back to top

11 Preguntas que quizás nunca hiciste sobre la ansiedad

¿Te preocupa preocuparte demasiado?

publicado
Jenny Chang / BuzzFeed

Preocuparse, estresarse, volverse loco, son ataques de nervios hechos y derechos: a muchos nos sucedió.

Muchos sabemos cómo se siente estar ansioso. Pero ¿cuánta ansiedad es demasiada? ¿Qué es normal? ¿Qué es saludable? ¿Cuándo tienes que, en realidad, ya sabes, preocuparte?

Teníamos muchas preguntas, así que le pedimos ayuda a un par de expertos.

BuzzFeed Life habló con el Dr. John M. Hettema, profesor adjunto de Psiquiatría en la universidad Virginia Commonwealth University, y con la Dra. Anne Marie Albano, profesora adjunta de Psicología Clínica y directora de la Columbia University Clinic for Anxiety and Related Disorders (Clínica para trastornos de ansiedad y relacionados de la Universidad de Columbia). Esto es lo que dijeron.

1. Primero lo primero: ¿qué es la ansiedad?

"La 'ansiedad' es la expectativa de una amenaza en el futuro", dijo Albano a BuzzFeed Life. Es como si tu cerebro previera cosas que podrían salir mal y se preguntara cómo lidiar con ellas. La ansiedad puede tener síntomas tanto mentales como físicos.

Se debe tener en cuenta que, en realidad, la ansiedad es natural y, en muchos casos, es la forma apropiada en que tu cuerpo responde a lo que sucede. "La ansiedad a un nivel razonable es normal", dijo Albano a BuzzFeed Life. "La preocupación, cuando es razonable, nos impulsa a hacer más cosas, a progresar". Así que no solo es normal, sino que además es beneficiosa.

2. Bueno, pero ¿cuál se supone que sea un “nivel razonable” de ansiedad?

Jenny Chang / BuzzFeed

Bueno… la verdad es que es bastante subjetivo. También difiere según la persona y la situación. La mejor forma de determinar cuál es el nivel “razonable” es pensar qué podría ser un nivel “no razonable”. Por ejemplo: “[Cuando] tienes algún tipo de respuesta ansiosa o temerosa que es excesiva en comparación con la amenaza real”, dijo Hettema a BuzzFeed Life.

¿Sientes que no eres capaz de no preocuparte?

¿Solo puedes concentrarte en lo que saldrá mal en determinadas situaciones?

¿Te preocupa mucho algo que, en forma racional, sabes que es muy poco probable que suceda?

¿Tu ansiedad interfiere con tu vida en formas negativas? Por ejemplo, ¿provoca malestar en tus relaciones, tu empleo o tu familia?

¿Tienes ataques de pánico?

¿Te sucede que te escondes, huyes o te quedas en casa para evitar interacciones sociales por miedo?

¿Tu ansiedad te deprime y te hace infeliz la mayor parte del tiempo, incluso si no tiene un impacto sobre otras áreas de tu vida?

Si respondiste que “sí” a algunas de estas preguntas, esto podría significar que tu ansiedad superó el nivel “razonable” y se volvió en verdad problemática para ti.

3. ¿Cuáles son otros síntomas de ansiedad a los que debo prestar atención?

Jenny Chang / BuzzFeed

Quienes padecen ansiedad pueden sentirse tensos y nerviosos, tener problemas para dormir toda la noche y tener dificultades para concentrarse. “Su ansiedad afecta no solo sus pensamientos, sino también sus emociones y conductas durante el día”, agrega Hettema.

En casos muy intensos, es posible tener problemas para respirar, sentir palpitaciones o, incluso, experimentar síntomas que pueden sentirse como un ataque cardíaco. El cuerpo se llena de hormonas de estrés que pueden provocar sensaciones físicas en extremo desagradables.

La ansiedad también te puede paralizar: puede hacer que uno se sienta tan abrumado que termine sin ser capaz de hacer mucho. (Piensa: cuando tienes MUCHO trabajo por hacer, pero te provoca tanta ansiedad que terminas jugando en Facebook durante muchas horas y posponiéndolo… y, luego, te da más ansiedad cuando se avecina la fecha límite).

4. Escuché que hay diferentes tipos de ansiedad (trastorno de ansiedad social, trastorno de ansiedad generalizada, ataques de pánico, agorafobia, trastorno de estrés postraumático y otros). ¿Cómo sé qué tipo podría tener?

Los profesionales de cuidados de la salud mental en Estados Unidos usan el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM-5) para clasificar y diagnosticar los trastornos de salud mental. Según este manual, hay algunas categorías principales relacionadas con la depresión y la ansiedad. Estas son:

- Trastornos de ansiedad;

- Trastorno obsesivo-compulsivo y trastornos relacionados;

- Trastornos relacionados con traumas y factores de estrés;

- Trastornos depresivos; y

- Trastorno de síntomas somáticos y trastornos relacionados.

Cada una de estas categorías agrupa diferentes tipos de trastornos de ansiedad. Por ejemplo, el trastorno de ansiedad social, la agorafobia y el trastorno de ansiedad generalizada son algunos de los numerosos trastornos que se consideran trastornos de ansiedad. El trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de acumulación y la tricotilomanía (trastorno de arrancarse el pelo) se clasifican dentro del grupo del trastorno obsesivo-compulsivo y trastornos relacionados, y así. Aquí puedes obtener más información sobre los diferentes tipos de trastornos de ansiedad y depresivos.

