back to top

19 momentos terribles en la vida de un comensal exigente

No consigues amigos comiendo ensalada.

publicado

1. Cuando debes pedir algo realmente inusual y terminas siendo juzgado por el el mesero:

2. Por no mencionar a tus amigos:

Touchstone Pictures / Via xclusivetouch.co.uk

3. Y luego, cuando la comida llega, lo que habías pedido que quitaran, no lo quitaron:

Warner Bros. / Via friendsscreencaps.tumblr.com

4. Así que lo devuelves y te encuentras en la misma situación incómoda otra vez, sintiéndote como la peor persona del mundo:

5. Y cuando vuelve por segunda vez, tú sabes muy bien que sólo quitaron algunos trozos o lo mezclaron. Pero te lo comes de todos modos, por lo incómodo de la situación:

6. Esto es difícil porque incluso cuando una comida que te gusta toca una que no te gusta ya es suficiente para generarte ansiedad:

FOX / Via writersbloq.com

7. Cuando alguien intenta que pruebes algo que sabes que no te gusta:

Via teen.com

8. Cuando conoces a un niño que tiene gustos más aventureros que tú:

9. Cuando te sientas y te das cuenta de que no quieres NADA de lo que hay en el menú:

Via imgur.com

10. Entonces tus amigos disgustados ofrecen ir a alguna otra parte, pero esto solamente te hace sentir aún más incómodo:

AMC

11. Así que exiges permanecer donde están, mientras tu estómago retumba (nunca dije que algo de esto tuviera sentido):

Warner Bros.

12. Cuando estás en un evento con comida gratis y te sientes extasiado (¡porque es comida gratis! ) sólo para darte cuenta de que en realidad no te gusta nada:

13. Así que, mientras todos comen gratis, tú comes lo mismo que comes TODOS.. LOS... DÍAS:

14. Cuando tu restaurante favorito cambia su menú:

15. O cuando tus amigos te sugieren probar este "nuevo sitio de moda":

Thinkstock

16. Cuando alguien cocina para ti algo que no te gusta y tienes que comértelo para ser educado, pero no puedes esconder tu disgusto:

Via teen.com

17. Cuando alguien te pregunta POR QUÉ no te gusta algo:

FOX

18. Cuando alguien te dice que madures:

19. Cuando finalmente llegas a la conclusión de que hay algo genéticamente diferente en ti, y es POR ESO que no te gustan los tomates:

CBS / Via gurl.com

(Excepto en la pizza, obviamente):