back to top

26 Formas fáciles de comer sano con poco dinero

Sin que te cueste un ojo de la cara.

publicado

Para comer bien no es necesario gastar mucho. Así que algunos blogueros de comida sana y miembros de la Comunidad de BuzzFeed nos compartieron sus consejos para comer sano sin irse a la quiebra. Esto nos dijeron:

1. Compra frutas baratas en temporada y guárdalas en el congelador para usarlas después.

"A menudo hay ofertas en frutas de temporada. Compra frutas en temporada y guarda en el congelador las que no vas a consumir. Puedes usar la fruta congelada para hacer batidos o jugos caseros en los próximos meses. Comprar batidos y jugos afuera no es la mejor opción".—Heidi Swanson, bloguera en 101 Cookbooks
instagram.com / Via Instagram: @sidphotomiami

"A menudo hay ofertas en frutas de temporada. Compra frutas en temporada y guarda en el congelador las que no vas a consumir. Puedes usar la fruta congelada para hacer batidos o jugos caseros en los próximos meses. Comprar batidos y jugos afuera no es la mejor opción".

—Heidi Swanson, bloguera en 101 Cookbooks

2. O prepara tus comidas semanales con alimentos de temporada.

"Siempre elijo un par de verduras de temporada para preparar mis comidas de la semana. ¡Aprovecha al máximo tus verduras!".—lyndsayr42c1074c7
instagram.com / Via Instagram: @ruthrocket

"Siempre elijo un par de verduras de temporada para preparar mis comidas de la semana. ¡Aprovecha al máximo tus verduras!".

lyndsayr42c1074c7

3. Compra comida al por mayor como granos integrales, frijoles y especias.

"Puedes encontrar ingredientes muy nutritivos por poco dinero, incluso en tiendas que son consideradas 'caras'. Por ejemplo, con unos cuantos centavos extra puedes comprar una libra de arveja orgánica partida, lentejas, frijoles o muchos granos integrales, etc. Al cocinarlos, rinden mucho y pueden ser el ingrediente base de sopas o una forma de hacer una ensalada más sustanciosa". —Heidi Swanson, bloguera en 101 Cookbooks
instagram.com / Via Instagram: @nexttonatural

"Puedes encontrar ingredientes muy nutritivos por poco dinero, incluso en tiendas que son consideradas 'caras'. Por ejemplo, con unos cuantos centavos extra puedes comprar una libra de arveja orgánica partida, lentejas, frijoles o muchos granos integrales, etc. Al cocinarlos, rinden mucho y pueden ser el ingrediente base de sopas o una forma de hacer una ensalada más sustanciosa".

—Heidi Swanson, bloguera en 101 Cookbooks

4. Invierte en un juego de frascos o recipientes transparentes para guardar la comida que compraste.

"Al usar frascos de vidrio, te estás ahorrando los empaques y podrás ver el producto que contienen, ¡lo cual te ayudará a ser creativo y a no desperdiciar!".—Erin Alderson, bloguera en Naturally Ella
instagram.com / Via Instagram: @naturallyella

"Al usar frascos de vidrio, te estás ahorrando los empaques y podrás ver el producto que contienen, ¡lo cual te ayudará a ser creativo y a no desperdiciar!".

—Erin Alderson, bloguera en Naturally Ella

5. Compra una Bluapple para que tus alimentos duren más.

"Encontré este artículo llamado Bluapple, ¡y me obsesioné con él! Todo lo que hay que hacer es meter uno en el cajón de verduras para que los productos permanezcan tres veces más frescos".—Alison Krumbiegel, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @timology_101

"Encontré este artículo llamado Bluapple, ¡y me obsesioné con él! Todo lo que hay que hacer es meter uno en el cajón de verduras para que los productos permanezcan tres veces más frescos".

—Alison Krumbiegel, Facebook

6. Lava las bayas y enjuágalas con vinagre blanco y agua para que duren más.

"Lava las bayas el día que las compres para evitar que se llenen de moho. Mezcla una taza de vinagre blanco y dos tazas de agua y sumerge las bayas. Luego sácalas, ponlas en un colador y échales agua fría. Guárdalas en un recipiente hermético con un papel absorbente en el fondo y la tapa encima para que les entre aire. Ahora las bayas me duran una semana cuando antes solo duraban uno o dos días".—Kathleen Ostby, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @chelseymclellan87

"Lava las bayas el día que las compres para evitar que se llenen de moho. Mezcla una taza de vinagre blanco y dos tazas de agua y sumerge las bayas. Luego sácalas, ponlas en un colador y échales agua fría. Guárdalas en un recipiente hermético con un papel absorbente en el fondo y la tapa encima para que les entre aire. Ahora las bayas me duran una semana cuando antes solo duraban uno o dos días".

—Kathleen Ostby, Facebook

7. Invierte en una olla de cocción lenta para preparar grandes cantidades de comida sana de forma fácil.

"Los domingos puedes hacer una ollada de alguna de las miles de recetas en ollas de cocción lenta, repartirla para la semana y, ¡bam!, ¡cena saludable para toda la semana! Solo me gasto entre $15 y $20 en cinco o seis cenas saludables (lo más caro es la carne, pero para un plato de solo verduras es muy barato) y solo tardo 45 minutos en hacer todo. ¡En Pinterest hay una gran variedad de recetas fáciles, sabrosas y saludables para preparar en estas ollas!".—Danielle Canga, Facebook
instagram.com

"Los domingos puedes hacer una ollada de alguna de las miles de recetas en ollas de cocción lenta, repartirla para la semana y, ¡bam!, ¡cena saludable para toda la semana! Solo me gasto entre $15 y $20 en cinco o seis cenas saludables (lo más caro es la carne, pero para un plato de solo verduras es muy barato) y solo tardo 45 minutos en hacer todo. ¡En Pinterest hay una gran variedad de recetas fáciles, sabrosas y saludables para preparar en estas ollas!".

—Danielle Canga, Facebook

8. Dirígete a los mercados de los agricultores locales para conseguir productos más frescos y baratos.

—Mark Medelbo, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @riannagalvez

—Mark Medelbo, Facebook

9. No compres verduras precortadas. Ahorra dinero y córtalas tú mismo.

"Podría llevar un poco más de tiempo, pero a la larga te ahorrarás muchos centavos".—loganw4008973fd
instagram.com / Via Instagram: @courtney.rivard

"Podría llevar un poco más de tiempo, pero a la larga te ahorrarás muchos centavos".

loganw4008973fd

10. Planea tus comidas y haz una lista de comestibles antes de hacer la compra.

"Mi factura de compra se hizo mucho más barata desde que empecé a planear las comidas de la semana siguiente ANTES de hacer la lista de compras. Antes de eso, solía comprar todas las cosas sanas (moras, huevos de granja, carne de ganado vacuno alimentado con pasto, etc.) y, cuando revisaba la factura, siempre eran más de $200. Mucha comida se dañaba. Ahora mi factura oscila entre $90 y $120".—Shannon Butenhoff, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @spears_kristen

"Mi factura de compra se hizo mucho más barata desde que empecé a planear las comidas de la semana siguiente ANTES de hacer la lista de compras. Antes de eso, solía comprar todas las cosas sanas (moras, huevos de granja, carne de ganado vacuno alimentado con pasto, etc.) y, cuando revisaba la factura, siempre eran más de $200. Mucha comida se dañaba. Ahora mi factura oscila entre $90 y $120".

—Shannon Butenhoff, Facebook

11. Asa un pollo entero al principio de la semana.

"Yo aso un pollo casi todos los domingos para la cena. Luego le quito todos los huesos y almuerzo pollo toda la semana. Puedes ponerlo en ensaladas, en rollos o hacer una ensalada de pollo. Un pollo asado entero cuesta cerca de $7. Los huesos y la piel del pollo los meto en una bolsa con cierre en el congelador. Cuando tengo los huesos de tres pollos y una bolsa de recortes de verduras, los meto en una olla y hago caldo de pollo. Es muy fácil".—Deanna Starnes, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @wmbrownproject

"Yo aso un pollo casi todos los domingos para la cena. Luego le quito todos los huesos y almuerzo pollo toda la semana. Puedes ponerlo en ensaladas, en rollos o hacer una ensalada de pollo. Un pollo asado entero cuesta cerca de $7. Los huesos y la piel del pollo los meto en una bolsa con cierre en el congelador. Cuando tengo los huesos de tres pollos y una bolsa de recortes de verduras, los meto en una olla y hago caldo de pollo. Es muy fácil".

—Deanna Starnes, Facebook

12. Compra bolsas de verduras congeladas para usarlas en tus comidas.

"Las verduras congeladas son tan nutritivas como las verduras frescas, y duran más. Suelo mantener bastantes para cocer al vapor, saltear e incluir en sopas y tortillas".—Lori-Ann French Holbrook, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @littlebitsof_realfood

"Las verduras congeladas son tan nutritivas como las verduras frescas, y duran más. Suelo mantener bastantes para cocer al vapor, saltear e incluir en sopas y tortillas".

—Lori-Ann French Holbrook, Facebook

13. Revisa los precios de los mercados asiáticos locales.

"Los mercados asiáticos pueden tener productos más baratos que los supermercados. Puede que encuentres algunas cosas que nunca has llegado a probar. Una bolsa grande de brotes vale 50 centavos y una bolsa enorme de pak choi vale aproximadamente $2. Las berenjenas japonesas son superiores a las inglesas, no necesitan sal para quitar el amargor y cada unidad suele costar cerca de $1 en el lugar donde las compro".—Renee Heitman, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @gaolatjiak

"Los mercados asiáticos pueden tener productos más baratos que los supermercados. Puede que encuentres algunas cosas que nunca has llegado a probar. Una bolsa grande de brotes vale 50 centavos y una bolsa enorme de pak choi vale aproximadamente $2. Las berenjenas japonesas son superiores a las inglesas, no necesitan sal para quitar el amargor y cada unidad suele costar cerca de $1 en el lugar donde las compro".

—Renee Heitman, Facebook

14. Guarda toda la fruta y verdura sobrante para otro día.

"No tienes por qué usar toda la verdura, la carne o el queso de una sola vez. Utiliza la mitad y guarda la otra mitad para usarla otro día de la semana. No recuerdo ni cuántas veces he necesitado algo tan simple como una cebolla y la he guardado porque solo utilicé la mitad a principios de la semana".—Corey Adkins, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @ejkim82

"No tienes por qué usar toda la verdura, la carne o el queso de una sola vez. Utiliza la mitad y guarda la otra mitad para usarla otro día de la semana. No recuerdo ni cuántas veces he necesitado algo tan simple como una cebolla y la he guardado porque solo utilicé la mitad a principios de la semana".

—Corey Adkins, Facebook

15. Mantén huevos en la nevera. Son baratos, buena fuente de proteína y se pueden usar en un montón de recetas saludables.

—Lu Mesco, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @keukenatelier

—Lu Mesco, Facebook

16. Aprovecha los productos viejos.

"Cuando los productos empiecen a ponerse blandos, mételos en la nevera. Cuando las manzanas se pongan harinosas, haz compota de manzana. Cuando las bananas estén muy maduras, prepara panquecitos. Con los tomates manchados se puede hacer salsa y guardarla en el congelador. Si tienes muchas hierbas, puedes hacer pesto y llevarlo al congelador también".—Sally Klein
cuddlesandrage.com

"Cuando los productos empiecen a ponerse blandos, mételos en la nevera. Cuando las manzanas se pongan harinosas, haz compota de manzana. Cuando las bananas estén muy maduras, prepara panquecitos. Con los tomates manchados se puede hacer salsa y guardarla en el congelador. Si tienes muchas hierbas, puedes hacer pesto y llevarlo al congelador también".

Sally Klein

17. Compara los precios actuales de los productos frescos, congelados y enlatados para elegir la mejor opción.

"Si las bayas frescas están rebajadas, cómpralas y guárdalas en el congelador. Siempre compramos espárrago fresco y lo guardamos en el congelador para complementar las comidas fácilmente. Pimentones, cebolla en cubitos, espinaca cortada y cogollitos de brócoli congelados son de bajo costo y perfectos para añadirlos a todas las comidas. Además, las zanahorias enteras (las zanahorias baby se pudren más rápido) y el edamame congelado entero con un poco de ajo y aceite de oliva forman un aperitivo perfecto. También es bueno tener enlatados de frijoles negros, maíz, tomates y frijoles verdes a la mano".—Amanda Kruse, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @delicious_daily

"Si las bayas frescas están rebajadas, cómpralas y guárdalas en el congelador. Siempre compramos espárrago fresco y lo guardamos en el congelador para complementar las comidas fácilmente. Pimentones, cebolla en cubitos, espinaca cortada y cogollitos de brócoli congelados son de bajo costo y perfectos para añadirlos a todas las comidas. Además, las zanahorias enteras (las zanahorias baby se pudren más rápido) y el edamame congelado entero con un poco de ajo y aceite de oliva forman un aperitivo perfecto. También es bueno tener enlatados de frijoles negros, maíz, tomates y frijoles verdes a la mano".

