Posted on 1 de marzo de 2016

    9 Personas hablan sobre sus experiencias al salir del clóset

    Hombres y mujeres nos contaron sus historias y compartieron sus consejos.

    1. Daniel

    Cortesía de Daniel

    Historia:

    “Mucho tiempo tuve claro que sentía atracción hacia los hombres. Viví una especie de doble vida porque eso me mantenía en paz: tenía novia, pero tenía sexo con hombres. Pensaba que no me podía enamorar de uno hasta que pasó.”

    Lo más difícil:

    “A mis papás les costó comprender por qué había tenido novias, a lo que respondí que realmente había estado enamorado de ellas. Aunque aún hay varios prejuicios en su cabeza cada vez es más natural para ellos.”

    Tiempo, espacio y respeto mutuo es lo único que puedo recomendar.

    2. Chou

    Cortesía de Chou

    Historia:

    “Me fui de pinta para tener un día romántico con mi novia. Esa noche llegué a mi casa con el corazón a punto de explotar. Estaba harta de decirles mentiras a mis papás. Me estaban esperando despiertos, sabían que algo estaba pasando. Empecé a llorar y les dije: ‘Hola. Me gustan las niñas.’ Ahora me da risa, pero en ese momento estaba a punto de vomitar de la angustia. Pasó todo lo que me imaginé: ‘suerte con tu vida’, ‘nada más no tengas hijos, ellos no tienen por qué sufrir esto’, ‘olvídate de nosotros para siempre’. Bajé las escaleras de la casa totalmente arrepentida de haberles dicho. De pronto, alguien me abrazó. Era Elvi, la mujer oaxaqueña increíble que trabaja en casa de mis papás. Me dijo: ‘Yo te quiero como eres, te guste quien te guste.’”

    Lo más difícil:

    “Al día siguiente recibí una llamada de mis papás. Estaban llorando. Me pidieron perdón, me dijeron que me aman como soy y que eso nunca va a cambiar. Fueron a terapia un par de meses. Siempre los acompañé en el proceso y fui a algunas sesiones, a pesar de que estaba en contra de hacerlo. Al poco tiempo, me dijeron que querían conocer a mi novia. Fuimos a cenar los cuatro. Ese peso que sentía en los hombros desapareció. Mi novia se volvió parte de mi familia. Ahora mis papás quieren nietos.”


    Creo que lo que realmente importa en este proceso eres tú y tu sinceridad contigo mismo.

    3. Pato

    Cortesía de Pato

    Historia:

    “Hace diez años decidí vivir abiertamente gay. Salí del clóset con mis amigos y con mi familia, y a partir de ese día decidí que no volvería a esconderme, a pesar de lo que implicara. Cuestionar mi sexualidad me permitió cuestionarlo todo y construir nuevas certezas que son mías y de nadie más. Aceptarme como un hombre homosexual me puso en un punto incómodo. Me hizo cuestionar y reformular lo que me rodea. Desde mi cultura hasta mi educación. Desde el rechazo de otros hasta el rechazo hacia otros.”

    Lo más difícil:

    “Te sientes atraído por alguien de tu mismo sexo. No ayuda el hecho de que en la escuela te molesten por maricón y afeminado. Antes de salir del clóset con los demás, tienes que salir del clóset contigo mismo. Te das cuenta de que eres el mismo de siempre, que quieres lo mismo y que sigues soñando; simplemente lo harás con una persona de tu mismo sexo a tu lado.”

    Algunos piensan que lo difícil es salir del clóset y que el día que lo haces es como si te graduaras de alguna licenciatura. Pero la realidad es muy diferente.

    4. Carolina

    Fabioderby / Getty Images

    Historia:

    “Lo más largo del proceso fue salir del clóset conmigo misma. Gran parte se la debo al Internet. A los 18 años me clavé en LiveJournal. Entonces era una página mucho más activa que te permitía unirte a comunidades de lo que fuera, conectar con personas y compartir cosas. Así pude explorar miles de temas. Al mismo tiempo, vi Queer as Folk. El primer paso fue pensar ‘chance no soy straight, pero no sé qué soy’ porque había tenido novios y a uno de ellos lo había amado con locura. Quité el "intereses: hombres" en Facebook. Lo eliminé de mi perfil. Toda mi experiencia había sido con hombres, entonces no sabía si mi interés por las mujeres era real o no.”

