15 Hechos históricos sobre el sexo que tu profesor no quiso que supieras

    ¿Anillos de pene con pestañas de cabra? ¿Consoladores de piedra? Nuestros antepasados ​​eran unos pervertidos.

    1. La emperatriz rusa del siglo XVIII, Catalina la Grande, tenía "encargados de hacerle cosquillas en los pies" para ponerla cachonda.

    theobscene.tumblr.com

    Catalina, al igual que otras zarinas como Ana Leopoldovna, empleaban chicas y eunucos como encargados de hacerle cosquillas en los pies de tiempo completo para provocarles deseo sexual. Estos empleados también relataban historias obscenas para ayudar a las emperadoras a pasar una noche candente con sus maridos (o amantes), y eran bien pagados por sus servicios de cosquillas.

    2. Los primeros anillos para pene estaban hechos de pestañas de cabra.

    Aliexpress

    Los anillos para pene solían usarse en la China de Jin y Song (por ahí del año 1200), y estaban hechos de párpados de cabras. Las pestañas de cabra se dejaban para darle más estimulación a los humanos involucrados. Todavía se pueden comprar "anillos para pene de ojo de cabra natural" por Internet.

    3. Y los primeros consoladores eran de piedra.

    World Archaeology Prehistory Museum - Blaubergen / Creative Commons

    Este pene de piedra antiguo es una de las representaciones de genitales masculinos más antiguas. Provino de la cueva Hohle Fels de Alemania, y tiene alrededor de 28,000 años. Sus versiones posteriores se cubrían con una funda de cuero para que fueran más suaves (y menos fríos), aunque la palabra "dildo" (consolador, en inglés) no fue usada hasta la Era de la Restauración, en un obsceno poema británico sobre la popularidad de los consoladores importados de Italia:

    "Señoras toda la alegre Inglaterra

    Que han ido a besar la mano de la Duquesa,

    ¿no han observado últimamente en la obra

    a un noble italiano llamado Signor Dildo?..."

    4. Las sensuales "fiestas de toqueteo" fueron furor en la década de 1920.

    Twitter: @FlapperCloche

    En la década de 1920, muchas jóvenes audaces rechazaron los modelos de corrección de sus padres, recatados y modestos, y en su lugar comenzaron a participar en "fiestas de toqueteo" organizadas con el propósito expreso de estar con chicos, besarse, abrazarse, tocarse y tener un poco de acción bajo las fajas. Sin embargo, no tenían sexo del todo: los tiempos no habían cambiado tanto.

    5. Y también existía la pornografía explícita.

    theobscene.tumblr.com

    Es un error común pensar que la gente era súper conservadora hace 100 años. Casi tan pronto como se inventaron las cámaras, la gente empezó a tomar fotos de desnudos como esta y a venderlas como postales (discretamente, por supuesto). Muchas mostraban relaciones sexuales penetrativas, así como prácticas sexuales "inusuales" para ese entonces, como el lesbianismo.

    6. Los médicos victorianos solían masturbar a sus pacientes.

    Sony Pictures

    La "histeria" de las mujeres (es decir, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo y otros síntomas de ser una mujer con pocos derechos en una sociedad patriarcal restrictiva) se consideraba una enfermedad grave durante el período victoriano. Pero los médicos descubrieron que estos síntomas podrían ser aliviados temporalmente con un "masaje digital de la pelvis" (jeje), que realizado correctamente induciría un "paroxismo histérico".

    7. El rey Eduardo VII pasó muchísimo tiempo en un burdel francés.

    imgur.com

    El burdel se llamaba Le Chabanais, y fue uno de los más exclusivos de París. En la década de 1880, era uno de los refugios favoritos de "Bertie", quien era (en ese momento) el príncipe de Gales, y que pasaría a convertirse en el rey Eduardo VII, bisabuelo de la actual reina. Pasó tanto tiempo en el burdel que le hicieron un asiento del amor (el que ves en la foto), para poder apoyar su considerable peso mientras copulaba con diversas cortesanas francesas.

