back to top

32 pequeñas razones por las que todavía estamos enamorados de Britney Spears

¡Feliz cumpleaños, reina! Estas son solamente algunas razones por las cuales todavía sigues siendo la mejor.

publicado

1. Su cara de "esto es jodidamente incómodo, ¿por qué estoy aquí?".

2. Su no-miedo a las heces fecales.

3. Sus habilidades de belleza.

4. El hecho que nunca envejezca.

5. El hecho que TODOS podemos identificarnos con sus ideas acerca de "esperar".

6. Su innata naturaleza histriónica.

7. Su conocimiento acerca de la tecnología.

8. Sus incontrolables espasmos faciales.

9. Sus incontrolables espasmos de baile.

10. Su excelente ética profesional.

11. Aquella vez en la que se cubrió con serpientes.

12. Aquella vez en la que se rió en la cara de una bolsa de Cheetos.

13. La forma en la que mueve sus ojos de lado a lado.

14. Siempre que se emociona demasiado.

15. Sus tiradas de pelo.

Via bitchcraxy.tumblr.com

Especialmente con colas de caballo.

16. El hecho de que sea la segunda venida de Cristo.

17. Aquella vez cuando vio por primera vez su figura de cera.

18. El semblante de alegría que tiene cuando tiene un Frappuccino.

FameFlyNet
FameFlyNet

No hay mejor cara que esta.

FameFlyNet

19. Además, su insaciable necesidad de Cheetos.

20. Su impecable pronunciación.

22. Cuando se llama a sí misma una nerda.

23. Su capacidad de romper récords y de superar cualquier expectativa.

24. Matilda.

25. Cada vez que va de compras a Trget, y tiene puntos extras si está tomándose una Fanta.

FameFlyNet

26. Su incapacidad para enfocarse en cualquier otra cosa cuando está ante la presencia de galletas.

27. Y también las patatas fritas.

Extra

28. Básicamente, su amor por la comida en general.

29. Su forma de mostrar cariño a sus admiradores internacionales.

30. La forma en la que describe cosas diminutas.

31. Cada vez que avergüenza a sus hijos.

32. Y por último, el hecho que TODAVÍA nos regala nueva música después de 15 años.

¡Que el Evangelio continúe! ¡Amén!
Via fuckinglovebrit.tumblr.com

¡Que el Evangelio continúe! ¡Amén!