Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 9 ene. 2019. Posted on 4 ene. 2019

39 cosas un poquitín molestas que algunas tías sufrimos durante el invierno

Tirarte 15 minutos adicionales todas las mañanas buscando uno de tus guantes.

by ,
Flo Perry / BuzzFeed

1. Acabar de meterte en unas medias y de pronto descubrir que tienen una carrera.

2. Encontrar otro par de medias y descubrir que tienen un agujero en el dedo gordo.

3. Si tienes la suerte de encontrar unas medas sin agujeros ni carreras tendrás otro problema, como que te tiren hacia abajo en la entrepierna de manera que tengas que estar tirando de ellas todo el día.

4. Alguien inevitablemente te va a pillar haciéndolo, porque es un tipo de acción llamativa que rara vez que hace con un mínimo de dignidad.

5. Estar perfectamente maquillada y estropearlo todo al tener que sonarte la nariz llena de mocos.

6. Olvidar el protector labial y tener que lamerte los labios para hidratártelos, lo cual hace que acaben más secos y además te hace parecer una tía rara.

7. Y tener que pelarte escamas aparentemente interminables de piel de los labios.

8. Lo cual hace que llevar pintalabios mate sea una pesadilla absoluta.

9. Que el frío te ponga los pezones tan duros que empiecen a rozarte el sujetador.

10. Y tener que resistir el impulso de frotártelos en público para calentarlos.

Andrea Hickey /BuzzFeed

11. Sentir cómo tus pies resecos y agrietados te raspan los calcetines, o la electricidad estática de las medias cuando te las pones.

12 Tener que comprar crema de manos todas semanas porque de pronto tienes que untarte a fondo cada cinco minutos.

13. Ponerte una camiseta para irte a la cama porque por la noche te entra mucho calor, pero no poder salir de la cama por la mañana porque tienes mucho frío.

14. Ponerte un modelito glamuroso para salir de noche y acabar arruinándolo con tu parka hasta el suelo, tu bufanda de lana y tu gorrito.

15. Estar supermona con tu gorra de invierno pero luego cuando te la quitas acabar con "pelo de sombrero".

16. Que tu pelo se quede tieso con electricidad estática de tanto cambiar del exterior frío al interior de edificios con la calefacción a tope.

17. Tener que hidratarte constantemente para evitar tener una capa de copos blancos y cenicientos por todo el cuerpo.

18. Que tu base de maquillaje ya no sea del mismo tono que tu cuello.

19. Y que se quede pegada a cada parche de piel seca por el invierno.

20. Ponerte un jersey grueso que te da mucho calor y te hace sudar pero no poder quitártelo porque no llevas nada debajo.

Maritsa Patrinos / BuzzFeed

21. Llevar pantalones por encima de los tobillos y recordar que hace varias semanas que no te depilas las piernas.

22. Que no tenga ningún sentido ir a comprar ropa porque no puedes quitarte las siete capas de prendas que llevas encima para probarte cosas.

23. Que te suden los pies por culpa de la combinación de medias gruesas y botas.

24. Destrozar las mangas de tus bonitos jerseys al usarlas para secarte suavemente el hilillo de moco que te cae por la nariz cuando no tienes un pañuelo.

25. No poder salir de casa con el pelo mojado porque no se te va a secar en la vida.

26. Que la fricción haga que la falda se te suba por debajo del abrigo y estar constantemente con la paranoia de que vas a enseñar las bragas.

27. Perder todo concepto de cuándo fue la última vez que te lavaste las medias y sentirte un poco asquerosa.

28. Y cuando por fin las lavas tener que deshacer el pulpo que se ha formado con los nudos.

29. Que se te seque el cuero cabelludo de manera que acabes con tus propios copos de nieve en la cabeza.

Natalya Lobanova / BuzzFeed

30. Probar todos los sérums, cremas o máscaras de vitamina C, pero aun así a tu piel parece que le han chupado la vida.

31. Gastarte una pequeña fortuna en suplementos vitamínicos y luego acordarte de tomarlos solo algunos días aleatorios de la semana.

32. Hacer el primer pis de la mañana y sentir el shock del frío de la taza del váter.

33. Y la sensación de ponerte un sujetador frío cuando ya estás helada.

34. Que los calcetines se te enrollen hacia abajo dentro de las botas y no poder hacer nada para evitarlo.

35. Tener que quitarte el enorme abrigo y los guantes cada vez que tienes que hacer pis en un baño público.

36. Y luego, después de lavarte las manos, tener que volver a meterlas en los guantes cuando aún están un un poco húmedas.

37. Quitarte un guante y que se te quede enganchado en una uña raída.

38. Pasarte 15 minutos adicionales todas las mañanas buscando un maldito guante.

39. Dejarte otra bufanda más en un bar.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

BuzzFeed Daily

Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

Newsletter signup form