14 Confesiones de personas en su lecho de muerte que prueban que no puedes confiar en nadie

    A veces, los secretos no llegan hasta la tumba.

    H/T de este tweet de @zozagoon.

    Nursing school doesn't prepare you for the number of elderly patients who will casually confess to decades-old murders.

    "La escuela de enfermería no te prepara para el número de pacientes viejos que confesarán casualmente asesinatos de hace décadas"

    Y pues así las cosas:

    FOX / giphy.com

    1. "Mi madre tenía un paciente que estaba en fase terminal y confesó haber matado a su hermano gemelo en Vietnam para poder culpar a la guerra de su muerte, robar su identidad y volver a EUA para estar con la mujer de su hermano".

    "La esposa había fallecido años antes, y los hijos del paciente achacaron la confesión a la demencia. Pero resulta que la hija del paciente acabó encontrando una confesión escrita décadas atrás metida en una vieja Biblia".

    —Anónimo

    2. "Una tía abuela mía dice que, cuando su marido estaba en su lecho de muerte, le confesó que había encogido dos de sus suéteres favoritos (y caros) al secarlos muchos años antes".

    "Mi tía pensó que tal vez alguien entró y le robó sus cosas porque él las tiró para ocultar las pruebas. Durante años, tuvo la esperanza de que pudieran aparecer. Dijo que incluso sospechaba que una de sus amigas podría haberlas robado en una fiesta. Pero a su esposo solo le daba miedo admitir que los había estropeado. Durante unos 20 años. Ella le perdonó (evidentemente), y se rieron de ello casi al final".

    ahcomeonnow

    3. "Tuve una paciente de 86 años que puso muchísimas cruces por la habitación. Tuve que pedirle que las quitara debido a la imposibilidad de prestarle la atención que necesitaba. Insistió en que se quedaran todas porque "era una cruz por cada alma que se llevaba". Si eso era cierto, se llevó 14 almas". Señooor me has mirado a los ojos...

    —Anónimo

    Shestock / Getty Images/Tetra images RF

    4. "Mi bisabuela nos dijo toda su vida que su cumpleaños era el 30 de octubre. En su lecho de muerte, descubrimos que era el 31 de octubre: ella y su familia habían mentido durante más de 80 años por superstición. El papeleo lo demostró después de su muerte".

    mtjobjob

    5. "Cuando mi abuelo se estaba muriendo, le confesó a mi madre que su hermano pequeño no era su hijo biológico. Mi abuela había fallecido años antes y se había ido a la tumba con el secreto".

    "Mis abuelos no estaban juntos y vivían separados, pero en aquella época habría sido escandaloso tener un hijo de otro hombre. Mi abuelo había criado a mi tío como si fuera su propio hijo, y ninguno de los niños ni nadie sospechó que fuera de otro padre. No fue hasta más tarde, cuando mi madre se lo contó a mi tío, y a él no le importó. Básicamente, nadie en nuestra familia lo sabe; incluso yo me enteré por casualidad".

    —Anónimo

    6. "Mi padre me contó que cuando su abuelo estaba a punto de morir, por fin le contó a su familia por qué tenía ese tatuaje en el brazo; siempre fue un misterio porque era pastor en una iglesia, y nunca habló de ello".

    "Al parecer, cuando tenía 19 años, era un ladrón de cajas fuertes y robó un banco y luego lo detuvieron, por lo que se hizo el tatuaje en la cárcel. Pero cuando salió, decidió no decírselo a nadie y dio un giro a su vida".

    lmniccum01

    7. "Trabajo con pacientes desahuciados y he presenciado muchas confesiones en el lecho de muerte, pero la más triste fue la de una mujer que dio a luz a un bebé ilegítimo que nació muerto en su casa y decidió meter el cuerpo del bebé en el congelador del sótano porque no podía soportar la idea de que su comunidad supiera lo que había pasado."

    reginaalloway

    8. "Cuando mi abuelo murió, por fin le dijo a mi madre que él y mi abuela llevaban divorciados años. Nadie en la familia lo sabía".

    "Él tenía en su testamento que aun así le daba todo, y seguían viviendo juntos. Cuando mi madre revisó sus cosas, efectivamente, encontró los papeles del divorcio, que databan de 1978".

    ribbin

    FOX / giphy.com

    9. "Mi madre nunca conoció a su padre, ya que fue fruto de una one night stand a principios de los años 60. Mi abuela procedía de una familia conservadora, por lo que fue un pequeño escándalo. Iba a regalar a mi madre, pero su propia madre (mi bisabuela) dijo que no y la crió ella misma".

    "Mi abuela siempre mintió sobre quién era el padre de mi madre, afirmando que era una persona horrible y llegando a ponerle el nombre de un personaje de dibujos animados, pensando que así sería difícil buscarlo. En su lecho de muerte, confesó que en realidad no sabía quién era, y que era uno de los pocos marineros que estaban en el puerto cuando concibieron a mi madre. No tenía ningún nombre ni ningún dato sobre él".

    bessk89

    10. "Mi abuela confesó haber engañado a su marido y animó a mi madre (su nuera) a hacer lo mismo".

    —Anónimo

    NBC / giphy.com

    11. "Antes de que mi abuela falleciera, nos dijo que odiaba estar casada y criar hijos".

    "Decía que quería hacer muchas cosas que nunca pudo hacer, pero que seguía queriendo a todo el mundo muchísimo. Mi madre falleció más tarde con el mismo tipo de remordimientos".

    kmlw71

    12. "Mi padre creció pensando que su madre se había suicidado cuando él tenía diez años. Cuando mi abuelo falleció hace una década, le confesó a mi padre en su lecho de muerte que en realidad él había matado a mi abuela".

    —Anónimo

    13. "Mi abuela nació en Cuba, y cuando vino a EE. UU., cobraba sus cheques de seguridad social y los guardaba en una maceta debajo de la cama. Cuando murió, decidimos revisar cada centímetro de su departamento para ver si podíamos encontrar el dinero que escondía".

    "Mi tío nos contó que la última semana que estuvo en el hospital, ella no paraba de decirle que mirara en el horno, pero no dio ninguna explicación de por qué. Pues bien, cuando mi madre y yo abrimos la puerta del horno, encontramos una bolsa de basura pegada debajo de una de las rejillas. La abrimos y encontramos dos contenedores de Tupperware con un total de $12 000 dentro".

    —Anónimo

    Red Chillies Entertainment / giphy.com

    14. Y por último: "Mi abuela nos dijo a todos los 'niños' (a mí y a mis primos mayores) que tenía un tatuaje del contorno de Texas en el trasero. La enfermera de la habitación se echó a reír y confirmó que era cierto".

    mkatherinekelly

    Nota: Las respuestas se editaron para hacerlas más claras y concisas.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form