go to content

8 Cosas para ayudarte a hablar con tu familia sobre tu trastorno alimenticio

Hablamos con un profesional sobre cómo abrirte a tu familia, lo que puedes hacer para prepararte y cómo debes alejarte de la culpa.

publicado

1. No te enfoques en la culpa.

relatablethinking.tumblr.com

Los trastornos alimenticios son complicados y vienen en muchas formas diferentes. BuzzFeed habló con V. Fishman, trabajadora social, que se ha especializado en la práctica privada para el tratamiento de trastornos de la alimentación en los últimos 30 años. Cuando comienzas a hablar con tu familia acerca de tu trastorno alimenticio, Fishman sugiere: "Trata de no quedar atrapado en los porqués o la culpa. Trata de que el foco sea en averiguar qué puede ser de ayuda".

Puede que te resulte útil buscar servicios que piensas que te gustaría utilizar antes de hablar con tu familia. Una gran cantidad de servicios de asesoramiento ofrecen una sesión para padres, lo que les ayudará a aprender más acerca de trastornos de la alimentación, así como ayudarles a conciliar sus propios sentimientos.

2. Aparta un tiempo.

unsplash.com

Para fijar su mente en la facilidad, elegir un tiempo para la conversación inicial y elegir un tiempo de unos pocos días después de una conversación de seguimiento (más sobre esto más adelante). Lo ideal es elegir un lugar que sea privado y cómodo.

Antes de abrirte a tu familia, piensa qué es lo que quieres decir y lo que prefieres no decir en este momento. Según Fishman: "Es bueno estar organizado internamente al respecto antes de la conversación y comenzarla con la cabeza lo más clara posible".

3. Está preparado para todo tipo de reacciones.

CBS

Tus padres podrían reaccionar de una manera que nunca esperabas. Por difícil que sea, trata de no tomarlo a pecho. Lo mejor que puedes hacer es enfrentar la conversación siendo totalmente consciente de tus propios sentimientos, así puedes darle a tus padres el espacio de averiguar los suyos. Tú has sabido de esto por algún tiempo, es posible que ellos también necesiten tiempo.

4. Sé honesto.

Flickr: maggyvaneijk

Fishman compartió: "Recomiendo que se preparen para hablar al respecto con tanta autenticidad como les sea posible. Si sienten dolor y vergüenza por su desorden alimenticio, traten de ser honestos al respecto".

Esto no solo será útil para esta conversación en particular, sino que te ayudará en el largo plazo en tu recuperación.

5. Investiga

unsplash.com

Fishman aconseja tener material de lectura a la mano. Quizás un libro o un artículo que te haya parecido particularmente útil. Para iniciar, la NEDA tiene una gran cantidad de información disponible aquí.

También tienen un programa llamado NEDA Navigators, que es un recurso magnífico para los padres. Está diseñado para apoyar a los familiares poniéndolos en contacto con "navegadores" no profesionales entrenados que han pasado ellos mismos, o un familiar, por una experiencia de desorden alimenticio. Si sientes que esto puede ser útil para ti, puedes dárselo a conocer a tus padres como una opción.

Toma en cuenta que puedes exagerar en lo referente a la investigación. Recuerda a tus padres que se apeguen a ti y a tu situación en lugar de enfrascarse en todo lo que hay disponible allá afuera.

6. Establece algunas reglas básicas.

CBS

Para tener un plan de acción, Fishman sugiere no solo fijar una hora para la reunión, sino, también, apartar un tiempo para la siguiente reunión. Si te ayuda, incluso podrías establecer una "regla" de no hablar nada relacionado con el desorden alimenticio entre esos momentos.

Esto puede parecer extremadamente formal, pero al guardar los pensamientos y las preguntas para la siguiente reunión planeada evitas el conflicto continuo, porque hablar sobre los desordenes alimenticios y tu salud puede ser un tema difícil y estresante que brota una y otra vez.

7. Tómate tu tiempo.

unsplash.com

Fishman dijo a BuzzFeed: "La recuperación de un desorden alimenticio es un maratón, no una carrera. Tomarse tiempo para una recuperación plena y sustentable es importante y, por lo general, requiere un tratamiento profesional y, algunas veces, más de lo que cualquiera anticipa en un inicio".

Resulta útil que te abras en relación con esto con tus padres. Por mucho que tú y ellos lo deseen, no vas a recuperarte de la noche a la mañana. Al mismo tiempo, la recuperación plena es posible y es importante tener eso en mente a medida que pasan por esto juntos.

8. Y, finalmente, no te aísles.

Disney

Aunque compartir aquello por lo que estás pasando puede ser algo valioso, tienes que recordar que las personas en las que estás confiando pueden no ofrecerte la ayuda que necesitas, al menos, no de forma inmediata.

No te frustres por esto ni sientas que tienes que abandonar la recuperación. Ayuda a tu familia a aprender a ser más abiertos. Al final de cuentas, tu familia se beneficiará de abrirse y de hablar unos con otros a lo largo del proceso. No te avergüences, no te sientas culpable y no permitas que tu desorden alimenticio te aísle más de lo que ya lo ha hecho. No tienes que pasar por esto solo(a).

La Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios (NEDA, por sus siglas en inglés) es una organización sin fines de lucro en los Estados Unidos que defiende y apoya a individuos y familias afectadas por desórdenes alimenticios. Puedes llamar a su línea de ayuda al 1-800-931-2237.

En Reino Unido, la ABC siglas en inglés de la organización de beneficencia para el Cuidado de la Anorexia y la Bulimia ofrece apoyo de acompañamiento a quienes sufren de estos padecimientos y tiene líneas de apoyo abiertas de 9 a.m. a 5 p.m., de lunes a viernes. Puedes contactarlos al 03000 11 12 13.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss