Así es como los grupos pro-vida intentan convencer a las mujeres de no abortar

    A través de rezos, información falsa, rosarios y muñecos que simulan ser fetos, grupos religiosos abordan a las mujeres afuera de algunas clínicas donde practican interrupciones legales de embarazos.

    A unos pasos de la clínica de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) Marie Stopes en la colonia Roma Sur, Martha Beatriz, de 58 años, oraba y cantaba melodías de dios. Era temprano por la mañana y estaba sola, con una carpeta llena de volantes bajo un brazo y frente a un altar improvisado que tenía tres muñecos de plástico que simulaban fetos de distintos tamaños, una rosa roja de fantasía, un rosario de cuentas rojas y negras, una cruz plateada, un cuadro de la virgen de Guadalupe y una bocina bluethoot.

    Si una mujer embarazada decide ir a una clínica de ILE a pedir informes o a practicarse un aborto en la Ciudad de México, tal vez, afuera se encuentre con un grupo de personas que, a través de rezos, cantos y un altar con muñecos, rosarios y veladoras intentarán convencerla de que tenga al bebé.

    Melissa Amezcua

    Se trata de la campaña 40 Días por la Vida que según una de sus voceras, surgió de la “frustración de esfuerzos humanos tratando de salvar vidas”. Este proyecto se anuncia en el Metro de la Ciudad de México y a través de redes sociales.

    40 Días por la Vida

    Martha, quien es jubilada, dijo que no tiene la simpatía para abordar a las mujeres que entran a lo que los grupos religiosos llaman “centros abortistas”. Pero confía que con sus oraciones pueda ayudar a “salvar” vidas y ha visto cómo otros compañeros de este grupo sí lo hacen.

    Usan el número 40 por ser un periodo bíblico “de transformación, oración y ayuno para pedir a dios su misericordia en comunidad”, según Lourdes Varela, la vocera de esta campaña, quien aseguró que no pertenecen a ningún grupo religioso.

    Melissa Amezcua

    Afuera de Marie Stopes Azcapotzalco

    Reparten un tríptico donde brindan un teléfono para "ayudarte a salir adelante con tu bebé" y añaden algunos datos falsos falsos sobre lo que significa realizarse aborto, como que hay riesgo de contraer cáncer de mama, ovarios, hígado y cervical, frigidez, llanto, suspiros, culpa y no se hace diferencia entre las consecuencias de un aborto legal o clandestino.

    Aunque desde hace 11 años, el aborto hasta las 12 semanas es legal en la Ciudad de México, estas personas están en contra de que se practique en cualquier etapa. Son voluntarios que realizan largas jornadas de oración afuera de 5 de las 9 sedes de Marie Stopes. Afirman que han “salvado” a 14,643 bebés y han cerrado 96 “centros de aborto” pero no queda claro si son cifras a nivel mundial.

    Al preguntarles cómo era que habían salvado a esta cantidad de bebés, su respuesta fue que “una mujer que tiene cita para abortar y al vernos, podría interactuar o no pero al final decide tener a su bebé en el último minuto y nos dan su testimonio” seguida de una recomendación de la película Unplanned, protagonizada por Abby Johnson, la fundadora de la conferencia anti-aborto Pro-Life Women en Estados Unidos.

    Johnson era una empleada pro-aborto de una clínica de Planned Parenthood, un proveedor de servicios de salud reproductiva en Estados Unidos, y ahora encabeza movimientos para convencer a mujeres de no abortar. Ella ha dicho que los conservadores usaban lenguaje, diseños e imágenes anticuadas, así que renovó su proyecto a un discurso que le habla a mujeres jóvenes, con lenguaje actualizado y apelando a un lenguaje similar al de la red social Pinterest y al feminismo mainstream que vende playeras en supermercados.

    Johnson es una referencia para las mujeres que se paran a rezar afuera de las clínicas en la Ciudad de México.

    "El 'abortuorio' que ella dirigía es hoy la oficina de 40 Días Por la Vida en College Station", añadió Lourdes.

