go to content

Algunas cosas que (ya lo siento) no van a quitarme la depresión

Ya estoy harta de libros de colorear.

publicado

1. Té verde.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

El té verde tiene algunas cualidades estupendas y estoy de acuerdo en que beber litros té es mejor que botellas de vino, PERO la depresión no se puede ahogar en agua caliente. Si tomara tanto té como la gente me sugería, todavía estaría deprimida, pero con el añadido de necesitar constantemente hacer pis.

2. Un baño caliente.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

La depresión es como estar envuelta en una niebla pegajosa y caliente, que es bastante parecido a la sensación que tengo al cocerme en mi propia suciedad en la bañera. Relajarse en la bañera ayuda tras un día estresante, pero no va a curar una enfermedad mental.

3. Unas vacaciones.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

"¡Solo tienes que alejarte de todo!" parece un consejo útil. Claro, si estás pasando por una situación difícil y puedes viajar, ¿por qué no? Sin embargo, la clave de mi depresión soy yo misma, no mi situación. Si tuviera el dinero, podría viajar en avión a Hawai y sentarme en la playa, pero el problema seguiría ahí: estaría en esa playa conmigo misma.

4. Libros de colorear.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Para mucha gente colorear puede ser terapéutico: su mente se queda en blanco y todo se tranquiliza un rato. Eso suena genial. A mí me recuerda principalmente que no tengo ninguna habilidad artística en absoluto y que tengo 27 años y todavía me salgo de las líneas.

5. Gritar muy muy alto.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Gritar es estupendo. A veces grito contra la almohada. Algo que ayuda durante dos segundos quizás. Una vez probé aquello de una peli de ir a un enorme puente de la ciudad en la que vivía y grité contra el viento. No ayudó mucho. Me sentí tonta y no vi a la familia de turistas detrás de mí que ahora probablemente lleven más cuidado cuando se encuentren con mujeres de pelo grasiento en puentes.

6. Frases inspiradoras.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

A veces, la gente bien intencionada te envía una cita; algunas pueden ser bonitas, pero otras resultan estúpidamente absurdas. A menudo van acompañadas de una sugerencia sobre que debería dejar pasear por las redes sociales y leer una bonita frase instagramable. Tienen razón en que los medios sociales no ayudan a dejar de compararte con los demás, pero tenemos que darle a la depresión un poco de crédito: ver la elegante casa nueva de aquella chica que conocí en la universidad no me va a meter en una espiral de depresión. Ya quisiera ella.

7. Llevar ropa que me haga sentir guapa.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Cuando estoy deprimida, no quiero vestirme. Quiero quedarme en la cama hasta que las mantas me traguen y puedo vivir ahí abajo en un mundo de mantas, en la dulzura de la nada. Llevar un vestido o unos zapatos elegantes es como cubrir una herida con purpurina. No va a ayudar.

8. Enamorarme.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Cuando estás soltero y deprimido, la gente a menudo se pregunta si te iría mejor si tuvieras pareja, alguien que cuidará de ti. La cosa es que, incluso en las relaciones, la depresión es increíblemente difícil y puedes acabar alejando a la gente. Así que con o sin pareja, la depresión es una mierda.

9. Rodearme de velas aromáticas.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Una vela que huela a canela o a Navidad o la axila de un recién nacido no va a hacer gran cosa para levantarme el ánimo. Comprarme cosas bonitas es un gesto encantador, pero prefiero que me regales una cuña de queso que un empalagoso trozo de cera.

10. Salir de mi zona de confort.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

Creo que cuando estás sumido en la depresión, has de permanecer acurrucado en la seguridad de esa zona de confort. Hacer parapente no va a quitarme la sensación de que la vida es infinitamente inútil. Si habéis tenido algún tipo de epifanía en mitad del aire, decídmelo.

11. Y finalmente, ~esperar~ a que se pase.

Maggy van Eijk / BuzzFeed

A veces, la depresión es en realidad cuestión de aguantar, sobre todo si ya has pasado por un episodio antes, porque sabes cómo puede ser el final, la forma en que la niebla y la presión sobre tu cráneo comienzan lentamente a desvanecerse. Sin embargo, esperar puede no ser suficiente. Puede que tengas que ir a ver al médico, ajustar tu medicación o pedir ayuda a tu red de apoyo. Tener una enfermedad mental implica que a veces has de dar un paso adelante y convertirte en tu propio defensor. Mientras lidias con pensamientos depresivos, también tienes que hacer llamadas y conseguir ayuda. Es duro, pero confía en mí: merece la pena.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss