El sexo en tus veintes versus el sexo en tus treintas

Es bastante bueno en cada década pero, tú sabes, la cantidad y la calidad varía.

publicado

En tus veintes: la anticoncepción es una preocupación importante. Él usa condón *y* ella toma la píldora. El esperma es el enemigo.

En tus treintas: eres parte de la generación de los que se retiran.

En tus veintes: tienes complejos sobre tu cuerpo.

En tus treintas: las cosas están en realidad un poco más flácidas y panzonas de lo que alguna vez fueron, pero eso no te causa problemas.

En tus veintes: te preguntas sobre el sexo anal. ¿Quieres intentarlo? ¿O no? ¿Qué pasa con un dedo allí?

En tus treintas: tu política sobre el sexo anal está bloqueada, ya sea que estés a favor o no.

En tus veintes: todavía eres delicada en cuanto al sexo cuando tienes tu período.

En tus treintas: has aprendido a relajarte sobre la sangre y los fluidos corporales.

En tus veintes: tus fantasías son para tu tiempo a solas...

En tus treintas: compartes esas fantasías.

En tus veintes: él quiere tener más sexo que ella.

En tus treintas: ella quiere tener más sexo que él.

En tus veintes: él dice, "¿está bien? ¿Solo aquí?"

En tus treintas: ella dice: "Justo allí. Dios, ¡eso es BUENO!"

En tus veintes: cuando no tienes sexo en casa, tienes sexo en los autos y en los ascensores. Bueno, una vez en un ascensor.

En tus treintas: cuando no tienes sexo en la casa, tienes sexo en un hostal realmente lindo en Cornualles.

En tus veintes: si no lo ha planificado, un test de embarazo positivo es aterrador.

En tus treintas: si no lo has planificado, un test de embarazo negativo es agridulce.

En tus veintes: ella está más preocupada por mantener su vello corporal bajo control de lo que él lo está con el suyo.

En tus treintas: ella ha aceptado el arbusto espeso, mientras que él ha empezado a preocuparse por el vello rebelde. ¡SE ESTÁ SALIENDO DE SUS HOMBROS!

En tus veintes: todavía estás descubriendo lo que te excita y lo que te hace terminar.

En tus treintas: sabes exactamente lo que necesita hacerse, desde la estimulación previa hasta terminar.

En tus veintes: todavía podías escandalizarte.

En tus treintas: ya lo has escuchado todo antes.


En tus veintes:
haces cosas que no sienten totalmente correctas, con personas que no son lo suficientemente amables.

En tus treintas: te preocupas más por cuidarte a ti mismo, que por el hecho de que cuiden de ti.

En tus veintes: tienes maratones de sexo, como... cinco veces en una noche.

En tus treintas: una vez por noche, cada dos noches, está bien.

En tus veintes: tienes sexo en la ducha y en la mesa de la cocina.

En tus treintas: tienes sexo en tu cama.

En tus veintes: te enamoras de tu amigo con derechos. Y es desgarrador.

En tus treintas: intentas enamorarte de tu amigo con derechos. Pero no lo puedes lograr. Y es desgarrador.

En tus veintes: te cuesta creer que la gente mucho mayor que tú, personas que no consideras atractivas, tengan sexo.

En tus treintas: sabes que todos lo están haciendo. Incluso las personas con las que nunca lo harías.

En tus veintes: el sexo con alguien que te gusta es una de las mejores formas de pasar 25 minutos.

En sus treintas: eso no cambia.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss