Updated on 16 de enero de 2019. Posted on 11 de enero de 2019

    20 Historias de hombres heterosexuales que experimentaron con otros hombres

    Historias de verdad de hombres "medio" heterosexuales

    Hace poco le pedimos a hombres heterosexuales de la Comunidad BuzzFeed que nos contaran sus experiencias sexuales con otros hombres. Esto es lo que nos respondieron:

    Advertencia: algunas de estas historias son gráficas y NSFW.

    Mheim3011 / Getty Images

    1. Este trío espontáneo:

    "Una vez, un tipo inesperadamente me dio su teléfono en un restaurante. Unas semanas más tarde, estaba aburrido y caliente (y un poco drogado) así que lo llamé. Me invitó a su casa a ver pornografía con él y con su roomie. Un rato después estábamos haciendo un trío en la cama. Ahora estoy felizmente casado con una mujer, pero me alegra haber hecho eso en ese momento. Fue divertido y me hizo sentir bien".

    "¡No hace falta ser gay para disfrutar de un pito en algún momento de tu vida!".

    —32/Hombre/Heterosexual

    2. Este momento pasajero de experimentación:

    "Estaba en un momento complicado después de terminar horriblemente con una novia de mucho tiempo. Tenía como 24 años. La verdad es que no sé cómo ni por qué empecé, pero empecé a ver porno gay y a masturbarme con él. El caso es que, dejando a un lado el porno, los hombres no atraen para nada. Jamás me había fijado ni le había puesto atención a un hombre en la vida real, pero por supuesto que puedo fantasear con eso cuando veo porno gay".

    "Después de pasar unos meses masturbándome con porno gay regularmente, decidí buscar una ocasión para experimentar y me encontré con un tipo en el estacionamiento de una tienda por mi casa. Dimos una vuelta rápida en el coche, hablamos unos minutos y empecé a arrepentirme, así que me llevó otra vez a mi coche. Nos estacionamos a lado de mi coche e hizo un último intento y me preguntó si quería intentar tocarle el pene, y dije que sí. Se lo sacó y empecé a masturbarlo con la mano, lo que duró alrededor de un minuto hasta que simplemente me animé y comencé a chupárselo. Se lo chupé durante unos minutos en su coche y luego decidimos que me iría en mi choche y lo seguiría hasta su casa, que estaba a unos minutos de allí. Llegamos a su casa y seguí chupándole el pene en el sillón, me quitó el short y tocó el mío mientras yo se lo chupaba".

    "Después de unos minutos, quiso cambiar y chupármelo a mí. Ahí fue cuando realmente comencé a darme cuenta de lo que estaba haciendo. Él tenía muchas ganas de chupármelo, pero yo no estaba nada duro y nada de lo que él hacía lograba que lo estuviera. En ese punto, simplemente ya no me interesaba. Le dije que lo sentía pero que tenía que irme, y me fui rápidamente. Me sentí mal por haber abandonado así a aquel tipo. Se veía bastante agradable, pero tuve mi momento de experimentación y me di cuenta de que no era lo mío".

    —39/Hombre/Heterosexual

    Seanzerothree / Getty Images

    3. Esta oportunidad para salir con un tipo increíble, porque... ¿por qué no?:

    "Conocí al amigo de un amigo que por alguna razón le gustaba. En ese momento yo estaba soltero y tenía 23 años y egoístamente pensé: 'Bueno, alguien piensa que eres divertido y atractivo. No dudarías en hacerlo con Chris Hemsworth, ¿por qué no intentarlo?'. Era un tipo increíble, teníamos mucho en común y disfrutábamos de nuestra compañía, y salimos casualmente durante uno o dos meses".

    "Coquetear con él era divertido pero, cuando se trataba de tener sexo de verdad (yo arriba y él abajo), era algo que no me atraía en lo absoluto, a diferencia de hacerlo con una mujer. Me distancié sin terminar oficialmente y nunca volví a saber de él".

