back to top

19 cosas que solamente la gente que creció con MSN Messenger entenderá

Vuelvo enseguida, mi mamá necesita el teléfono.

publicado

1. єѕ¢яιвιя тυ ησмвяє ∂є ραηтαℓℓα єη мѕη ∂є eѕтα мαηєяα.

2. Llegar de la escuela a tu casa, registrarte inmediatamente en tu MSN y quedarte allí hasta que te ibas a la cama.

3. Conectarte y desconectarte constantemente para llamar la atención de la persona que te gusta.

4. Tener conversaciones completas usando emoticonos, una década antes que los emojis estuvieran de moda.

Via giphy.com

5. Enloquecer cuando la persona con la que estabas hablando escribía durante SIGLOS porque sabías que eran malas noticias.

Via giphy.com

6. Pero después finalmente te das cuenta que se habían desconectado y en realidad no estaban escribiendo nada.

7. "Decía que estabas escribiendo. ¿Qué ibas a decir?"

Via giphy.com

8. Cuando la persona que te gustaba se conectaba, pero esperabas 10 minutos antes de decir "hola" para evitar parecer un bicho raro.

Via giphy.com

9. A tu amigo le tomaba 30 minutos enviarte una canción.

Via giphy.com

10. Usar: "Ups, lo siento, conversación equivocada", para decirle algo a alguien accidentalmente a propósito.

11. O lamentar instantáneamente haber dicho algo y usar el clásico: "¡Lo siento, ese fue mi amigo!"

12. Estar realmente aburrido con una conversación así que les decías que te ibas a dormir antes de cambiar tu estado para aparecer como "no conectado".

Via giphy.com

13. Enviar tantos zumbidos a alguien que te dicen que no le puedes enviar más zumbidos.

14. Escuchar música en Windows Media Player para que así la gente supiera que estabas escuchando. (Probablemente The Offspring).

15. Pedirle a tu amigo que comprobara si la persona que te gustaba estaba en línea, ya que estabas preocupado que te hubiera bloqueado.

16. "¡Oye!" "¡Oye! ¿Estás bien? " "Sí, ¿y tú?" "Me tengo que ir".

17. Enojarte cuando alguien copiaba tu fuente y color de texto.

Via giphy.com

18. Poner tu dedo sobre tu cámara web y fingir que no estaba funcionando.

19. E inevitablemente, tener que dejar una conversación porque tu madre quería usar el teléfono.