Ir directo al contenido

    23 maneras en que tu yo nocturno es tu propio peor enemigo

    Tu yo nocturno es la razón por la que estás tan cansado hoy.

    1. Durante el día eres un adulto responsable y productivo. Pero durante la noche básicamente eres una persona distinta.

    2. Tu yo nocturno es el que se va a la cama y pasa las primeras tres horas contando cuántas horas de sueño le quedan exactamente si se queda dormido ahora mismo.

    3. Durante la noche nunca sabes cuándo salirte de Netflix.

    4. Y siempre te darás una maratón de una serie de TV completa a las 3 a. m.

    5. Cada noche, el tú de este horario se siente demasiado feliz por simplemente darle una revisada más a Facebook.

    6. O alguna otra revisada a Twitter.

    7. O un par más de «me gusta» en Instagram.

    8. Durante la noche siempre leerás rápidamente ese artículo en particular del que te perdiste durante el día. Y luego, otro. Y otro.

    9. Honestamente, durante el día conoces todas las estrategias adecuadas para provocarte una buena noche de sueño, pero, ¿tu yo nocturno las escucha? CLARO QUE NO, MIERDA.

    10. Y así el tu yo diurno ha tenido que convertirse en alguien muy bueno en cuanto a mentir con respecto a qué hora te fuiste a dormir.

    11. Tu yo nocturno tiene opiniones profundas con respecto a las metas en su vida, las que sólo parecen tener sentido a medianoche.

    12. Tu yo nocturno saldrá con un gran y nuevo sistema de organización para todo lo que posees, pero nunca terminarás realizándolo en verdad.

    13. Tu yo nocturno también se pone metas bastante poco realistas para lo que de verdad puede conseguir al día siguiente, así que tu yo diurno tiene una sensación constante de ineptitud.

    14. Comer saludablemente nunca es un propósito de tu yo nocturno, pese a que siempre decide que comer es necesario a las 3 a. m.

    15. Tu yo nocturno es siempre quien va hacia la mesa y despierta al resto de la casa.

    16. Por el lado bueno, el tú nocturno ha hecho muchos amigos de diferentes zonas horarias.

    17. El tú nocturno también tiene TODAS las buenas ideas. No se las traspasa al tú diurno, eso sí.

    18. Y así de cierta manera tu yo nocturno es mucho mejor a la hora de trabajar.

    19. Tu yo nocturno siempre quiere permanecer en el bar por otro trago, justo cuando todos los demás piensan que deberías volver a casa.

    20. Y entonces tu yo diurno tiene que lidiar con el hecho de que estás exhausto.

    21. Y una rutina mañanera alta en cafeína.

    22. Tu yo nocturno simplemente no tiene consideración por tu yo diurno.

    23. Pero tu yo nocturno la pasa genial, ya que es durante la noche cuando pasa todo lo interesante.