    —26/Hombre/Heterosexual

    4. Estos besos exhibicionistas:

    "Estaba en la típica fiesta en segundo de secundaria y Matt, mi mejor amigo, y yo estábamos tratando de lograr que unas chavas se besaran. Nos dijeron que si queríamos que lo hicieran, primero teníamos que hacerlo nosotros. Así que, como éramos muy buenos amigos, comenzamos a besarnos. Hubo más chavas que se pusieron a ver y la verdad es que se estaban excitando bastante, así que empezamos a esforzarnos aún más porque sabíamos que si lo dábamos todo, conseguiríamos algo mejor después. ¡La recompensa valió la pena completamente!"

    "Aún somos grandes amigos y yo sigo siendo heterosexual, pero él es bisexual (no estoy seguro de si es algo de lo que se dio cuenta después de esto y no se lo quiero preguntar). Hoy en día solo nos reímos y lo recordamos como una historia interesante".

    —20/Hombre/Heterosexual

    Georgerudy / Getty Images

    5. Esta cita para tomar whisky:

    "La primera vez que me acosté con un tipo fue hace algunos años con un chavo que conocí en Whisper. Ya tenía curiosidad desde antes de que pasara esto. Él se identifica como gay. Tomamos un poco de whisky y una cosa llevó a la otra y terminamos chupándonos el pito y besándonos un rato".

    —26/Hombre/Se identifica como heterosexual

    6. Esta masturbación entre mejores amigos:

    "En ese entonces me consideraba completamente heterosexual. Estaba con mi mejor amigo desde cuarto de primaria, que es gay. Teníamos unos 19 años más o menos. En dos ocasiones pusimos porno, empezamos a masturbarnos y luego nos masturbamos (excelentemente) el uno al otro. Lo disfruté muchísimo hasta que se vino, me espanté y sentí asco al ver el semen de otro tipo. Jamás volví ni siquiera a pensar en meterme con otro tipo durante años, y estoy felizmente casado con una mujer. Pero a medida que crecí y me deshice de un poco de mi bagaje cultural, me permití sentirme atraído a los hombres y sin duda saldría/me acostaría con el tipo adecuado".

    "Fue una experiencia muy positiva; aprendí mucho sobre mí mismo y sobre temas LGBT, y el tipo sigue siendo mi mejor amigo".

    —32/Hombre cis/Algo entre heterosexual y queer

    Sanyasm / Getty Images

    7. Estos encuentros sexuales anónimos:

    "Había sentido curiosidad por mis preferencias sexuales durante un tiempo, pero era parte de una fraternidad y no había manera de que fuera a hacerlo por temor a que alguien lo descubriera. Así que cuando hice mi maestría en otro estado, me pareció el momento perfecto. Descargué Grindr y tuve bastantes encuentros sexuales. Acabé por darme cuenta de que tenía todos estos encuentros anónimos por atracción física y sobre todo por aburrimiento. Tener sexo con chavos es mucho más fácil que con chavas. Ahora me considero heterosexual y busco a la mujer correcta, y si estoy aburrido me acuesto con algún tipo de vez en cuando".

    —25/Hombre/Un poco heterosexual

    8. Estas aventuras de masturbación:

    "Cuando iba en la secundaria, un amigo y yo 'experimentábamos' cuando uno dormía en la casa del otro. Nunca llegamos demasiado lejos, generalmente nos masturbábamos juntos y de vez en cuando el uno al otro. Él fue el que empezó: todo empezó como un juego de 'Verdad o castigo'. Al principio estaba indeciso pero acabé haciéndolo. Fue divertido pero no es algo que seguiría haciendo.

    —19/Hombre/Heterosexual

    9. Esta primera vez que no tuvo éxito:

    "Tenía 18 años y acababa de perder mi virginidad con una chava. Siempre me había preguntado si era gay, así que empecé a buscar de los dos sexos en Tinder. Hice match con un tipo de 22 años y acabamos acostándonos en el bosque cerca de su casa. La verdad es que era muy raro y no me sentí para nada cómodo con el tema. Me he metido y tenido sexo con otros tipos desde entonces, pero siempre durante períodos de mucha soledad. No estoy seguro de que sea gay, pero probablemente no sea del todo heterosexual. En retrospectiva, no me arrepiento de todos los encuentros sexuales que he tenido con hombres, pero el primero siempre me ha hecho sentir un poco asqueado conmigo mismo".

