• mundial2018 badge

16 Manías, rituales y supersticiones extrañas que hacen los jugadores mundialistas

¿Funcionarán?

1. Neymar

Kirill Kudryavtsev / AFP / Getty Images

Si no están juntos, el 10 de Brasil llama a su papá por teléfono antes de cada partido. Platican y rezan. Después, Ney postea una selfie. Una vez en la cancha, toca el campo con las dos manos y vuelve a rezar. Tal vez dirija sus plegarias a San Ginés de Roma, patrón de los actores.

2. Harry Kane

Dan Mullan / Getty Images

En 2014, el capitán inglés tuvo una gran racha goleadora con su club, el Tottenham, y no se afeitó la barba para mantener la suerte. No ha parado de anotar en Rusia 2018 y su equipo al fin ganó en penalits, así que no se piensa rasurar mientras Inglaterra tenga pulso en el Mundial.

3. Senegal

Emmanuel Dunand / AFP / Getty Images

La senegalesa ha sido una de las selecciones con mejor vibra, entre otras cosas porque sus entrenamientos incluían un baile grupal con ritmos y cantos típicos de su tierra. Desafortunadamente, se les pasó la mano de tarjetas amarillas y se quedaron en primera ronda.

4. Luis Suárez

Dan Mullan / Getty Images

La paternidad le ha sentado muy bien. Ya dejó de morder gente y sigue siendo un crack en el Barça y su selección. Por eso, su ritual después de meter un gol es muy sencillo, pero sentimental: besar el tatuaje que lleva en la muñeca con los nombres de sus hijos, Delfina y Benjamín.

5. Ivan Rakitić

Alex Livesey / Getty Images

Como prácticamente todos sus compañeros del gremio, Ivan entra al campo con el pie derecho. Pero antes de llegar a ese punto tiene un ritual muy personal, que es ponerse todo lo del lado izquierdo: venda, calceta, espinillera y zapato. Luego repite la operación con el derecho.

6. Lionel Messi

Alex Livesey / Getty Images

Uno de sus rituales más conocidos es dedicar todos los goles que anota a su abuelita, pero si observamos a Lio cual stalkers, veremos que tiene varios más. Por ejemplo, antes de patear un tiro libre o un penal, Messi coloca el balón con las dos manos y da cinco pasos hacia atrás. Siempre la misma cantidad. En Rusia 2018, se puso un listón rojo que le mandó la mamá de un reportero. Claramente, el amuleto no funcionó.

7. Jamie Vardy

Ozan Kose / AFP / Getty Images

Vardy ha dicho que le gusta tomarse media botella de oporto la noche antes del partido. Para esta copa ha cambiado el hábito por una dieta de Red Bulls y café.

8. Cristiano Ronaldo

Pierre-philippe Marcou / AFP / Getty Images

A CR7 no le basta jugar como galáctico, su look tiene que estar a la altura de su fútbol. Por eso es que Cristi se corta el pelo antes de cada partido y se arregla el peinado en el mediotiempo. Otra de sus manías es ser el último jugador que sale del vestuario y ser el primero que entra a la cancha. Su ritual en los tiros libres ya era una institución, pero para Rusia 2018 decidió renovarlo. Resultado: más muslos, más show.

9. Javier Hernández

Dan Mullan / Getty Images

Chicharito es puro corazón. Su actitud es uno de los motores de la Selección mexicana, pero los mejores motivadores también necesitan apoyo. Él lo encuentra en la oración y por eso se encomienda en el centro de la cancha antes de cualquier silbatazo.

10. Manuel Neuer

Patrik Stollarz / AFP / Getty Images

El guardián de Alemania toca los dos postes antes del primer tiempo... y del segundo. Balón de Oro a la imaginación.

11. Christian Cueva

Jorge Guerrero / AFP / Getty Images

Esto suena a que su tía se lo mandó por WhatsApp, pero el caso es que el mediapunta peruano se estuvo poniendo billetes de diez dólares entre las medias. Desafortunadamente, Perú no pasó de primera ronda y para acabarla de amolar, Christian falló un penal contra Dinamarca.

12. Romelu Lukaku

Jewel Samad / AFP / Getty Images

Nació y creció en Amberes, donde su familia de origen congoleño era sumamente pobre. Romelu encontró refugio en la espiritualidad y un día se prometió que no iba a dejar que su mamá viviera así. Hoy es el mejor goleador en la historia de Bélgica y sigue teniendo mucha fe. No lleva símbolos religiosos, pero reza de 10 a 15 veces al día, varias de ellas en el vestidor y en la cancha, casi siempre en silencio.

13. Antoine Griezmann

Kevin C. Cox / Getty Images

El principito va por la vida metiendo goles... y portando calzones de Bob Esponja, su amuleto de la suerte. Además, siempre se pone la camiseta de manga larga para encomendarse a su ídolo, David Beckham, quien también llevaba el número 7.

14. Suecia

Giuseppe Cacace / AFP / Getty Images

No es que Suecia tenga un amuleto o un ritual, sino que se zafó de su gran gafe: Ibrahimovic. La realidad es que Zlatan fue (es) un jugadorazo, pero nunca pudo conducir a su selección más allá de los octavos de final. Sin él, Suecia ha dado un recital de trabajo de equipo y pase lo que pase, habrá quedado entre los primeros ocho de la competencia.

15. Dele Alli

Juan Mabromata / AFP / Getty Images

El joven Bamidele lleva once años jugando con las mismas espinilleras. Si Inglaterra queda campeona, es probable que se retire con ellas. Y que se las herede a sus hijos. Y a sus nietos. Y a sus bisnietos. Y...

16. Thibaut Courtois

Yuri Cortez / AFP / Getty Images

El portero de Bélgica se toca la barbilla cuando la cámara lo capta durante la ceremonia del himno nacional. Parece que los porteros de Rusia 2018 no se rompen la cabeza con sus manías.

¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

Newsletter signup form