back to top

16 cosas que te amargan la vida cuando eres creativo de publicidad

El único león que has visto de cerca ha sido en el zoo.

publicado
Publicidad
Publicidad

9. De la que saliste con un portfolio lleno de gráficas de marcas de preservativos, videoconsolas y ONG.

Es probable que, si eres suficientemente viejo, tu portfolio haya tenido un formato "gracioso", porque es lo que lo petaba hace unos años. ¡"El portfolio es tu pieza más importante", decían! Mejor no intentes presentarte ahora con un maletín esposado a tu brazo, una maqueta de la agencia donde quieres trabajar o una caja sorpresa: los futuros trainees inventaron todos los desastres de Pinterest antes de que internet pudiera decir DO IT YOURSELF.

10. Ese portfolio era el que iba a hacer que te comieras el mundo. Digamos que, con esas prácticas de 300 euros al mes, bueno, le diste un mordisquito.

Toei Animation / Via giphy.com

Un mordisquito pequeño: ¡con ese sueldo tenías que racionar la comida!

11. Todo el drama desaparece en ese momento en que sales de trabajar y ves tu primer trabajo importante empapelando toda la ciudad o en mitad del prime time de Antena 3.

Publicidad

13. Sea lo que sea lo que te haya tocado, ¿estás listo para pringar?

RCA / Via mtv.com

Horas que quedan hasta la fecha de entrega: menos de las que necesitas.

Horas que tiene esta noche de viernes que vas a echar trabajando en la agencia: más de las que te gustarían.

14. Y prepárate para que todo el mundo opine sobre tu trabajo.

RTVE / Via listas.20minutos.es

Desde sobrino del cliente, que sabe algo de diseño (es decir: WordArt), al marido de la jefa de marketing y los niños del director de comunicación, que han oído tu cuña y dicen queno tiene gracia. La publicidad es el patio de recreo de la típica señora de Cuenca, así que ya sabes: dale una vuelta.

15. Pero no pasa nada: todo este esfuerzo tendrá su recompensa con la llegada de LOS PREMIOS.

CBC / BuzzFeed / Via Twitter: @BuzzFeedEspana

En realidad no: tu relación con los premios es un poco la de DiCaprio con el Oscar. Y cuando por fin consigas ganar, alguien "se habrá olvidado" de poner tu nombre en la ficha técnica.

16. En fin: consuélate aprovechando esos escasos momentos de BELLEZA EXTREMA con los que te encuentras a veces en ese rodaje especial, esa sesión de fotos que te ha costado un dolor producir o cuando ves esa gráfica en la que has invertido semanas.

Patrocinado