    —20/Hombre/Probablemente heterosexual

    Antonioguillem / Getty Images

    10. Esta fiesta de fraternidad con un final feliz:

    "Durante mi segundo semestre en la universidad, terminé yéndome de los dormitorios y mudándome al departamento de un amigo de una fraternidad a la que iba. Me daba la impresión de que le gustaba, pero nunca le di importancia. Todos estaban bastante seguros de que era gay, pero nada de eso importaba. A mí me conocían todos por andar acostándome con quien fuera y estaba en una relación complicada, pero nunca me había considerado gay".

    "Una noche hicimos una pequeña fiesta en nuestro departamento. Hubo gente entrando y saliendo durante toda la noche. Las cosas se descontrolaron y acabé súper borracho. Todos acabamos igual.

    "Todos se fueron y yo me fui a mi cuarto a descansar. Mi roomie entró tropezando en mi cuarto y se cayó encima de mi cama. Yo seguí acostado y no le di importancia. Comenzó a tocarme e inmediatamente me di cuenta de adónde iba esto. Me dijo que me relajara, y de todas formas yo estaba bastante excitado. Terminó mamándomela y fue absolutamente espectacular. Acabamos haciendo cosas durante el resto del tiempo que viví con él. Al final yo también se lo hice, pero nunca hicimos nada más que oral o masturbación".

    "En retrospectiva, no me arrepiento de nada. No creo que aquello haya definido mi sexualidad, porque aún me identifico como heterosexual. Fue una buena experiencia y no cambiaría nada".

    —26/Hombre/Heterosexual

    11. Este encuentro después de que un amigo se declarara bisexual:

    "Cuando tenía 13 años, uno de mis mejores amigos me dijo que era bisexual. Esa noche, en su casa, estábamos viendo una película y comenzó a jugar con los pies en mi entrepierna, y terminó desabrochándome el pantalón. Me preguntó si podía mamármela y le dije 'claro'. Lo hizo, pero yo no se la pude mamar porque en ese momento me resultaba muy raro. Esa fue mi primera experiencia sexual en general, por no hablar de experiencias más serias entre hombres. No tuve sexo con una mujer hasta los 18, cinco años después de esa experiencia gay".

    —20/Hombre/Heterosexual

    Antonioguillem / Getty Images

    12. Este ~viaje~ a casa:

    "Uno de mis mejores amigos de la secundaria es gay. Una vez lo llevé a su casa y bromeó: 'Te daría una mamada pero mis chichis están en el taller'. Yo tenía 18 años y solo escuchar la palabra 'chichis' fue suficiente para que se me pusiera duro. Así que me desabroché los pantalones y me saqué la verga, medio en broma y medio en serio. Empezó a chupármela y yo seguí manejando hasta que estuvimos cerca de su casa. Me dijo que me estacionara y me vine en su boca, y luego me dijo que me iba a comer las nalgas. Bajó del coche, caminó hasta el lado del conductor y abrió mi puerta. Yo salí y me apoyé sobre el coche y me chupó las nalgas durante un largo rato. Esto fue en una carretera 'cul-de-sac' (que significa 'culo de botella'... le encantan los juegos de palabras así que tal vez era parte de su plan). En fin, fue increíble. Me sentí tan bien que me temblaban las piernas. Como que volví a venirme pero no quedaba mucho, y dijo: '¿No tienes más para mí?'. Me excitó mucho que alguien deseara tanto mi semen".

    "Lo llevé hasta su casa y me quedé despierto toda la noche un poco asqueado, pero... ¿al mismo tiempo no? También me avergüenza admitir que me preocupé por el SIDA. Me ponía muy nervioso verlo en la escuela. Pero me dijo que no recordaba nada porque estaba borracho. Aunque no estaba tan borracho. No ha vuelto a pasar nada parecido desde entonces".

    "Seguimos siendo amigos; el próximo año será uno de los padrinos de mi boda. Ninguna chava se ha ofrecido jamás a chuparme las nalgas. He conocido a algunos de sus novios y me pregunto si mi pito es más grande que el de ellos. Todo esto me hace sonar bastante gay pero en realidad no lo soy".

