back to top

23 cosas que las personas que crecieron asistiendo a la iglesia católica entenderán

Asistir a la misa podía ser a veces algo hermoso.

publicado

1. La frustración de llegar tarde a misa y encontrarte con que ya no había bancas para sentarte.

George Marks / Getty Images

Estar parado toda una hora de misa puede ser un poco incómodo. Especialmente cuando eres un niño.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

12. La indecisión de recibir la hostia en la mano o en la lengua.

Querías recibir la hostia en la mano, pero siempre olvidabas cuál iba sobre cuál. A la mera hora, siempre sacabas la lengua.

Publicidad
Publicidad