back to top

17 Cosas que recordarás de ligar en la era preinternet

Así era ligar antes de las selfies, las nudes y los filtros de perrito.

publicado

1. Para empezar, conocer a alguien sólo podía pasar en la escuela, en plazas y hasta en la calle, neta.

Si te gustaba alguien en la calle y no te atrevías a hablarle, ahí terminaba tu maravillosa historia de amor. Ni Happn ni Tinder estaban ahí para hacerte el paro.
Thinkstock/ Tinder

Si te gustaba alguien en la calle y no te atrevías a hablarle, ahí terminaba tu maravillosa historia de amor. Ni Happn ni Tinder estaban ahí para hacerte el paro.

2. Si querías saber cosas del que te gustaba, tenías que andar preguntando, ¡como los animales!

Ahora basta con que te metas a su Facebook y veas sus "me gusta" para aprendértelos y fingir que tienen cosas en común.
Thinkstock/ Buzzfeed

Ahora basta con que te metas a su Facebook y veas sus "me gusta" para aprendértelos y fingir que tienen cosas en común.

3. Nuestra cara de wey es todo lo que teníamos para ligar. No había un sitio al que pudiéramos subir nuestras fotos con filtros al máximo.

Lo que puede resultar muy decepcionante cuando conocemos a la persona que hay detrás del Photoshop, chin.
Stunio Nova/ Twitter: @KaarinaVill

Lo que puede resultar muy decepcionante cuando conocemos a la persona que hay detrás del Photoshop, chin.

4. Demostrar que alguien te gustaba era una cuestión de valentía, pues tenías que decírselo de frente y con tu vocecita temblorosa.

También existía la modalidad de enviar cartitas, así es, escritas a mano sobre papel, como todos unos artesanos.
Thinkstock/ Buzzfeed

También existía la modalidad de enviar cartitas, así es, escritas a mano sobre papel, como todos unos artesanos.

5. Tu único instrumento para conquistar a alguien era la palabra. Tenías que tener verdaderas conversaciones, ¡con palabras no escritas!

Darle like a todas sus fotos, hasta las de hace siete años, puede ser un muy claro mensaje de "me gustas".
Thinkstock/ Facebook

Darle like a todas sus fotos, hasta las de hace siete años, puede ser un muy claro mensaje de "me gustas".

6. El mejor aliado era el teléfono fijo, pero también el peor enemigo, porque al llamar a casa de quien te gustaba, a veces contestaban sus papás.

Ahora ya nadie hace llamadas, ¿no? Puro mensajito, emoji, foto y jajaja. Por cierto, "jajaja" no existía.
Thinkstock/ Thinkstock

Ahora ya nadie hace llamadas, ¿no? Puro mensajito, emoji, foto y jajaja. Por cierto, "jajaja" no existía.

7. Si querías que todos se enteraran que andabas con alguien, tenías que elegir al más chismoso de tus amigos para que esparciera el rumor.

Ahora: Abrir cámara, tomar foto de pareja, subirla a Facebook, cambiar tu status y listo, a esperar los comentarios de "me encantan", "qué lindos se ven".
Thinkstock/ Thinkstock

Ahora: Abrir cámara, tomar foto de pareja, subirla a Facebook, cambiar tu status y listo, a esperar los comentarios de "me encantan", "qué lindos se ven".

8. Las cartas no son un mito; nos tardábamos horas en encontrar las palabras indicadas, les poníamos dibujitos y hasta perfume, ¡perfume!

Nada que ver con los tres segundos que tardas en encontrar el gif o el sticker perfecto para expresar tus sentimientos.
Twitter: @Belenlle1 / Buzzfeed

Nada que ver con los tres segundos que tardas en encontrar el gif o el sticker perfecto para expresar tus sentimientos.

9. Grabarle a alguien un cassette con canciones era señal de que ya estabas hasta las manitas. Tomaba mucho tiempo y dedicación.

Todo se reduce a mandar un link de Spotify o de YouTube. ¡Aburrido!
Thinkstock/ Spotify

Todo se reduce a mandar un link de Spotify o de YouTube. ¡Aburrido!

10. Planear una noche de pelis en casa requería que fueras a tu videoclub más cercano y caminaras horas entre pasillos mientras leías sinopsis.

"Netflix and chill" le ha facilitado la vida a todos los que quieren ver pelis. Ajá, "ver pelis".
Instagram: @larryboxfilms Thinkstock

"Netflix and chill" le ha facilitado la vida a todos los que quieren ver pelis. Ajá, "ver pelis".

11. Quedabas con alguien y TENÍAS que llegar a tiempo, porque si te retrasabas, no tenía manera de saberlo.

Si ahora vas tarde, puedes mandar tu ubicación y fotos. Si de plano no vas a llegar, cancelas con un emoji y ya, equis.
Thinkstock/ Buzzfeed

Si ahora vas tarde, puedes mandar tu ubicación y fotos. Si de plano no vas a llegar, cancelas con un emoji y ya, equis.

12. La noche era para dormir, nada de estar mandando mensajitos puercos o cursis a altas horas de la madrugada.

Cruda de sexting, todos la conocemos.
Thinkstock/ Thinkstock

Cruda de sexting, todos la conocemos.

13. Si le echabas ojo a alguien más en la calle, nadie se daba cuenta. Si lo haces en redes, ya valiste, porque tus likes dejan huella.

Extrañamos nuestra privacidad.
Thinkstock/ Facebook

Extrañamos nuestra privacidad.

14. Si te peleabas con tu ligue, le dejabas de hablar. Ahora lo bloqueas de tus redes y es como si no existiera.

Aunque lo sigas stalkeando, obvio.
Thinkstock/ Buzzfeed

Aunque lo sigas stalkeando, obvio.

15. Y si terminaban, quemabas sus fotos, como dice la rola.

Con unos simples clics, actualmente puedes deshacerte de todo tu pasado.
Thinkstock/ Buzzfeed

Con unos simples clics, actualmente puedes deshacerte de todo tu pasado.

16. Las relaciones a distancia, de gente que conocías en algunas vacaciones, se mantenían por cartita o teléfono.

Twitter te permite conocer gente de todo el mundo y Skype ver a tu amor todos los días; en pantallita, claro.
Thinkstock/ Instagram: @sofiamzo

Twitter te permite conocer gente de todo el mundo y Skype ver a tu amor todos los días; en pantallita, claro.

17. Cuando te cortaban, escuchabas tu música para sentirte mejor y te azotabas en privado.

Stalkear por horas al ex, poner status con mensajes indirectos para que le lleguen al ex, espiar a su nuevo ligue... bellos rituales de la vida moderna.
MGM/ Thinkstock

Stalkear por horas al ex, poner status con mensajes indirectos para que le lleguen al ex, espiar a su nuevo ligue... bellos rituales de la vida moderna.