Así espiaron al EZLN los agentes del CISEN y del Departamento de Defensa de EU

    El ejército estadounidense fue informado desde los primeros instantes del levantamiento. En México, el CISEN investigó a sacerdotes vinculados con la rebelión.

    CARLOS OGAZ

    Zapatistas en 2018.

    El 1 de enero de 1994, el Departamento de Defensa de Estados Unidos recibió un reporte desde sus embajadas de México y Guatemala: "Las guerrillas han capturado cuatro pueblos en el sur de México y han llamado a un levantamiento indígena local generalizado. Las estimaciones iniciales del número de elementos de la guerrilla son de 200 a 500 hombres".

    Se trataba de la primera acción pública del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas, realizada en las primeras horas de ese año, justo cuando entraba en vigor el Tratado del Libre Comercio de América del Norte, uno de los mayores símbolos de la administración del presidente Carlos Salinas.

    Durante ese día, el gobierno estadounidense recibió un cable con algunos datos obtenidos en los primeros instantes de la rebelión indígena: "Fueron vistos varios hombres vestidos de negro, con uniformes lodosos y sucios y con pasamontañas protegiendo sus identidades".

    "Un reporte afirma que un 'centroamericano alto. esbelto, con ojos verdes' fue uno de los que estaban a cargo", dice el cable alojado en los archivos de seguridad nacional de la Universidad George Washington consultados por BuzzFeed News México.

    La conexión con Guatemala

    Pedro Valtierra

    Zapatistas en la comunidad de La Realidad en el año 2000.

    Aunque el personaje más visible del EZLN con ojos verdes es el subcomandante Marcos (a quien el gobierno mexicano identifica como un tampiqueño que fungió como profesor de la UAM Xochimilco), el cable de la Agencia de Inteligencia de la Defensa muestra sus sospechas iniciales de que el zapatismo tuviera conexiones con la guerrilla de los países vecinos del sur:

    "Ha ocurrido una toma de control de cuatro pueblos en el estado de Chiapas coordinada, bien planeada y ejecutada por un grupo entrenado de guerrilla, quizás liderado por centroamericanos".

    NSA / Universidad George Washington / Via nsarchive2.gwu.edu

    Medio año antes del alzamiento indígena, el 4 de junio de 1993, la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) reportó en un cable que el ejército mexicano se enfrentó con "indios tzetzales y guerrilleros guatemaltecos" en el municipio de Ocosingo. Ocho mexicanos y dos guatemaltecos fueron detenidos, según una nota de La Jornada que retomó la DIA.

    NSA / Universidad George Washington / Via nsarchive2.gwu.edu

    Tras estallar el conflicto, estas sospechas no cesaron. El 4 de enero de 1994, a tres días de iniciada la rebelión, el presidente Carlos Salinas conversó vía telefónica con su homólogo de Guatemala y le dijo que había signos de que la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca tenía nexos con el EZLN.

    Esta información está contenida en un cable de la DIA dirigido al Departamento de Defensa de Estados Unidos en la fecha mencionada.

    NSA / Universidad George Washington / Via nsarchive2.gwu.edu

    La DIA una importante agencia de espionaje del Pentágono que se dedica a obtener información en el extranjero y reportarla al Departamento de Defensa de Estados Unidos. Entre 1992 y 1995 emitió al menos 36 documentos de inteligencia sobre el EZLN que actualmente resguarda la Universidad George Washington.

    En estos se detallan algunas de las incursiones militares del ejército mexicano a Chiapas durante los días del conflicto y reiteran la hipótesis de la DIA sobre los nexos de los rebeldes guatemaltecos con los zapatistas.

    Tres días después de la llamada telefónica entre los presidentes de México y Guatemala, dos jefes militares de ambos países se reunieron en la 22 Zona Militar del país vecino ubicada en la comunidad de Playa Grande.

    De acuerdo con el cable de la DIA que informó a la Defensa sobre este hecho, a este encuentro acudieron Miguel Ángel Godínez Bravo, entonces jefe de la VII Región Militar de México) y el José Luis Quilo Ayuso, jefe del Estado Mayor del Ejército de Guatemala acompañado de otros comandantes.

    El reporte dice que se reunieron para "intercambiar información sobre sus respectivas insurgencias". Temían que el EZLN cruzara la frontera del sur para encontrar buscar refugio entre los grupos guerrilleros del norte de Guatemala.

    NSA / Universidad George Washington / Via nsarchive2.gwu.edu

    Los informes revelan que hubo distintos esfuerzos de cooperación entre los militares de México y de Guatemala para combatir al EZLN (como el adiestramiento de soldados de la Sedena con kaibiles para responder a la insurgencia zapatista). Sin embargo, no hay rastro en estos archivos de que hubiera una intervención real de los rebeldes guatemaltecos para apoyar a los zapatistas.

