back to top

Este fotógrafo captura el efecto de los ataques con ácido

El fotógrafo iraní espera llamar la atención hacia las víctimas de los ataques con ácido. Advertencia: Contiene imágenes fuertes.

publicado

El fotógrafo iraní Asghar Khamseh recibió recientemente el premio L’Iris d’Or al Fotógrafo del año en los Sony World Photography Awards 2016 por su serie de fotos Fire of Hatred, la cual se centra en las víctimas de ataques con ácido en Irán.

Sus fotografías muestran rostros y cuerpos desfigurados de mujeres, hombres y niños quienes, dice él, enfrentan un estigma social de por vida después de los ataques con ácido. Khamseh pasó un año fotografiando a estas víctimas, muchas de las cuales necesitan cuidados médicos continuos y nunca podrán volver a trabajar, con la esperanza de crear conciencia acerca de tales ataques y encontrar gente que los pueda ayudar médica y económicamente.

"Este tipo de violencia no es específico de ningún país o región, existe en todo el mundo", le dijo Khamseh a BuzzFeed News en un email. "No hay ninguna organización especializada en [ayudar a] las víctimas del ácido, solo hay filántropos".

Aquí están las fotografías de su serie ganadora del premio, junto a las descripciones de las historias de las víctimas.

Shirin Mohamadi, 18, Tehran

Cuando Mohamadi decidió no casarse con su pretendiente hace cuatro años, él lanzó ácido sobre ella. Su ojo derecho, nariz y boca y una de sus orejas fueron dañados severamente por el ataque, y algunas partes de su cuerpo resultaron quemadas. Ella ya ha tenido muchas cirugías y necesitará muchas más antes de que pueda recuperarse.

Mahnaz Kazemi, 39 años, Qom

Después de ser golpeada repetidamente por su esposo, Kazemi decidió divorciarse. Cuando él supo que ella quería el divorcio, le lanzó ácido. Mahnaz perdió el ojo izquierdo y una oreja.

Publicidad

Raana Por Amrai, 38 años, y Fatemeh Qalandari, 8 años, Kohdasht

El cuñado de Amrai le lanzó ácido a ella y a Fatemeh porque él pensaba que Amrai era responsable de su divorcio. El ataque quemó la cara, los ojos y las manos de Amrai y algunas partes de su cuello. Fatemeh sufrió quemaduras severas en la espalda y los brazos.

Raana Mehri, 29 años, Bam

Mehri, a quién se ve aquí con una foto de su madre, Somayeh, fue atacada por su padre en 2011 porque Somayeh quería divorciarse de él. A pesar de varias cirugías, Somayeh murió el año pasado a causa de las cicatrices en sus pulmones. Mehri perdió uno de sus ojos.

Masoumeh Atai, 32 años, Esfahan

Zivar Parvin, 37 años

Después de la muerte del esposo de Parvin, ella recibió una propuesta de matrimonio de su cuñado. Cuando lo rechazó, él le lanzó ácido a ella y a su hija de 18 años, Yasra, mientras ambas dormían. Parvin perdió uno de sus ojos, mientras que su hija, a quién se ve aquí en la foto que Parvin sostiene, murió un poco más de dos semanas después del ataque.

Maryam Zamani, 38 años, y Arezo Hashemi Nezhad, 13 años, Tehran

Mohsen Mortazavi, 34 años

En 2012, un compañero de trabajo de Mortazavi los apuñaló 16 veces antes de lanzarle ácido, todo porque sospechaba que Mortazavi estaba detrás de las bromas telefónicas que había estado recibiendo. El ataque lo dejó desfigurado y causó ceguera en uno de sus ojos.


Patrocinado