5. ¿Qué sucede si tengo varios síntomas que no encajan con un trastorno en particular?

Algo que es confuso para muchas personas es que muchos de estos trastornos suelen tener síntomas en común con otros trastornos similares, según se describen en el manual DSM-5. Y algunas personas podrían tener uno o dos síntomas de un trastorno en particular, pero no una cantidad suficiente de los síntomas para tener ese trastorno. De todas formas, eso no significa que no tienes un problema de ansiedad ni que no puedes recibir ayuda.

Entonces, por ejemplo, los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada incluyen "preocupación persistente, excesiva y poco realista sobre cosas cotidianas", según la asociación Anxiety and Depression Association of America. Y el trastorno de ansiedad social es "el miedo extremo a ser escudriñado o juzgado por otras personas en situaciones sociales o de desempeño". Y es posible, por ejemplo, tener síntomas que coincidan con los dos trastornos, o bien que coincidan en parte, pero no por completo, con alguno de ellos.

Desde un punto de vista práctico, no deberías prestar tanta atención a qué tipo de ansiedad podrías o no tener, sino a si la ansiedad interfiere con tu vida, sin importar de qué tipo sea. Tu médico puede ayudarte a determinar cuál es el problema específico, si es necesario. O, tal vez, prefiera ayudarte de otras formas, sin conformarse con una etiqueta o un diagnóstico específicos.

6. Sin duda, tengo ansiedad, lo que apesta. ¿Eso significa que tengo algún problema en el cerebro?

Jenny Chang / BuzzFeed

Tu cerebro no tiene nada de malo, solo está exagerando. Albano dijo a BuzzFeed Life que los trastornos de ansiedad provienen del lóbulo frontal, el lugar del cerebro donde están el razonamiento y el pensamiento evolucionado. El problema surge cuando pensamos demasiado, lo que nos hace centrarnos en lo que saldrá mal sin tener en cuenta lo que puede salir bien.

7. ¿Esto está en mis genes o soy solo soy yo?

La respuesta corta es "sí".

Hettema dice que los miedos van y vienen como parte del desarrollo normal, y su enfoque cambia a medida que crecemos. El motivo por el que algunos persisten es una combinación de genética, personalidad, circunstancias de la vida y las presiones que amenacen la tranquilidad en ese momento. "Pero es difícil predecir cómo se desarrolla esta combinación para un individuo en particular", dice Hettema.

8. ¿Cómo lo arreglo?

Esta es la buena noticia: los trastornos de ansiedad están entre las enfermedades psiquiátricas más tratables y manejables que existen. "Los trastornos de ansiedad suelen tener un tratamiento doble: medicamentos para tratar la química del cerebro junto con alguna forma de psicoterapia", dijo Hettema a BuzzFeed Life.

9. Un momento… ¿psicoterapia? ¿Pastillas?

Jenny Chang / BuzzFeed

Suena intenso, pero la psicoterapia es solo terapia para la salud mental y emocional. La forma más común para tratar trastornos de ansiedad es la terapia cognitivo-conductual, que tiene el objetivo de cambiar los patrones de pensamiento hacia lo que da miedo y parece peligroso, y también la forma en que se reacciona, en particular, la evasión. “Nunca aprenderás que tu miedo no era proporcional a la amenaza, a menos que te expongas a ella”, explica Hettema.

Tu terapeuta también puede ayudarte a aprender diferentes mecanismos para hacer frente a las situaciones. Estos te enseñan a identificar los disparadores de la ansiedad y también conductas que te ayudan a calmarte antes de que la ansiedad sea incontrolable. Aquí te damos 36 pequeñas ideas para calmar la ansiedad antes de que te supere.

En cuanto a medicamentos, los tratamientos generales incluyen sedantes (como Xanax) para tranquilizar en forma temporal y otros medicamentos con el objetivo de estimular la producción de serotonina. Es importante trabajar con un psiquiatra para determinar qué es lo mejor para ti porque, para ver un efecto, tienes que tomar la dosis correcta de los medicamentos durante varios meses y, además, un mismo medicamento puede no funcionar para todos. Algunas personas no necesitan tomar medicamentos, otras solo los necesitan durante aquellos momentos de la vida que son en especial estresantes y, para otros, es mejor tomar medicamentos en forma constante. Es importante determinar con un médico qué es lo mejor para ti.

10. Bien. Toda esta información me sirve. Pero… ¿por qué no puedo solo evitar las cosas que me asustan? ¿De verdad tengo que recibir ayuda profesional para esto?

"El asunto es que los adultos aprenden a aceptar la ansiedad, no siempre en forma saludable, pero encuentran formas de eludirla", dijo Albano a BuzzFeed Life. "Las personas evitan carreras profesionales enteras solo por la ansiedad asociada con ellas. Queremos que las personas alcancen su mayor potencial, no que caminen de puntillas para evitar el miedo".

11. Bueno, de acuerdo. ¿Dónde puedo encontrar a estos profesionales de los que hablan?

Jenny Chang / BuzzFeed

Es posible que tu médico de cabecera también conozca algunos profesionales a los que pueda remitirte. También existen muchas organizaciones que se especializan en estos trastornos en todo el mundo. Acercarte a ellas es una buena forma de conseguir ayuda.

Este post fue traducido del inglés por Florencia Kievsky.