9 Plantas que puedes tener en tu casa aunque mates todo lo que tocas

    La atención, agua y luz que necesitan son mínimas.

    1. La Sansevieria, o Lengua de Suegra, puede sobrevivir durante semanas sin agua y no necesita luz solar directa, lo que la hace la planta perfecta si nunca te acuerdas de regar.

    Karimpard / Getty Images

    Hay más de 70 especies de sansevierias, pero las más comunes son la Sansevieria trifasciata (en la foto) y la S. zeylanica. Seguro las has visto por ahí.

    Cómo cuidarlas: Espera a que la tierra esté seca por completo antes de regar, y no te estreses por encontrar una ventana con mucho sol: no necesitan tanta luz para estar perfectas.

    2. La Malamadre (también conocida como Araña o Lazo de Amor) puede sobrevivir con distintos grados de luz (aunque sí prefiere la luz solar directa) y crece en la mayoría de las condiciones: entonces, básicamente puedes lograr que sobreviva, te lo prometemos.

    talllie / Instagram: @talllie

    Estas son perfectas para los padres primerizos de plantas. Toleran distintos tipos de luz y no necesitan un régimen de riego súper estricto.

    Cómo cuidarlas: Para conseguir mejores resultados, es ideal colocarlas donde les dé la luz directamente (aunque también sobreviven con luz parcial). En verano, riégalas regularmente pero reduce el riego en invierno para que no estén expuestas a corrientes de frío (así que no las pongas justo delante del aire acondicionado.) Visita esta página para más información sobre los cuidados.

    3. Los Potus, o Potos, son difíciles de matar porque les gusta la tierra seca, así que pueden tolerar que no las riegues seguido.

    Mykeyruna / Getty Images

    Son perfectos para macetas colgantes, y no es necesario podarlas... aunque crecerán, y crecerán... y crecerán...

    Cómo cuidarlos: Riégalas de vez en cuando, solo cuando las hojas se vean caídas o la tierra se hay secado demasiado. Si la tierra queda húmeda entre riego y riego, las raíces se pudren. Si las hojas tienen continuamente un aspecto triste después del riego, es probable que haya que trasplantarlo porque las raíces son demasiado grandes para su hogar actual.

    4. El Aloe Vera tiene propiedades medicinales buenísimas y es súper fácil de cuidar si conoces las técnicas adecuadas:

    citygirlfarmlife / Instagram: @citygirlfarmlife

    A diferencias de las plantas anteriores, el aloe vera necesita las condiciones correctas para estar bien. La buena noticia es que, si conoces algunas cosas básicas sobre la planta, cuidarla es sorprendentemente fácil.


    Cómo cuidarla:
    Al plantar el aloe vera, elige una mezcla para plantar un cactus. Las plantas de aloe vera necesitan mucha luz, por lo que debes asegurarte de que estén cerca de una ventana a la que le de mucho el sol. No les va tan bien con agua estancada, por lo que es esencial que la maceta drene el agua. Al regar, procura no inundarla, dejando que drene, y espera a que la tierra esté totalmente seca antes de regar nuevamente.

    5. Las plantas ZZ (zamioculcas zamiifolia) son básicamente indestructibles, ya que pueden sobrevivir en una variedad de hábitats. Si de verdad no puedes mantener nada con vida, esta es la planta perfecta para ti.

    Dugwy / Getty Images

    Estas hermosas plantas tienen un brillo medio ceroso, por lo que tienen un aspecto estupendo pero no requieren demasiada atención.

    Cómo cuidarlas: Coloca la planta en un lugar en el que no le dé el sol directamente. Son perfectas para la oficina o para habitaciones sin ventanas. Están mejor cuando se les deja tranquilas, así que si las hojas se empiezan a poner amarillas, seguramente la estés regando de más. Riégala solo cuando la tierra esté seca por completo.

    6. Los Filodendros necesitan poca atención, y es una buena planta para comenzar porque puede enseñarte habilidades básicas para el cuidado de las plantas.

    hverdagsplanter / Instagram: @hverdagsplanter

    Las hojas de esta planta te dicen exactamente lo que necesita. Y dado que esta especie requiere un poco más de atención que otras, es un buen punto de partida si realmente quieres aprender sobre el cuidado de las plantas.

    Cómo cuidarla: Mantén la planta con luz indirecta y asegúrate de que los rayos del sol no toquen las hojas (si tienen demasiada exposición a la luz, se ponen amarillas). Sabrás cuándo hay que regarla cuando el primer centímetro de tierra se seque: mide la sequedad con el dedo. Si las hojas se ven caídas, es que está recibiendo demasiada agua, o demasiado poca. La planta se recuperará si mantienes un régimen de riego riguroso. En primavera y verano, riega con un fertilizante líquido todos los meses y cada seis a ocho semanas en otoño e invierno. Más información aquí.

    7. La Pata de Elefante tolerará tu descuido, e incluso preferirá que la dejes sola, así que es perfecta para ti si sabes que eres terrible cuidando plantas.

    stupid_egg_interiors / Instagram: @stupid_egg_interiors

    La pata de elefante es parte de la familia de los agaves, por lo que técnicamente se considera suculenta.

    Cómo cuidarla: La pata de elefante crece mejor con luz brillante pero puede sobrevivir si pasa la mitad del tiempo con poco sol. Durante el verano es feliz afuera y está bien cuando la regresan dentro de la casa en el invierno. Riégala solo cuando la tierra esté seca, y fertiliza de dos a tres veces por año.

    8. Las Peperomias son plantas tranquilas que se adaptan bien a otros ambientes y son muy buenas compañeras de escritorio.

    Joloei / Getty Images

    Hay más de 1000 de plantas peperomia, pero hay un tipo común ideal para los hogares. Se llama Peperomia caperata and p. argyreia (como la de la foto).

    Cuidados Plántala en una mezcla de tierra y piedra (o un terreno con perlitas como este). Eso permitirá que el oxígeno llegue a las raíces y mantendrá una buena circulación de aire que es vital para la supervivencia de la planta. Mántengala bajo una luz de media a máxima (incluso crecen debajo de las luces fluorescentes, lo cual las convierte en las plantas de oficina perfectas.) Deja que la tierra se seque de cinco a doce centímetros entre riego y riego.

    9. A las Fittonias sí les gusta la humedad, así que si eres de los que riegan de más, ustedes dos se llevarán bien.

    Amawasri / Getty Images

    Estas plantas de interiores son conocidas por sus hojas venosas y puedes encontrarlas en diversos colores como rosa, blanco y verde.

    Cuidados: A estas plantas les gusta cultivar su propia tierra basada en maní (así), lo cual es ideal para conservar la humedad sin que se torne demasiado esponjoso. Una una fuente con la que puedas evitar que se pudran las raíces. Espera a que el suelo se seque antes de regar, y que esté húmedo a veces porque les encanta la humildad.

    ¡Tú puedes! Eres uno con la naturaleza.

    BBC

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



    Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.

    Este post fue traducido del inglés.