—Amanda Kruse, Facebook

18. Compra la marca de la tienda si es más barata.

"No tengas miedo de las marcas de las tiendas. En la mayoría de los casos, se les puede comparar con los productos de marca (o ser incluso mejores), son más baratos y tienen rebajas más a menudo".—jacystephanieb
instagram.com / Via Instagram: @dietitianguide

"No tengas miedo de las marcas de las tiendas. En la mayoría de los casos, se les puede comparar con los productos de marca (o ser incluso mejores), son más baratos y tienen rebajas más a menudo".

jacystephanieb

19. Toma té y café caliente o helado en lugar de jugos y refrescos.

"El té caliente o helado puede costar entre 10 y 20 centavos cada bebida".—k4e39fd4aa
instagram.com / Via Instagram: @freedomt_

"El té caliente o helado puede costar entre 10 y 20 centavos cada bebida".

k4e39fd4aa

20. Compra verduras congeladas y ásalas en lugar de cocerlas.

"Conservan más valor nutritivo cuando se asan ¡y puedes ahorrar más si las compras congeladas!".—amfield
instagram.com / Via Instagram: @naomitarry

"Conservan más valor nutritivo cuando se asan ¡y puedes ahorrar más si las compras congeladas!".

amfield

21. Si tienes espacio, siembra especias y verduras en el jardín.

—regan4Aquí hay unos cuantos consejos sencillos para que empieces tu propia huerta.
instagram.com / Via Instagram: @sethzky77

regan4

Aquí hay unos cuantos consejos sencillos para que empieces tu propia huerta.

22. Guarda comida sana congelada para las noches atareadas cuando comprar algo hecho es inevitable (y más caro).

"La comida congelada puede ser un almuerzo saludable y barato. Yo utilizo los 'café steamers' de Healthy Choices; tienen buenos sabores ¡y toda la comida es natural!".

veronican4bc1b2997

23. Averigua si hay un distribuidor de productos que venda al público al por mayor.

"Tenemos uno: Bonanza Produce. Es mi salvación y es el lugar donde hacemos nuestras compras. Es fresco y obtengo más de lo que obtengo en los supermercados por mucho menos. Compramos toda la carne, fruta y verdura a un precio muy módico. En el supermercado gastamos más de $150 a la semana. En Bonanza gastamos entre $40 y $60". —ashleem4ffab6ffd

"Tenemos uno: Bonanza Produce. Es mi salvación y es el lugar donde hacemos nuestras compras. Es fresco y obtengo más de lo que obtengo en los supermercados por mucho menos. Compramos toda la carne, fruta y verdura a un precio muy módico. En el supermercado gastamos más de $150 a la semana. En Bonanza gastamos entre $40 y $60".

ashleem4ffab6ffd

24. Pero no compres comida al por mayor si no estás seguro de que la utilizarás toda.

"Yo solía comprar en Costco cada semana. Mis facturas estaban entre $200 y $250 semanalmente y mucha comida se perdía. Ahora compramos en la tienda de 99 centavos o de abarrotes y gastamos entre $75 y $100 con mucho menos desperdicio".—babychonio
instagram.com / Via Instagram: @hnyoo78

"Yo solía comprar en Costco cada semana. Mis facturas estaban entre $200 y $250 semanalmente y mucha comida se perdía. Ahora compramos en la tienda de 99 centavos o de abarrotes y gastamos entre $75 y $100 con mucho menos desperdicio".

babychonio

25. Mantén arroz y frijoles a la mano.

"Son baratos, llenan mucho y siempre pueden ir acompañados de verduras".—mrsh810
instagram.com / Via Instagram: @blodekuhla

"Son baratos, llenan mucho y siempre pueden ir acompañados de verduras".

mrsh810

26. Compra carne rebajada a punto de vencerse, luego envuélvela y guárdala en el congelador.

"Suelen rebajar la carne que se encuentra a punto de vencerse en los próximos uno o dos días. Cómprala, llévala a casa, sácala del empaque original, envuélvela en bolsa plástica y luego métela en una bolsa con cierre en el congelador. Asegúrate de fecharla antes de meterla en el congelador. De esta forma, gasto MUY poco en carne y siempre tengo mucha en el congelador".—Samantha Elizabeth, Facebook
instagram.com / Via Instagram: @graham.h.adams

"Suelen rebajar la carne que se encuentra a punto de vencerse en los próximos uno o dos días. Cómprala, llévala a casa, sácala del empaque original, envuélvela en bolsa plástica y luego métela en una bolsa con cierre en el congelador. Asegúrate de fecharla antes de meterla en el congelador. De esta forma, gasto MUY poco en carne y siempre tengo mucha en el congelador".

—Samantha Elizabeth, Facebook

Algunas respuestas han sido modificadas para ajustar la longitud o para dar aclaración.