    —26/Hombre/Heterosexual

    13. Esta vieja amistad con derechos:

    "Eramos amigos y nos conocíamos desde primero de primaria. En esa época teníamos 10 u 11 años, nos vestíamos enfrente del otro y empezábamos a comparar partes del cuerpo. Las comparaciones entre las partes de nuestros cuerpos fueron evolucionando y, al llegar a la adolescencia, empezamos a tocarnos, experimentamos masturbándonos, mamándonos entre sí y terminamos yendo hasta el final. Fuimos la primera vez del otro para todo, sexualmente hablando, y todo empezó por simple curiosidad por descubrir qué nos hacía sentir bien sexualmente".

    "Mi amigo y yo seguimos todavía siendo amigos. Mientras experimentábamos, hablábamos acerca de lo que estábamos haciendo y decíamos que a ambos nos gustaban las mujeres y que no nos sentíamos gay, pero no entendíamos por qué siempre hacíamos cosas homosexuales juntos. Fue el único chavo con el que tuve sexo y, hasta donde sé, yo fui el único chavo con el que él tuvo sexo. Las cosas sexuales que hacíamos juntos terminaron al poco tiempo de terminar la secundaria, y no lo hemos mencionado desde entonces".

    —25/Hombre/Heterosexual

    14. Este 'blow job' increíble que te hace preguntarte si de verdad eres heterosexual:

    "Mis amigos y yo salimos a un bar el miércoles pasado y pueeeeede que tomáramos mucho. Una cosa llevó a la otra y empezamos a hablar sobre hace cuánto no teníamos sexo. Bromeamos acerca de mamárnoslas y resultó que uno de mis amigos era gay. Se acercó y susurró que me la iba a mamar como nadie en la vida. Como yo estaba tan borracho nos fuimos juntos al baño. Debo decir que me la mamó muy bien".

    "Creía que era heterosexual. Ahora no estoy tan seguro".

    —21/Hombre/Ya no sé qué pensar

    Melaniemaya / Getty Images

    15. Este encuentro sexual impulsivo:

    "Fue un encuentro sexual random con un tipo que conocí en la ciudad. Fue puramente por diversión y por tener una experiencia diferente. La verdad es que ya no pienso mucho en eso".

    "Me tomó un tiempo contárselo a alguien pero ahora soy bastante abierto y estoy bastante cómodo con mi sexualidad".

    —25/Hombre/Casado/Heterosexual

    16. Esta efectiva estrategia para aliviar el estrés:

    "En mi caso, sucede casualmente cuando estoy estresado. Paso la mayor parte de mi vida sin siquiera considerar tener sexo gay, y luego atravieso alguna clase de estrés, generalmente relacionada con el trabajo. De repente, estoy literalmente viéndome con tipos que buscan sexo y estoy casi en piloto automático gay. Por lo general, después me siento menos estresado, pero también me siento culpable".

    —32/Hombre/Heterosexual

    17. Esta visita a un spa gay:

    "Nunca he sentido atracción por los hombres, pero durante mucho tiempo sentí curiosidad por cómo sería jugar con la verga de otro. Acabé yendo a un spa gay y chupándosela a un desconocido a través de un 'glory hole'.

    "Creo que mis recuerdos más intensos son sentirme sorprendido por lo tibia que estaba su verga y con cuánta intensidad podía sentir su pulso a través de ella. También pasaron por mi cabeza distintas versiones de 'No puedo creer que estoy haciendo esto' durante la mayor parte del tiempo, pero eso solo lo hizo mejor, por alguna razón extraña".

    "Básicamente fue una experiencia divertida. No me enseñó nada acerca de mi sexualidad que no supiera, pero sin duda calmó mi curiosidad".

    —27/Hombre/Heterosexual

    Jasam_io / Getty Images

    18. Este reto en una fiesta que se transformó en sexo oral:

    "La mayoría de las veces me acuesto con mujeres. Soy heterosexual y orgulloso de serlo, pero también un poco curioso...Aunque en definitiva, ¿no todos somos así?".

