con un orgasmo, incluso si inicialmente se comenzó sin el deseo de tener relaciones sexuales.

10. Y aparte de la libido, si no estás disfrutando de tus experiencias sexuales, disminuirá tu deseo de tenerlas.

Maritsa Patrinos / BuzzFeed

Si tus experiencias no son placenteras o si no son satisfactorias para ti, será menos probable que desees tener más —y eso no tiene nada que ver con la libido—. Es por eso por lo que Levkoff dice que es importante que conozcas con lo que disfrutas y lo que te sienta bien. Tienes que descubrirlo antes de poder descubrir lo que quieres con tu pareja.

"Si tu libido es baja y tus experiencias no son buenas, entonces no te ayudará querer tener más experiencias sexuales o excitarte cuando pienses en tenerlas con esa persona", explica. "A veces, si estás teniendo experiencias sexuales increíbles, pero no te apetece hacerlo, puede que aún así te excites por el potencial de estas".

11. Si deseas aumentar tu libido, primero debes entender el por qué y qué hace que esté más baja de lo que querrías.

Comedy Central / Via tenor.com

Cómo lidiar con tu falta de libido va a depender de por qué deseas aumentarla y qué factores te impiden tener una mayor libido en primer lugar.

Si tu pareja quiere más sexo que tú, ese es un tipo de problema, dice Dardik. Pero si no te sientes tan deseable porque te sientes incómoda con tu apariencia y eso te hace sentir mal al tener experiencias sexuales, entonces es un problema completamente diferente. En ambas situaciones estás experimentando una disminución de la libido y deseas ser más activa sexualmente, pero las causas son diferentes y requerirán diferentes planes de acción.

"Los hombres tienen la Viagra, pero no existe la Viagra para mujeres", dice. "Recomiendo que las personas visiten a un terapeuta para obtener asesoramiento sexual o psicosocial porque la mayoría de las veces los problemas de libido que las personas experimentan son mentales".

12. Y ten en cuenta que si bien siempre debes explorar tus propias necesidades y deseos, es incluso más importante entenderlos para que puedas reconocer un cambio cuando sea necesario.

instagram.com / Via Instagram: @chi.bli

Es importante saber qué es lo normal para ti cuando se trata de deseo sexual. ¿Con qué frecuencia tienes impulsos sexuales? ¿Con qué frecuencia te masturbas? Si controlas todo esto, será más fácil para ti notar un cambio (si ocurre) y saber cuándo es el momento de acudir a un médico con quien puedas hablar abiertamente sobre tu vida sexual, dice Dardik.

Este artículo ha sido traducido del inglés.