back to top

La historia de Yndira Sandoval prueba que los enemigos de las mujeres no sólo son los hombres: es el machismo

La activista fue agredida sexualmente por mujeres policías en Guerrero.

publicado

Recientemente, Yndira viajó a Tlapa de Comonfort, en Guerrero, para dar una conferencia sobre violencia de género.

goo.gl

La activista relató a La Jornada que en Tlapa se accidentó con un clavo que le lastimó una zona cercana a su seno, por lo que decidió acudir con su compañero a la Clínica San Antonio, donde la atendió un médico.

Todo se complicó cuando el médico le dijo que no aceptaba tarjeta y tuvo que salir de la clínica para ir al cajero.

Twitter: @YndiraSandoval

Salió con su compañero, pero ella volvió porque había olvidado su celular. Al volver a salir, vio que había una camioneta con seis policías que intentaban detenerlo, porque supuestamente se habían negado a pagar la cuenta de la clínica. Le dijeron que ella también estaba detenida y pidió ser revisada por una mujer policía, quien se negó a darle su nombre.

En la entrevista, la activista cuenta que se negó a subir a la patrulla, entonces la oficial la aventó hacia el interior de la batea de la camioneta y le apretaba la herida, torturándola.

youtube.com

Según declara Yndira, en la celda, la policía identificada como Claudia Juárez Gómez, la violó. "Con su brazo derecho me sometió hasta ponerme de rodillas, me tapó la boca y me empezó a tocar mis senos, hasta que llegó abajo, desabrochando mi pantalón e introduciendo su mano izquierda debajo de mi pantaleta tocando mi área vaginal, penetrándome violentamente con sus dedos".

Publicidad

Mientras tanto, otra policía vigilaba desde la puerta. Después de un rato, ambas salieron de la celda e Yndira se quedó tirada sin poderse mover, aterrorizada.

youtube.com

Le dijeron que podía salir, pero nunca firmó un documento de entrada ni de salida de la cárcel.

La activista acudió a la Fiscalía Especializada de Delitos Sexuales, en Guerrero, pero estaba cerrada. Fue al Ministerio Público, pero le dijeron que no podía hacer ninguna denuncia y le cerraron la ventanilla.

Twitter: @sororamx

Descubrió que desde una patrulla la seguían y le tomaban fotos. Le pusieron trabas para realizarle los exámenes médicos y psicológicos, y fue amenazada: "¿Sí sabes que si no encuentro nada ahí (señalando la vagina) la que se va a ir a la cárcel eres tú?", le dijo el doctor que le realizó el dictamen médico.

La casa de Yndira fue allanada y ha sido amenazada de muerte, pero varias organizaciones se están uniendo para exigir justicia.

Twitter: @NosoyLupata

"El hecho que me violara una mujer me confirma que nos está carcomiendo el propio sistema, que normaliza la violencia y nos quiere obligar a pensar que este es nuestro destino", declaró Yndira.

La activista llevó a cabo todos los procedimientos, pues los conoce a la perfección. Sin embargo, sigue sin recibir respuesta, como miles de mujeres que son acalladas bajo amenazas y oídos sordos de las leyes mexicanas.

Mireya Hernández es redactora de BuzzFeed México y vive en la Ciudad de México

Contact Mireya González at mireya.gonzalez.hernandez@buzzfeed.com.

Got a confidential tip? Submit it here.