19 Datos sobre pinturas super famosas que harán que quieras ir a verlas YA

    ¡Van Gogh pintó Lirios desde el asilo!

    1. Mona Lisa de Leonardo da Vinci

    Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images

    Después de pintar el retrato, probablemente entre 1503 y 1506, parece que Da Vinci lo llevó a Francia en lugar de dárselo al patrón o a la persona en cuestión, que, según la opinión general, se cree que era Lisa del Giocondo (de soltera Gherardin), la esposa de Francesco del Giocondo, un comerciante florentino.

    Además, curiosamente, da Vinci no mencionó a la Mona Lisa en ninguno de sus bocetos personales ni en sus libros de notas.

    Ubicación: Louvre, París, Francia.

    2. Las dos Fridas de Frida Kahlo

    JACQUES DEMARTHON/AFP via Getty Images

    La única diferencia entre las dos Fridas es la ropa. Antes de su matrimonio, que acababa de terminar, Kahlo se vestía con un estilo europeo moderno. Durante el matrimonio, empezó a vestirse con ropa mexicana.

    Ubicación: Museo de Arte Moderno, Ciudad de México, México.

    3. Guernica de Pablo Picasso

    Carlos Alvarez / Stringer / Getty Images

    EL Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que alberga el Guernica, escribe: "el Guernica, una descripción muy precisa de una situación cruel y dramática, fue creado para que formara parte del Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de 1937. Lo que motivó a Pablo Picasso para pintar la escena de esta gran obra fue la noticia del bombardeo aéreo alemán en la localidad vasca que da nombre al cuadro, que el artista había visto en las impactantes fotografías publicadas en diversas revistas, entre ellas el diario francés L'Humanité. A pesar de ello, ni los estudios ni el cuadro final contienen una sola alusión a un hecho concreto, pero en cambio suponen una protesta genérica contra la barbarie y el terror de la guerra. El enorme cuadro está concebido como un cartel gigante, un testimonio del horror que estaba provocando la Guerra Civil española y una advertencia de lo que estaba por venir en la Segunda Guerra Mundial”.

    Ubicación: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, España.

    4. La joven de la perla de Johannes Vermeer

    VCG Wilson/Corbis / Fine Art / Contributor via Getty Images

    En realidad, Vermeer no pintó el fondo negro de La joven de la perla. Pintó una cortina verde que ha ido desapareciendo con el tiempo. Trabajó desde el fondo hacia el primer plano y también empezó empleando tonos cafés y negros antes de añadir colores.

    En cuanto al arete, "la perla es solo apariencia (unos toques translúcidos y opacos de pintura blanca) y falta el gancho con el que debería colgar la "perla" de la oreja", dijo el museo Mauritshuis, que alberga la pintura. El nombre "La joven de la perla" no fue famoso hasta mucho después de que el cuadro fuera pintado.

    Ubicación: Mauritshuis, La Haya, Países Bajos.

    5. Mujer con sombrilla: Madame Monet y su hijo de Claude Monet

    Sepia Times / Sepia Times/Universal Images Group via Getty Images

    Es posible que Mujer con sombrilla fuera pintado en una sesión de una hora al aire libre, algo que me deja sin palabras. Monet quería transmitir un paseo familiar relajado.

    Ubicación: Galería Nacional de Arte, Washington, D.C., Estados Unidos.

    6. Retrato de Madame X de John Singer Sargent

    Geoffrey Clements / Corbis/VCG via Getty Images

    La mujer de la pintura es Madame Pierre Gautreau, de soltera Virginie Amélie Avegno.  Sargent pensó que retratarla tendría un efecto positivo en su reputación, y quizás por eso realizó el trabajó sin cobrarlo.

    Al principio, Sargent pintó el tirante derecho del vestido desabrochado y deslizándose desde el hombro de Gautreau, pero cuando lo ridiculizaron porque resultaba escandaloso, Sargent volvió a pintar el tirante abrochado.

    Ubicación: Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos.

    7. La escuela de Atenas de Raffaello Sanzio da Urbino

    Fine Art Images / Heritage Images / Heritage Images / Getty Images

    Rafael tenía veintitantos años cuando comenzó La escuela de Atenas, un dato que no le quita mérito. Parece haberse dado cuenta de que en lugar de intentar pintar las diferentes identidades físicas de cada figura de la vida real, debía irse por el camino del inevitable misterio. Como dice un magnífico artículo de la BBC, "[Rafael] debía adoptar la confusión inevitable, aportar abiertamente una sensación de flujo irresoluble y hacer de esa forma que la indeterminación de la identidad en sí misma sea la auténtica filosofía de su retrato de la filosofía. En las manos de Rafael, se convierte en una especie de lámpara de lava de la identidad en la que el filósofo, el pintor y el epítome de dudar de todo lo que se ve se mezclan y se funden en una única cosa".