    Si en Estados Unidos el movimiento religioso apela a las mujeres con un lenguaje actual, en México se vale de elementos católicos y, sutilmente, también comienzan a utilizar un lenguaje con palabras como "machista", "mujeres criminalizadas" o "vulnerables"

    El pasado 20 de octubre para su mitin, el Frente Nacional Por la Familia usó el mismo espacio público que días antes las feministas habían usado para exigir la despenalización nacional del aborto: El Monumento A la Madre, en el Paseo de la Reforma.

    El día de esa protesta, Rodrigo Cortés, dirigente de ese grupo conservador emitió frases que aluden a una supuesta defensa de los derechos de las mujeres como "el aborto promueve el machismo”, “estamos en contra de la criminalización de la mujer en situaciones vulnerables” o “nunca más queremos crímenes de estado contra los inocentes”. Al ritmo de canciones como "Viva la Vida", de Coldplay y pañuelos azules.

    CUARTOSCURO

    El símbolo usado por las feministas que buscan la legalización del aborto es el pañuelo verde amarrado al cuello, entonces el grupo contrario también se amarró pañuelos, sólo que de color azul cielo.

    "Nosotras no nos movilizamos en respuesta a ellos, ellos se movilizaron en respuesta a nosotros. Desde que nos movilizamos el 8 de agosto en el Monumento a la Madre ha habido amenazas de muerte, (dicen) que van a llevar explosivos, que es importante asesinar a las abortistas. Llegaron alrededor de 15 hombres portando un pañuelo azul, en una estrategia totalmente intimidatoria, pero fuimos mil 500 mujeres y no hicieron nada.", expresó Shahin Corona, dirigenta nacional del colectivo Rosas Rojas, que convocó a las marchas pro aborto y que ayer presentó una iniciativa de ley para reformar el Código Penal Federal y la Ley General de Salud para legalizar el aborto libre y seguro y despenalizarlo.

    Melissa Amezcua

    El presunto grupo de choque que llegó a la marcha el 8 de agosto portando pañuelos azules.

    Shahin agregó que para la marcha del 20 de octubre, los grupos conservadores "convocaron exactamente donde nosotros lo hicimos, también es una disputa del espacio público".

    El sábado pasado, mientras ocurría la marcha de la "ola celeste", grupos religiosos vendían rosarios en frascos azules a 30 pesos bajo la leyenda de “complemento espiritual” como si se tratara de un recipiente con vitaminas. Sin embargo, los elementos más populares de esta protesta que terminó en la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador, fueron los muñecos de plástico que simulaban ser los fetos.

    Melissa Amezcua

    El propio presidente electo fue abordado por una persona el 20 de agosto en un evento que realizó en Chihuahua, una mujer intentó darle el pañuelo azul, pero López Obrador optó por darle un beso y no aceptar el pedazo de tela.

    Teresa Herrera, directora de comunicación de Marie Stopes, por su parte, aseguró a Buzzfeed News México que la campaña de 40 Días por la Vida se ha realizado desde 2014, dos veces por año y que algunas personas abordan de forma agresiva a mujeres que ya tomaron la decisión de interrumpir su embarazo o a personal médico, por lo que han tenido que pedir apoyo a Derechos Humanos y a las autoridades correspondientes.

    "Cada quien tiene derecho y libertad para manifestarse respecto a lo que crean, siempre y cuando no afecten la integridad de las mujeres que nos visitan y de nuestro personal de salud. Comentan que es una manifestación pacífica pero no siempre es así, porque abordan a las mujeres antes de entrar con imágenes de fetos y eso es muy agresivo, les dicen que 'no lo mates, dalo en adopción'", expresó Teresa, quien añadió que al personal médico le recomiendan no portar su uniforme cuando saben que habrá este tipo de protestas religiosas.

    "Las mujeres que acuden con nosotros están realmente convencidas, desconocemos si han convencido a alguien", dijo.

    Martha Beatriz culpó a los empleados de Marie Stopes por haber llamado a la patrulla para intentar censurar su protesta; sin embargo, Teresa aseguró que fue un vecino de esa manzana, en la colonia Roma, quien lo hizo, cansado de los cantos de esta cuarentena que ocurre las 24 horas del día.



    Got a confidential tip? Submit it here