    De hecho, la DIA conservó su distancia con respecto a los reportes del ejército mexicano sobre la conexión guatemalteca. El 27 de enero del 94, la Defensa estadounidense recibió un informe en el que la DIA desestima el supuesto hallazgo del ejército mexicano de una señal de radio que probaría este nexo:

    "Un analista de la DIA señala que estos informes no tienen fundamento y deben verse dentro de un patrón general de intentos militares de exagerar la amenaza presentada por los zapatistas (...) Una buena parte de las afirmaciones de la (Secretaría de la) Defensa para justificar esa imagen han sido claramente incorrectas y esto podría ser una de ellas".

    NSA / Universidad George Washington / Via nsarchive2.gwu.edu

    Los archivos de los dos años previos a que los zapatistas declararan la guerra al gobierno mexicano corresponden a reportes sobre grupos subversivos en la región como el Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP); otro de los tópicos fue la vinculación de sacerdotes católicos con el EZLN. Ambos temas también fueron investigados por los espías mexicanos.

    Las investigaciones del CISEN

    Pedro Mera

    Integrante del EZLN en Tuxtla en 2001.

    En febrero de 2005, el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN) realizó un reporte sobre el extinción del PROCUP a mediados de 1996 y su transformación en una nueva guerrilla. La DIA, por su parte, sabía de la existencia de este grupo desde el 92 y reportó que la Sedena estaba "claramente preocupada por lo que parece ser el aumento de las actividades insurgentes en todo el país".

    En su documento de 2005, el CISEN dice que entre 1994 y 1966 el PROCUP "estaba preparando todo para el reinicio de hostilidades militares contra las fuerzas centrales del enemigo". Después de estos reportes, ni el CISEN ni la DIA volvieron a mencionar a esta organización rebelde.

    Para enero de 2007, el CISEN –un organismo que hasta hace unas semanas era dependiente de la Secretaría de Gobernación– elaboró otro reporte titulado "Sacerdote vinculados con la subversión".

    Aunque la inteligencia mexicana reconoce en ese archivo que no hay información suficiente para sostener que sacerdotes extranjeros participaran en ese momento en grupos armados de manera activa, sí reporta que en 1995 fueron denunciados tres clérigos ante el Instituto Nacional de Migración. "Realizaban reuniones con pobladores, en las que promovían la invasión de tierras y el robo de ganado para financiar al movimiento zapatista".

    Los sacerdotes Rodolfo Izal Elorz, Loren Laroye Riebe Star y Jorge Barón Gultein (originarios de España, Estados Unidos y Argentina, respectivamente) fueron expulsados del país. Pero los tres acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual determinó que "fueron privados arbitrariamente de su libertad y expulsados en forma sumaria de dicho país, sin derecho a la garantía de audiencia y en violación de su derecho de circulación y de residencia".

    En enero de 2008, el CISEN realizó otro reporte en el que aseguró que el proyecto comunitario autogestivo del EZLN no estaba siendo exitoso "debido a la falta de recursos, a la incapacidad de generarlos, así como por la malversación en que incurren algunos dirigentes zapatistas".

    El organismo de inteligencia sostuvo que los zapatistas tenían intenciones de capitalizar la inconformidad generada tras las apretadas elecciones de 2006, en las que Felipe Calderón ganó la Presidencia con menos del 1 por ciento de diferencia. Este reporte, por cierto, fue integrado durante su gobierno.

    CISEN

    Este y otros documentos fueron desclasificados por el CISEN. Aunque los enlaces fueron borrados de su página, BuzzFeed News México conserva una copia.

    Este 1 de enero, el EZLN conmemoró 25 años de su alzamiento armado y lo hizo enfrentando al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Los zapatistas dijeron que se opondrán a proyectos emblemáticos de esta administración como el tren maya. Su posicionamiento fue crítico con el nuevo presidente de México:

    "Nos quieren mentir, nos quieren engañar, empezando por que hay pueblo que cree eso que se dice la virgen morena. Es un loco el que dice eso, no sabe pensar, no piensa por el pueblo. Nosotros, compañeros, estamos trabajando con nuestra experiencia, con nuestro trabajo, y con nuestro esfuerzo y lo vamos a seguir haciendo", dijo el subcomandante Moisés.

    Pese a que López Obrador respondió que no se confrontará con el EZLN, el 2019 inició con una nueva grieta entre los rebeldes y el gobierno mexicano.

    Contact Maurizio Montes de Oca at maurizio.mdo@buzzfeed.com.

    Got a confidential tip? Submit it here