    Ubicación: Estancias de Rafael, Palacio Apostólico, Ciudad del Vaticano.

    8. El último viaje del "Temerario" de J. M. W. Turner

    Universal History Archive / Universal Images Group via Getty Images

    El último viaje del "Temerario" muestra un navío de guerra, que fue grandioso en su época, siendo llevado por el Támesis hasta un astillero. Cuando Turner exhibió su pintura en 1839, incluyó las siguientes palabras en el catálogo:

    "La bandera con la que desafió la batalla y la brisa

    ya no le pertenece".

    Como señala la National Gallery de Londres: "Efectivamente, el "Temerario" ya no tiene la bandera británica. En su lugar ondea una bandera blanca desde el mástil. Esto era señal de que un barco estaba en manos comerciales. Sin embargo, también hace que parezca que el "Temerario" está siendo remolcado bajo una bandera de rendición, lo que supone un insulto más a su memoria".

    Ubicación: The National Gallery, Londres, Reino Unido.

    9. Muéstrame el Monet de Banksy

    Tolga Akmen / AFP via Getty Images

    Una empleada de una galería posa con la obra de arte titulada "Muéstrame el Monet", del artista callejero británico Banksy, durante una sesión fotográfica para una gran subasta de arte contemporáneo en las galerías Sotheby's en el centro de Londres, el 16 de octubre de 2020.

    En 2005, Banksy dijo: "Las pinturas vandalizadas reflejan la vida tal y como es hoy en día. Ya no vivimos en un mundo como el que Constable reflejó en "The Hay Wain" y, si de casualidad así fuera, seguramente habría un campamento de viajeros al otro lado de la colina. El verdadero daño a nuestro medio ambiente no lo hacen los que pintan grafiti ni los adolescentes borrachos, sino las grandes empresas... justamente las personas que cuelgan en sus paredes cuadros de paisajes con marcos dorados y que pretenden decirnos a los demás cómo tenemos que comportarnos".

    Ubicación: colección privada.

    10. American Gothic de Grant Wood

    Graphicaartis / Getty Images

    Según el Instituto de Arte de Chicago, en cuyas paredes cuelga "American Gothic", "esta imagen familiar se exhibió públicamente por primera vez en el Instituto de Arte de Chicago, y le hizo ganar a Grant Wood un premio de trescientos dólares y una fama instantánea. La inspiración de la pintura le llegó a Wood cuando visitaba la pequeña ciudad de Eldon, en su Iowa natal. Allí vio una pequeña casa de campo de madera, que tenía una única ventana de gran tamaño, de un estilo llamado Carpenter Gothic. "Me imaginé gente gótica  estadounidense con la cara muy alargada haciendo juego con esta casa gótica estadounidense'', dijo. Usó a su hermana y a su dentista como modelos para pintar a un granjero y a su hija, y los vistió como si fueran "ferrotipos de mi viejo álbum familiar". El estilo pulido y extremadamente detallado y la frontalidad rígida de las dos figuras se inspiraron en el arte renacentista flamenco, que Wood estudió durante sus viajes a Europa entre 1920 y 1928. A su regreso para establecerse en Iowa, comenzó a apreciar cada vez más las tradiciones y la cultura del medio oeste, que homenajeaba en obras como esta.  American Gothic, que a menudo se entiende como un comentario satírico sobre el carácter del medio oeste, se convirtió rápidamente en una de las pinturas más famosas de Estados Unidos y está firmemente arraigada en la cultura popular del país. Sin embargo, Wood pretendía que fuera una declaración positiva sobre los valores rurales estadounidenses, una imagen de tranquilidad en un momento de gran perturbación y desilusión. El hombre y la mujer, en su mundo sólido y bien elaborado, con todas sus fortalezas y debilidades, representan a los "sobrevivientes".

    Ubicación: Instituto de Arte de Chicago, Chicago, Estados Unidos.

    11. Noctámbulos de Edward Hopper

    VCG Wilson / Fine Art / Corbis via Getty Images

    El local que aparece en el cuadro se inspiró en "un restaurante en la avenida Greenwich de Nueva York, donde se unen dos calles", explicó Hopper. Otra conexión entre la vida real y el cuadro es la mujer pelirroja, ya que Josephine Hopper, la esposa de Edward, fue la modelo.

    Reflexionando sobre la obra, Hopper declaró: "de forma inconsciente, probablemente, estaba pintando la soledad de una gran ciudad".

