12 Celebridades que se negaron a acortar, cambiar o anglicanizar sus nombres por Hollywood

    Qué obsesión con los nombres

    Hollywood tiene una larga historia de presionar (y a veces directamente forzar) a los artistas a adoptar un nombre artístico porque su nombre original no es considerado lo suficientemente atractivo o fácil de pronunciar. Sin embargo, en los últimos años actores y cantantes han luchado contra esta expectativa.

    Estas son las celebridades que se negaron a cambiar sus nombres por Hollywood:

    Le dijo a Refinery29 Australia: "Estoy orgullosa de mi nombre de 20 letras. Es bastante genial... No planeo cambiármelo nunca y simplemente quiero que las personas respeten mi decisión y se esfuercen para decirlo bien".

    1. Al comienzo de su carrera, Harrison Ford firmó un contrato con un estudio que quería cambiar su nombre porque les parecía que Harrison Ford era un "nombre pretencioso para un muchacho". Él sugirió el nombre Kurt Affair, a sabiendas, básicamente, de que lo rechazarían.

    En Live with Kelly and Ryan, dijo: "Yo no estaba de acuerdo con ellos. [Harrison Ford] me parecía un nombre pretencioso para un viejo".

    2. Cuando Zoe Saldaña actuó en su primera película, Center Stage, su mánager de ese entonces le aconsejó que se cambiara el nombre porque "es lo que hacen todos".

    Su mánager le dio ese consejo con base en su experiencia personal, porque ella misma se había cambiado el nombre en su adolescencia, cuando era cantante y bailarina de salón en los 60.

    Zoe le dijo a Entertainment Weekly: "Ella quería lo mejor para mí, pero yo estaba segura de que mi nombre me gustaba".

    3. Al comienzo de su carrera, el agente de Emilio Estevez le aconsejó que se cambiara el apellido a Sheen, el mismo que usaban su papá, Martin, y su hermano, Charlie. Sin embargo, Emilio siguió el consejo que le dio Martin y se negó.

    Martin le dijo a Closer Weekly: "La única influencia que tuve sobre Emilio fue que mantuviera su apellido. ... Gracias a dios, no se lo cambió".

    4. Aunque varios miembros de BTS usan nombres artísticos, Jimin eligió usar su nombre real en lugar del que Big Hit Entertainment le ofreció: Baby G.

    5. A su vez, a Jungkook le ofrecieron el nombre artístico Seagull. Habiéndose criado en una ciudad costera, la idea no le gustó mucho.

    Le dijo a Mnet’s Yaman TV: "Soy de Busan, y 'seagull' [en coreano] es 'gaviota' en inglés".

    6. Al comienzo de su carrera, la gente con la que Barbra Streisand trabajaba quería que usara el nombre "Barbara Sands". Ella rechazó la idea, pero decidió quitarle una "a" a su nombre para que fuera más único.

    En The Tonight Show Starring Jimmy Fallon, dijo: "Yo pensé: '¿Qué? No. Streisand es mi apellido. No quiero cambiarlo'".


    7. Cuando Michael Peña notó que otros actores obtenían papeles en comerciales tras cambiar sus nombres, sintió que era "como una cachetada". Habiendo lidiado con situaciones de racismo de niño, sintió que cambiarse el nombre sería como una especie de conformismo.

    Le dijo a GQ: "Mis padres cruzaron la frontera para darnos una vida mejor. Y no quise darle la espalda al hecho de que mi papá tenía dos trabajos a tiempo completo, mi mamá tenía dos trabajos a tiempo completo, todo para que mi hermano y yo pudiésemos ir a una escuela privada. Así que nunca lo consideré. Quizás hubiera sido más fácil. Quizás, al comienzo".

    8. Quvenzhané Wallis, la actriz de Annie (2014), nunca se cambiará el nombre porque, como dijo, nació con él.

    9. Saoirse Ronan consideró cambiarse el nombre cuando era niña, pero cuando creció decidió que nunca cambiaría "nada por nadie".

    Le dijo al Irish Independent: "Cuando era niña y nadie se llamaba Saoirse, pensé: 'Vaya, me gustaría tener un nombre normal', porque era una niña".

    10. En 1991, el nombre de Thandiwe Newton apareció mal escrito como "Thandie" en los créditos de Flirting. Lo dejó pasar y lo usó como nombre artístico hasta el 2021, cuando recuperó la escritura original.

    Le dijo a British Vogue: "Ese es mi nombre. Siempre ha sido mi nombre. Estoy recobrando lo que me pertenece".

    11. Raquel Welch, cuyo primer nombre es Jo, decidió usar su segundo nombre de niña porque era con el que se sentía más cómoda. Cuando creció y se convirtió en actriz, rechazó el pedido de Hollywood de cambiar su nombre a "Debbie".

    Le dijo a Associated Press: "Querían que lo cambiara y a mí no me gustaba en absoluto la idea. Realmente sentía que yo era Raquel".

    12. Y, por último, cuando Andy García comenzó su carrera en Hollywood, se encasillaba a los actores latinos en papeles estereotipados y sus oportunidades eran muy limitadas. Lo primero que le decían todos los agentes con los que se reunía era que se cambiara el nombre, pero él decidió no hacerlo porque "lo más importante de ser artista es tener una conexión muy personal con quién eres".

    Le dijo a HuffPost: "Siempre pensé que si me cambiaba el nombre perdería de cierta forma la esencia de cómo personalizar la obra, mi punto de vista. Y, en cierta forma, sería una traición, una traición a mi yo interno".

    Este post fue traducido del inglés.