Updated on 22 de octubre de 2019. Posted on 22 de octubre de 2019

    Los niños de los 90 vivieron aterrados por la bruja de Blair y esta es la verdad detrás de la película

    Hablamos con los creadores sobre cómo nos hicieron creer que la película era real.

    Getty Images

    That Literally Happened!, un nuevo programa de BuzzFeed News en Facebook Watch, está repasando algunos de los momentos más memorables de los años 90. En el episodio de esta semana, estamos analizando películas de terror.

    Constantemente se dice que las películas de terror de hoy en día son más aterradoras que cualquier película del pasado, pero una película estrenada hace 20 años les dio una gran susto a los espectadores, algunos salieron del cine preguntándose si lo que acababan de ver había sucedido realmente.

    El proyecto de la bruja de Blair se estrenó en 1999 y cautivó al público con una técnica cinematográfica conocida como "metraje encontrado". La película de bajo presupuesto seguía a tres amigos, Heather, Mike y Josh, por el bosque mientras estos iban en busca de lo paranormal, equipados con cámaras portátiles para grabar lo que encontraran.

    Mira "That Literally Happened!" en Facebook:

    Facebook: video.php

    Muchos espectadores no estaban familiarizados con esta técnica antes de La bruja de Blair, lo que provocó reacciones muy características de la época anterior a las redes sociales.

    La campaña de marketing de la película fue diseñada para hacerle creer al público que la grabación era real. Lo lograron a través de la divulgación en línea de la leyenda ficticia de la "La bruja de Blair" y los carteles distribuidos en las salas de cine en los que aparecían los actores como desaparecidos.

    "Así que la gente definitivamente creyó que la película era real", le dijo el protagonista de La bruja de Blair, Michael C. Williams, a BuzzFeed News. "Incluso personas que conocían a mi familia en ese entonces".

    Getty Images

    Williams narró cómo sus familiares comenzaron a recibir mensajes de condolencias de amigos que vieron la película y realmente creyeron que él había encontrado un macabro final en los bosques de Maryland.

    "Creo que probablemente hicimos que mucha gente se enfadara", Williams recordó como reaccionaron las personas cuando se supo la verdad. “¡Pero imagina hacer enfadar a las personas cuando estas descubren que estás vivo! Estaban enojadas por eso. Es extraño".

    Incluso después de que los creadores y los protagonistas de la película admitieron que esta no era real, continuaron los rumores de la muerte de los actores.

    Getty Images

    "Era muy fácil darse cuenta, pero la verdad es que la gente quiere creer que hay fuerzas en el mundo sobre las que no tenemos ningún control y afectan nuestras vidas", Michael Monello, uno de los productores de la película, le dijo a BuzzFeed News.

    La película fue más que una experiencia única para el público. Los creadores y productores de la película compartieron algunas de sus anécdotas del detrás de escenas de la producción de bajo presupuesto.

    Los directores de La bruja de Blair, Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, se esforzaron por interactuar lo menos posible con los actores durante el rodaje y hacer que la experiencia fuera lo más auténtica posible al obligar a estos a acampar en el bosque.

    George Bridges / AFP / Getty Images

    "De alguna manera confiaron en nosotros lo suficiente como para que nos permitieran, ya sabes, fastidiarlos un poco y construir este mundo a su alrededor", explicó.

    Todos los diálogos en la película fueron improvisados, y los actores basaron sus actuaciones solo en notas que les entregaban en recipientes para rollos fotográficos, las cuales a veces incluían indicaciones contradictorias que hacían que los actores reaccionaran de formas opuestas.

    La producción fue tan libre que, a días de que comenzara el rodaje, los directores ni siquiera estaban seguros de cómo sería la escena final de la película.

    Greg Benenati / Associated Press

    "No teníamos idea de cómo íbamos a terminarla, y lo único que sabíamos era lo que no queríamos", le dijo Myrick a BuzzFeed News. "Sabíamos que no queríamos que un extraño alienígena ni una bruja mal caracterizada salieran de las entrañas del bosque".

    Finalmente, a Myrick y Sánchez se les ocurrió el inquietante final de la casa de La bruja de Blair, donde los personajes eran atacados por una fuerza invisible fuera de cámara. Pero a los actores no les dijeron nada hasta que pusieron un pie en el espeluznante inmueble abandonado.

    Michael Williams explicó lo terrible que se sintió cuando le indicaron que tenía que alejarse de Heather, su coprotagonista, dentro de la casa embrujada y abandonarla mientras ella estaba aterrorizada y gritando.

    Williams recordó que cuando llegó al sótano de la casa uno de los productores de la película lo hizo caer al suelo.

    “Y recuerdo haber sentido esa sensación de alivio, y él me susurraba al oído: ¡Levántate! ¡Párate en la esquina! ¡Párate en la esquina!”, así explicó una de las escenas más icónicas y recordadas de la película.

    Al final, las duras experiencias que los actores sufrieron en set de filmación valieron la pena, al capturar emociones crudas que aterrorizaron al público. La película recaudó casi 250 millones de dólares a pesar de haber sido rodada con un miserable presupuesto de 60 000 dólares, y su influencia en populares películas de terror todavía se puede ver 20 años después.

    Williams todavía actúa, pero se dedica principalmente a su trabajo como consejero vocacional en una escuela secundaria. Joshua Leonard ha seguido actuando de manera constante y ha aparecido en series como True Detective y Bates Motel. Heather Donahue ya no se dedica a la actuación y en 2008 encontró una nueva vocación en el cultivo de marihuana medicinal. Publicó su libro de memorias, Growgirl, en 2012.

    Mira nuevos episodios de That Literally Happened! los lunes en Facebook Watch.

    Este post fue traducido del inglés.

    TV and Movies

    Get all the best moments in pop culture & entertainment delivered to your inbox.

    Newsletter signup form