    Ubicación: Instituto de Arte de Chicago, Chicago, Estados Unidos.

    12. Lirios de Vincent van Gogh

    Universal History Archive/Universalimagesgroup / Getty Images

    Van Gogh comenzó a trabajar en Lirios durante su primera semana en el asilo de Saint-Rémy, Francia. No hay ningún boceto conocido para este cuadro.

    En septiembre de 1889, el hermano de Van Gogh, Theo, presentó la obra en el Salon des Indépendants y más tarde le escribió a su hermano sobre la exposición: “El cuadro llama la atención a lo lejos. Es un precioso estudio lleno de aire y vida".

    Ubicación: Museo J. Paul Getty, Los Ángeles, Estados Unidos.

    13. La elevación de la cruz de Peter Paul Rubens

    Geert Vanden Wijngaert / AP

    Rubens pintó La elevación de la cruz en la ahora destruida Iglesia de St. Walburga de Amberes, donde inicialmente residía la obra terminada. Trabajó in situ debido al tamaño del tríptico que, en su parte más grande, tiene 4,60 m de alto y 6,40 m de ancho.

    La figura de Cristo parece estar basada en el Laocoonte, una famosa escultura antigua.

    Ubicación: Catedral de Nuestra Señora, Amberes, Bélgica.

    14. Cráneo de vaca: rojo, blanco y azul de Georgia O'Keeffe

    Joe Quinn / Alamy Stock Photo

    Después del primer viaje largo de O'Keeffe al suroeste en 1929 (dos años antes de completar esta pintura) su trabajo se orientó hacia el mundo de la naturaleza de Nuevo México, lejos de toda la creación humana de la ciudad de Nueva York. En su opinión, los huesos representaban la fuerza del espíritu estadounidense.

    Ubicación: Museo Metropolitano de Arte, Nueva York, Estados Unidos.

    15. El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli

    Art Media/ Print Collector / Print Collector / Getty Images

    El cuadro probablemente fue encargado por un miembro de la famosa familia Medici. Los naranjos, como los situados a la derecha de El nacimiento de Venus, son un emblema de la familia, por la similitud entre "Medici" y el nombre que reciben los naranjos, "mala medica".

    Sin embargo, no se conoce ningún texto sobre esta obra de 1485 hasta 1550, cuando se describe como propiedad de una rama de la familia Medici desde mediados del siglo XV. Quién sabe qué pasó realmente.

    Ubicación: Galería de los Uffizi, Florencia, Italia.

    16. La clase de ballet de Edgar Degas

    Universal History Archive / Universalimagesgroup / Getty Images

    La clase de ballet, un cuadro que me encanta, representa una escena imaginaria en una sala de ensayo en la antigua Ópera de París. El edificio se había incendiado poco tiempo antes de que se pintara este cuadro.

    Ubicación: Musée d'Orsay, París, Francia.

    17. La ronda de noche de Rembrandt Harmenszoon van Rijn

    Heritage Images / Heritage Images / Getty Images

    La ronda de noche se pintó para uno de los cuarteles generales de la guardia cívica de Ámsterdam, un grupo de soldados civiles que defendían la ciudad de ataques y esas cosas.

    El nombre del cuadro, La ronda de noche, no se decidió hasta mucho más tarde, cuando se pensó que la acción que se desarrollaba en la obra de arte sucedía en la noche.

    Ubicación: Rijksmuseum, Amsterdam, Países Bajos.

    18. La Libertad guiando al pueblo de Eugène Delacroix

    Universal History Archive / Universalimagesgroup / Getty Images

    La obra muestra la Revolución de julio de 1830, cuando el rey Carlos X de Francia, que abdicó, fue reemplazado por el "Rey ciudadano" Luis Felipe I. Delacroix terminó el cuadro en 1830, el mismo año de ese suceso.

    Ubicación: Louvre, París, Francia.

    19. Bóveda de la Capilla Sixtina de Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni

    Universal History Archive / Universal Images Group via Getty Images

    Antes de la famosísima obra de arte de Miguel Ángel, la bóveda era azul y estaba llena de estrellas. El Papa Julio II le pidió a Miguel Ángel que decorara la bóveda con motivos geométricos y que representara a los doce apóstoles. Miguel Ángel propuso en cambio escenas del Antiguo Testamento.

    En 1510, dos años después, Miguel Ángel se tomó un año de descanso de su trabajo en la Capilla Sixtina. La parte que pintó después de esta interrupción es notoriamente diferente y muestra lo básico de las historias del Antiguo Testamento a gran escala.

    Ubicación: Capilla Sixtina, Palacio Apostólico, Ciudad del Vaticano.

    Este post fue traducido del inglés.