back to top

El Caballito fue restaurado y parece que las autoridades olvidaron que fue por una omisión

Según este expediente del Gobierno de la CDMX, las afectaciones ocurrieron porque a una asistente se le "olvidó" entregar un oficio.

publicado

Tres años y nueve meses después del desastre, la escultura de El Caballito de Tolsá fue reinaugurada este miércoles. Para las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se trató de un acto de celebración, de un festejo. Sin embargo, detrás del hecho hubo omisiones de funcionarios públicos, una denuncia penal sin avances y alrededor de 7 millones de pesos de recursos públicos gastados.

Un expediente en poder de BuzzFeed News México da cuenta que para las autoridades de la Ciudad de México parte del problema fue que una asistente administrativa presuntamente cometió el error de no entregar un oficio al entonces director del Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México, Inti Muñoz, en el que se le avisaba del inicio de las obras de restauración que dañaron la obra.

Muñoz nunca fue sancionado y actualmente trabaja para la representación de la Unesco en México. La historia fue distinta para Anell Cabrera Méndez, quien era su asistente y encargada de archivo con un sueldo de 13 mil pesos al mes, pues ella sí fue despedida e inhabilitada.

La historia

En octubre de 2013, el INAH detuvo las obras que, de manera independiente, el Gobierno de la Ciudad de México emprendió para restaurar la obra que se exhibe afuera del Museo Nacional de Arte (MUNAL) con la empresa "Marina, Restauración de Monumentos", que dirige Arturo Javier Marina Othon.

Los daños eran graves: a la estatua le fue echado ácido nítrico y se había dañado el 50 por ciento de su superficie. La pátina que la recubría desde hace siglos tenía afectaciones irreversibles.

El caso abrió críticas fuertes al Gobierno capitalino de Miguel Ángel Mancera, pues el INAH acusó que la restauración de la obra, que data del siglo XIX, no contaba con permisos.

Aunque ls autoridades federales interpusieron una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República (PGR) por los daños a este monumento histórico, también se acordó que el Gobierno de la Ciudad pagaría los daños a la estatua y que la restauración correría a cargo de expertos del INAH. La investigación sigue, hasta ahora, sin avances.

El estado de El Caballito también generó críticas y burlas. Y los memes no se hicieron esperar.

El expediente del caso

BuzzFeed News México cuenta con un expediente del Gobierno de la Ciudad de México, obtenido a través de la Ley de Transparencia, que incluye dos oficios que resultan clave para entender qué ocurrió con la desastrosa restauración de El Caballito.

El primer oficio data del 9 de septiembre de 2013 y fue escrito por el arquitecto José Vicente Flores Arias, Director de Desarrollo Inmobiliario del Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México.

En este documento, Flores Arias informa a Édgar Bautista Ángeles, encargado de la Policía en la zona Centro de la Ciudad, que se harán los trabajos de restauración del monumento.

"A partir del 10 de septiembre del presente año se llevarán a cabo labores de limpieza y mantenimiento de la pieza en comento. Por lo que será necesaria la colocación de torres de andamios y el ingreso del equipo necesario para la correcta ejecución de los trabajos. Las labores tendrán una duración de 2 meses, concluyendo el día 9 de noviembre del 2013", dice el oficio.

Y más adelante, agregaba: "Por este motivo solicitamos su apoyo para el Arq. Arturo Marina, quien estará a cargo de los trabajos".

Este oficio fue enviado a Marina, el empresario; a Javier Villalobos, funcionario de la Delegación Cuauhtémoc; el subsecretario de Tránsito, Gabriel Carreón; y a Inti Muñoz, director Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México.

El 20 se septiembre de 2013, el INAH paró los trabajos por los daños con ácido nítrico hechos a la estatua.

El 14 de octubre, cuando se estaba investigando el caso y se estaba señalando la responsabilidad del Gobierno de la Ciudad, la funcionaria Anell Cabrera Méndez, asistente y encargada de archivo del Fideicomiso, escribió un oficio en el que aceptaba su responsabilidad en no haber en entregado a Inti Muñoz una copia del documento escrito por Flores Arias, el 9 de septiembre.

"Me acabo de percatar que omití hacer del conocimiento del Lic. Inti Muñoz Santini, Director General de este Fideicomiso, (del oficio de Flores Arias)", dice el documento.

Con este oficio, Inti Muñoz quedó sin responsabilidad, pues nunca supo que comenzarían los trabajos de restauración.

Flores Arias y Cabrera Méndez, por el contrario, fueron inhabilitados por el Gobierno de la Ciudad. Él, por un año; a ella, que era empleada por honorarios, le dieron 60 días.

Otros funcionarios sancionados fueron Alejandro García Aragón, ex director de Recursos Materiales y Servicios Generales en la secretaría de Gobierno, por un año. Mientras que Josefa María del Carmen Gutiérrez Mora, con cargo de dirección Ejecutiva en la Autoridad del Centro Histórico, fue inhabilitada por 90 días.

A la empresa del arquitecto Marina, por su parte, se le castigó con 10 años sin que pudiera recibir contratos del Gobierno de la Ciudad.

La reinauguración

Este miércoles, el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Miguel Ángel Mancera, encabezó el acto para develar la restauración de El Caballito de Tolsá. En el acto no hubo menciones sobre los sancionados.

Para las autoridades federales y de la Ciudad, la reinauguración de El Caballito De Tolsá, después de 3 años y 9 meses y un gasto por 7 millones de pesos, fue un momento para celebrar.


*Alberto Herrera es abogado y periodista. Trabaja en México para Change.org y colaboró en este artículo con documentación.

Contact Rafael Cabrera at Rafael.Cabrera@buzzfeed.com.

Abogado y periodista.

Contact Alberto Herrera at Rafael.Cabrera+AlbertoHerrera@buzzfeed.com.

Got a confidential tip? Submit it here.