    "Pasó hace dos años, en el cliché de una fiesta en una fraternidad. Medio borracho, medio sobrio, completamente excitado. Conocía al tipo desde segundo año de secundaria y en ese momento no le di mucha importancia al asunto. Fue un besito y nos tocamos un poco, solo éramos chavos divirtiéndose y entreteniéndonos porque nos aburríamos. Mi (ahora ex) novia me había dejado y solo quedaban él y unos amigos. No era mi primera fiesta, pero sentí como si lo fuera. Pasé la mayor parte de la noche comiendo dulces de una mesa y tomando una extraña mezcla de tres licores diferentes. Nos conocíamos bien, estábamos acostumbrados el uno al otro y queríamos terminar con nuestro aburrimiento, así que bailar juntos no nos resultaba raro. Un grupo de chavas dijo que nos veíamos sexys juntos, así que nos besamos. Eso terminó afectándome más de lo que creí. Antes de darme cuenta, nos estábamos chupando el pito en el cuarto de mi amigo. Me arrepiento de haber dejado el cuarto super desordenado pero no del sexo".

    "Nunca me arrepiento del sexo. Después de todo, hizo que me viniera, ¿o no?".

    —22/Hombre/Heterosexual

    19. Este encuentro desnudo después de bañarse que llevó a otras cosas:

    "Mi mejor amigo vivió conmigo un tiempo cuando teníamos 14 años. Compartíamos un cuarto, y un día salió del baño y caminó por el cuarto completamente desnudo y no se veía incómodo. Más tarde, esa noche, yo hice lo mismo después de bañarme. Ambos teníamos muy buen cuerpo para tener 14 años, pues los dos competíamos en natación. En ese momento me di cuenta realmente de que me atraían los hombres. Esa noche coqueteamos un poco y nos besamos y acabamos haciendo más cosas. Desde entonces me he acostado con algunos tipos —incluso amigos— entre relaciones, pero solo por sexo".

    —20/Hombre

    20. Y esta serenata súper sexy que llevó a varios encuentros sexuales:

    "Hace cuatro años, mi mejor amigo y yo estábamos jugando Borderlands en mi casa. No tenía mucho tiempo que había leído sobre el logro (del juego) llamado 'Me gustas' (I've got a CRUSH on you) en internet y pensé que sería bastante fácil de conseguir. Cuando le pedí que me ayudara, se puso super rojo. Después de bromear con él, le pregunté si había algún problema. No solo me contó que era gay, sino que también confesó que yo le gustaba. Me sorprendió un poco, pero le dije: '¡Wow! Primero: debí de haberme dado cuenta, ya que te sabes todo el musical Wicked de memoria. Segundo: de veras tienes mal gusto para los hombres'".

    "Me empujó contra el piso y se sentó sobre mí jugando, diciendo 'Aunque esas dos cosas son verdad, recuerda que sigo siendo el mismo; aún puedo ganarte en cualquier juego'. Nos reímos, hasta que me di cuenta de que nuestros penes estaban tocándose a través de nuestros shorts. Tuve una erección, él tuvo una erección, y los dos nos sentimos muy avergonzados. Respiró profundamente, se acercó y comenzó a cantar una canción que ahora conozco como 'Dead Girl Walking'. Cuando intenté escapar, se acercó y me besó".

    "Después del beso, y cuando llegó a una parte en particular de la canción que decía: 'He decidido que debo montarte hasta romperte', me di cuenta de lo sexual que podía llegar a ser la situación. Me senté, me di cuenta de que podía ser divertido y dije: 'Pues ya qué' y empezamos. Solo digamos que lo que cantó, lo había cantado en serio. Coqueteamos un poco de vez en cuando hasta que nos graduamos y luego cada quien siguió su camino. A veces desearía poder hacerlo de nuevo. Honestamente era mejor en la cama que mi novia de ahorita, en todos los sentidos".

    —19/Heteroflexible

    ¡Por la experimentación/heteroflexibilidad!

    Peopleimages / Getty Images

    Respuestas editadas por motivos de longitud y claridad.

    ¿Quieres aparecer en otros posts similares de BuzzFeed? ¡Sigue a la Comunidad BuzzFeed en Facebook y Twitter!

    Este post fue traducido del inglés.