Posted on 20 de octubre de 2017

    14 Métodos anticonceptivos que no tenían absolutamente ningún sentido

    Antes utilizaban caca de cocodrilo como espermicida ¯\_(ツ)_/¯.

    1. En la antigua Grecia, las mitades vacías de la granada, se utilizaban como una forma provisional de bloquear al semen para que no entrara al útero.

    Alxeypnferov / Getty Images

    Sí, se insertaban en el cuerpo de las mujeres.

    2. En la antigua Roma, para evitar el embarazo, se aconsejaba a las mujeres ponerse en cuclillas, estornudar y luego lavar su vagina después de tener relaciones sexuales.

    NBC

    Pero ni siquiera en ese entonces pensaban que fuera un método muy eficaz.

    3. O como alternativa, las mujeres podían contener la respiración justo antes de que su pareja eyaculara.

    Disney

    "Para que la semilla no fuera empujada tan adentro de la cavidad del útero". ¡Ah, claro, claro!

    4. Los primeros DIU fueron fabricados con tripas de gusanos de seda.

    Science Museum / Via commons.wikimedia.org

    Tripas. De. Gusanos. De. Seda.

    5. Los condones también solían elaborarse con tripas de animales y después con lino, antes de que los de caucho fueran producidos en masa en 1843.

    commons.wikimedia.org

    Los condones han estado presentes de una u otra forma desde hace muchos años.

    6. Las mujeres usaban amuletos, los cuales se pensaba que podían evitar el embarazo. Se elaboraban con cosas como espárragos, úteros de mula o caca de burro.

    Casarsaguru / Getty Images, Chris6 / Getty Images

    Y no es broma.

    7. Durante siglos, el método del ritmo (donde evitas tener relaciones sexuales durante tus días fértiles), en realidad consistía en evitar tener relaciones sexuales durante los días que le seguían a tu período.

    Fox

    Es probable que muuuchas mujeres se hayan embarazado de cualquier forma.

    8. En el antiguo Egipto, se introducían en la vagina tampones hechos con semillas molidas de acacia que servían como anticonceptivos.

    CSIRO Science / Via commons.wikimedia.org

    Se cree que las semillas de acacia fermentadas pudieron haber actuado como un espermicida.

    9. Y en el antiguo Egipto también utilizaban caca de cocodrilo.

    commons.wikimedia.org

    Esta antigua versión de espermicida se machacaba y luego se sumergía en zumo de plantas para introducirlo en la vagina de la mujer. ¡NOOOOOOOOO!

    10. Los romanos utilizaban una planta llamada silfio para todo, incluso la ingerían como método anticonceptivo.

    commons.wikimedia.org

    También fue un afrodisíaco y una forma de tratar las verrugas genitales. Multifuncional, aparentemente.

    11. Atarse los testículos de una comadreja en la pierna era otra forma en que la gente creía podía evitar el embarazo.

    Wildpix645 / Getty Images

    Tiene todo el sentido del mundo... O no.

    12. Los pesarios de tallo fueron una forma temprana de DIU a principios del siglo XX, y estaban hechos de hueso y catgut (un tipo de hilo antecesor del nailon).

    wellcome.ac.uk / commons.wikimedia.org

    Ese pequeña cúpula servía para que no se perdiera en el útero.

    13. Los IUC (dispositivos intracervicales) se introducían en el cuello uterino después de la concepción a fines del siglo XIX y principios del XX, para evitar que el esperma llegara al embrión.

    Science Museum / Via commons.wikimedia.org

    El extremo plano se colocaba contra las paredes vaginales, y afortunadamente perdió popularidad con la llegada del DIU.

    14. Y, por último, apenas durante los años 50 y 60, algunas personas hacían duchas vaginales con refresco de cola porque pensaban que la acidez podía matar a los espermatozoides.

    Flickr: remino

    Se lo dijo al New Scientist la persona que realizó la investigación que demostró que esto no funcionaba: el esperma "en cuestión de segundos puede introducirse en el conducto cervical, fuera del alcance de cualquier solución presente en la ducha". Así que ni se les ocurra intentarlo.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form