    Lo más difícil:

    “Lo más difícil fue entender que lo que yo era, sí existía. Creo que uno de los más grandes retos para la comunidad bisexual es la invisibilización. Somos moda o somos gays que no se aceptan, pero la bisexualidad no es válida.”

    Lean a Robyn Ochs. Su página de Internet y diversos ensayos sobre bisexualidad son un recurso super útil para cualquier bebé bisexual confundido.

    5. Daniel

    Cortesía de Daniel / Via facebook.com

    Historia:

    “Nunca salí del clóset tal cuál. Todo fue accidental y lo asumí al momento.”

    Lo más difícil:

    “Una vez, mi hermano me cachó con mi ex casi a puntito de que fuera NSFW. Él estaba chavito. Después hablé con él y todo salió bien.”

    Se como quieras ser y contesta las preguntas que te hacen con normalidad. El punto es no esconderse.

    6. Fer

    Cortesía de Fer

    Historia:

    "Fue una exploración inocente. Mi novia me dijo: 'Como que te falta meterme mano. ¿No serás gay?' Y yo solo quería contestar: 'Pero si tu pelo está bien padre.' Pero en realidad dije algo así como: ¿Tú crees?"

    Lo más difícil:

    "El primer chico que besé era de un club de fans de la Oreja de Van Gogh, jajajaja. Tuve novios sin esconderlos, ni esconderme. Los metía a la casa y los presentaba como tal. Nunca les pregunté a mis papás si querían un hijo gay."

    No hay nada de malo en ser gay. No hay motivo para agachar la cara, ser gay no significa ser pendejo.

    7. Estefanía

    Cortesía de Estefanía

    Historia:

    “Tenía un novio ultra formal con el que llevaba cuatro años. En mi escuela 'no existían los gays', entonces entré a clases de arte en las tardes y ahí conocí a mis primeros amigos y amigas gay. Una noche me senté junto a una mujer en un bar por la que sentí una atracción muy fuerte. Cuando me di cuenta que escuchaba sus mensajes de voz hasta que se me acabara la pila del celular supe que tenía que hablar con mi novio”.

    Lo más difícil:

    “Mi mamá me preguntó si era lesbiana y le dije que sí. Luego quiso saber si había tenido sexo con una mujer y si me había gustado mucho. Casi vomito, pero contesté que sí de nuevo. Me dijo que le daba mucho gusto y que quería que sus hijos tuvieran una vida sexual plena #vomitoenproyectil. Al día siguiente me regaló una revista de Angelina Jolie”.

    Si estás seguro de que eres gay, no le digas a tu familia/amigos que estás confundido para suavizar la noticia. Los vas a dejar confundidos y preocupados. Muéstrate seguro y explícales que su apoyo es importante para ti.

    8. Luis

    Foto por Daniel Patlán / Via Cortesía de Luis

    Historia:

    “Más de una vez me puse una fecha para decirles a mis papás y acababa postergándolo por cualquier razón. ‘Es que no quiero decirles mientras viva con ellos, es que no quiero que nos peleemos en mi cumpleaños, es que ya va a ser Navidad, es que, es que, es que...’ La idea de decirles hacía que me presionara y me imaginara los peores escenarios posibles. Vivía en un estrés constante.”

    Lo más difícil:

    “Cuando me sentí (casi) listo, les dije y resultó mucho mejor que en todos los escenarios imaginados. Ya sabían, sólo estaban esperando a que yo les dijera y lo aceptaron muy bien. Fue un gran alivio. Me di cuenta de que perdí mucho tiempo dándole vueltas al asunto y a la mera hora, no fue tan feo como lo imaginaba.”

    Hazlo cuando te sientas seguro y a tu tiempo. No te desgastes sobrepensando todo lo que podría pasar.

    9. Daniela

    Cortesía de Daniela

    Historia:

    “Salí del clóset hasta que me clavé con una chava y me dije a mí misma: ‘con esta sí se va armar’”.

    Lo más difícil:

    “Le avisé a mi mamá que estaba saliendo con alguien. Eran épocas decembrinas y le prometí que le contaría empezando el año. Yo me quería hacer tonta pero ella me confrontó. Le dije: ‘no sé si te va a gustar, pero es una chava’. Hizo drama ese día y juré no volver a contarle nada ni tocar el tema, pero su mejor amiga me buscó y quiso conocer a mi novia. Unos días después mi mamá me dijo que me quería como era, que lo importante era que estuviera contenta.”

    No pierdas el tiempo en intentar aceptar lo que te gusta. Entre más pronto lo hagas, mejor.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form