    8. Se podían comprar guías de sexo en Londres en el siglo XVIII.

    en.wikipedia.org

    La prostitución era legal en la capital, y se publicaban y actualizaban guías todos los años para ayudar a los hombres a encontrar a la trabajadora sexual adecuada. Las guías contenían precio, edad, apariencia, técnicas, opiniones y el tipo de actividades que la mujer estaba dispuesta a hacer a detall).

    9. Y los escandalosos clubes sexuales eran LA moda.

    atlasobscura.tumblr.com

    Los clubs sexuales también eran muy populares en el siglo XVIII, y uno de los clubes más notorios era el Beggar's Benison, en St. Andrews, Escocia. Los miembros se reunían para leer libros prohibidos como Fanny Hill, y para tener sexo con chicas dispuestas. Los nuevos miembros eran iniciados en una ceremonia que implicaba eyacular en un tazón compartido, y beber de un vaso en forma de pene.

    10. En el 300 dC, Roma tenía 45 burdeles, y eran tan populares que tenían que permanecer cerrados hasta la tarde.

    imgur.com

    Si hubieran estado abiertos por la mañana, nadie hubiese ido a trabajar. La prostitución era totalmente legal en Roma, y ​​los hombres también ofrecían sus servicios. En cierto momento, un censo demostró que había 32,000 trabajadores sexuales en la ciudad. Unas "Señales de tráfico" en forma de pene señalaban el camino hacia el prostíbulo más cercano.

    11. Los romanos usaban "fichas de burdel" especiales para pagar por sexo.

    Discovery Channel

    Para derrotar la barrera del lenguaje que enfrentaban los soldados desplazados por todo el Imperio, el ejército ideó estas fichas, que incluían toda una gama de actividades y posiciones sexuales. Las monedas (Spintriae) tenían diferentes valores en base a la actividad sexual representada. Todo lo que los soldados tenían que hacer era apuntar y pagar. Listillos.

    12. Las mujeres romanas de la antigüedad usaban el sudor raspado de la piel de los gladiadores como un afrodisíaco.

    HBO

    Los romanos no usaban jabón; preferían cubrirse con aceite y luego raspar el sudor y la suciedad acumulados con una herramienta afilada llamada strigil. Muchas aristocráticas romanas se sentían atraídas por un gladiador específico (como las celebridades de hoy en día), así que compraban la grasa corporal de su gladiador y la usaban como crema hidratante y lubricante.

    13. Los poemas sexuales eran muy populares en la Francia medieval.

    FOX

    Antes de Pornhub, la gente se exitaba oyendo a artistas ambulantes relatar cuentos y poemas cómicos y obscenos llamados fabliaux, con títulos como "La doncella que no oía una verga", "El caballero que hacía a las conchas y los anos hablar", "El sacerdote que echó un vistazo" y "Berangier, el del ano largo". Tal vez HBO debería tomar nota. Puedes leer "Berangier, el del ano largo" (en inglés) aquí, si realmente quieres hacerlo.

    14. Las mujeres medievales hacían trampa en "pruebas de virginidad".

    en.wikipedia.org!.jpg / Creative Commons

    Se esperaba que la mujer medieval "pura y virtuosa" fuera virgen en su noche de bodas. Sin embargo, las mujeres tenían acceso a guías secretas (muy útiles) sobre cómo fingir la virginidad. Un libro dice: "el día antes de su matrimonio, que coloque una sanguijuela cuidadosamente en sus labios menores, así sangrará un poco esa área, y se formará una pequeña costra... luego en el coito la falsa virgen (sangra) y engaña al hombre". Okeeey.

    15. Y existían los juicios de impotencia en Francia.

    FOX

    Había muy pocas maneras en que una mujer podía divorciarse de su marido en Francia en el siglo XVI, pero había algo imperdonable: se les permitía una anulación matrimonial si podían probar que a su marido no se le paraba. Estas pruebas tenían lugar en el tribunal. El hombre tenía que eyacular delante de un jurado, y potencialmente también tener relaciones sexuales con su esposa.

    Y tú pensabas que las novelas eran dramáticas.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form