back to top

La historia de un "fracaso periodístico": la revista Rolling Stone y la falsa violación que publicaron

Disculpas mediante, el medio publicó un informe de Columbia sobre los errores cometidos.

publicado

Un tema que está siempre en la agenda mediática de Estados Unidos es el de el acoso sexual en campus universitarios. En noviembre del año pasado, la Rolling Stone publicó un artículo sobre "Jackie", una fuente anónima que acusó a siete estudiantes de haberla violado en una fraternidad de la Universidad de Virginia.

Luego de muchas críticas por parte de otros medios que cuestionaron la veracidad de la historia, la Rolling Stone hizo un "mea culpa" hace pocos días y presentó en su sitio un informe elaborado por la Universidad de Periodismo de Columbia.

Esta "anatomía de un fracaso periodístico", como llamaron al análisis, deja en evidencia una serie de malas prácticas por las que tuvieron que pedir disculpas.

Algunas de ellas son:

1. La falta de datos

Craig Ruttle / AP

La secretaria académica de la facultad de periodismo de Columbia, Sheila Coronel (izquierda), y el decano Steve Coll dan una conferencia de prensa sobre el artículo de la Rolling Stone.

Publicidad

Lo que sorprende de la nota de la Rolling Stone es que todas las técnicas periodísticas parecen haber sido utilizadas en la creación de una ficción. La periodista entrevistó a su fuente en profundidad, pero no fue a fondo en la verificación de toda la historia, y ella misma lo reconoció. El relato es coherente, es creíble, pero no es real.

Aunque la estructura es la de un típico artículo, todos los procesos de chequeo de la información que ocurren de modo invisible en cada nota no fueron del todo rigurosos. Por cada dicho de la fuente, tendrían que haber consultado a otros informantes independientes, para corroborar la verdad de sus dichos. No obstante, los periodistas de la Rolling dicen que hablaron de modo muy general con la universidad y los acusados, en vez de perseguir una contestación más específica.

En Estados Unidos, las publicaciones de renombre como la Rolling Stone tienen miembros de la redacción que están especializados en el chequeo de la información, se los llama fact-checkers y su trabajo principal es fijarse que cada dato esté corroborado, que de hecho haya pruebas más allá de lo que dicen las fuentes, para demostrar que lo publicado sucedió en verdad.

En este caso, Jackie engañó a todos: a la periodista que escribió la nota, Sabrina Erdely, a sus editores, y a los fact-checkers. Ellos pasaron cuatro horas al teléfono con "Jackie" revisando cada detalle de su relato, y lo repitió al hartazgo con "recuerdos" muy vívidos, cuentan los revisores.

Esto es quizá lo más controversial del caso. Muchas veces, los medios citan fuentes anónimas porque ellas tienen miedo a exponerse demasiado, ya sea porque sus vidas corren peligro o porque revelar cierta información las coloca en un lugar de vulnerabilidad respecto a un otro poderoso (pensemos, por ejemplo, en alguien que denuncia a un abusador, como se suponía que pasaba en esta situación).

Sin embargo, más allá de las decisiones editoriales que tome cada medio, los editores y periodistas deben conocer la identidad de la fuente, y comprobar que sus argumentos son verdaderos. Ni siquiera la policía encontró evidencia de una violación.

Las recomendaciones de Columbia fueron:

- Que la Rolling Stone cree políticas más fuertes en varias áreas.

- Que consideren la posibilidad de prohibir el uso de seudónimos, o que solo los usen luego de una discusión "robusta".

-Que busquen comentarios específicos por parte de quienes son citados en el artículo (consultaron a la universidad y a los acusados de una forma muy general).

Publicidad

Ahora, ¿por qué se equivocaron los de la Rolling Stone?

Steve Helber / AP

Una imagen de archivo de la Universidad de Virginia, donde supuestamente habría sucedido la violación que no se comprobó.

Coll piensa que se trató de un caso de "sesgo de la confirmación", al que explica como "la tendencia de la gente a estar atrapada en creencias pre-existentes y que la lleva a seleccionar hechos que apoyen su propio punto de vista en vez de observar aquellos que entren en contradicción." En este caso, la historia de la violación era muy repetida en el campus y Coll señala que la Universidad de Virginia tiene un registro no muy perfecto para tratar casos de abuso sexual. Este contexto puede haber llevado a la periodista a guiarse por una historia que no estaba confirmada por evidencia, sino por fuertes rumores y conjeturas.

Erderly, la periodista, dijo que eligió el caso de "Jackie" porque era muy shockeante y dramático, y que eso hizo elegirla, en vez de enfocarse en otros relatos de otras jóvenes.

Erderly, quien trabajó durante 20 años como periodista de investigación, dijo que no fue lo suficientemente lejos para verificar la historia por su preocupación por el bienestar de "Jackie", su miedo a traumarla y su confianza en la credibilidad de su fuente.

Dice que espera que su error no silencie a víctimas de violación. Cientistas sociales dicen que el ratio de "mentira" en casos de abuso sexual son del 2 al 8 %, Coll cuenta en el reporte.

La presión por publicar en un lapso menor a dos semanas fue uno de los argumentos que los periodistas dijeron a la hora de explicar por qué se equivocaron.

La Universidad de Virginia, por su parte, dice que el artículo no solo no combatió la violencia sexual, sino que además dañó esfuerzos serios por enfrentar este problema. Y las autoridades de la institución informaron que tomarán medidas legales contra la revista.

Will Dana, el director editorial de la Rolling Stone, definió este caso en términos muy duros en la versión online de la revista :

"Fue doloroso leer este reporte, para mi personalmente y para todos nosotros en la Rolling Stone. Es, a su manera, un documento fascinante, una pieza de periodismo, como Coll lo describe, sobre un fracaso del periodismo".

Steve Coll, decano de Columbia, ganador del premio Pulitzer, elaboró durante cuatro meses este informe a pedido de la revista, y como parte del Columbia Journalism Review (CJR). Los ejecutivos de la Rolling Stone no tomaron ninguna medida además del reporte, ni despidieron a ningún miembro del equipo. Un vocero de la Rolling Stone le confirmó a BuzzFeed News que no planean hacerlo.

Lo que sí hicieron fue pedir perdón en un comunicado público y publicaron el reporte de Coll en el sitio. Una versión resumida de este documento aparecerá en la edición impresa del 8 de abril de la revista.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss