Tus citas cuando eres pequeño versus tus citas en tus veintes

¡Oh, cómo cambian los tiempos...!

publicado