back to top

21 secretos que las niñeras profesionales nunca te contarán

No somos lo que se dice perfectas en todos los sentidos...

publicado

1. Ser niñera es una profesión.

Walt Disney

Las niñeras suelen ser tratadas igual que los camareros y los repartidores: como si fuese un escalón para algo mejor. Una sala de espera. Menos valorado que un "trabajo de verdad". Cosa rara, porque cuidar de vidas humas está bastante arriba en la lista de grandes responsabilidades.

2. Algunas veces otros padres nos roban.

Warner Bros. Television

Nunca le diremos a nuestro jefe que Sandra habló con nosotros y dijo que nos pagaría más si vamos a cuidar de su prole, porque sabemos que es la típica discusión que va a provocar una pelea en la próxima reunión de la AMPA.

3. Los niños son unos adorables mocosos.

Columbia Pictures

Blanco y en botella: tu hijo es un mocoso. Tu nieta es una mocosa. Y tu sobrino, y el primogénito de tu amigo, y el niño de diez años de tu vecino. Pero escúchame: ¡no pasa nada! Todos los niños son unos mocosos.

Publicidad

4. La mayoría de los niños son bastante normales.

imgur.com

A todos los padres les gusta pensar que su hijo es algún tipo de genio. Y DE NINGUNA MANERA vamos a ser nosotros los que les digamos que a su hijo le cuesta aprobar mates, leer o hacer cualquier cosa, la verdad.

7. A veces cotilleamos.

instagram.com

Nos resulta super raro entrar en la habitación de alguien por cualquier motivo. Pero, ¿sabes qué? A veces lo hacemos, y ya que estamos ahí puede ser que le echemos un vistazo a las cremas, potingues y maquillaje de los ricos.

8. Se hace raro cuidar de los niños cuando los padres están ahí.

HBO

Los diez minutos antes de que los padres se van por la mañana son los diez minutos más incómodos de nuestro día. Los padres nos caen bien, pero sabemos que están vigilando cómo nos portamos con sus hijos y sentimos sus ojos en nuestra nuca. Lo entendemos y sabemos que pasa, pero es muy estresante.

Publicidad

9. No podemos salvar la vida de un niño.

NBCUniversal

Nunca dijimos que teníamos certificado de primeros auxilios (tampoco nadie nos preguntó). Tenemos la misma idea de qué hacer cuando hay una emergencia que cualquier otra persona, y está bien. ¡Los padres tampoco tienen certificado de primeros auxilios!

10. No juzgamos a la gente por lo que come.

reddit.com

Sabemos lo difícil que es que un niño de tres años coma algo que no sean cereales, o que un niño de diez años beba suficiente agua. La verdad, nos da igual mientras funcione. Siempre que coman y beban algo.

12. Si, a veces tenemos que gritar.

Universal Pictures

Llega un momento en que lo único que puedes hacer es gritar. Suele pasar cuando estás intentando hacer caca en privado y el niño abre la puerta del baño OTRA VEZ, o si se ponen en peligro y perdemos los nervios. No lo sentimos.

13. Conocemos a otras niñeras, y compartimos historias de terror.

Dimension Films

Es un mercado bastante exclusivo, por lo que cuando conectamos con la niñera que pone los ojos en blanco por culpa de la insoportable madre que no le cae bien a nadie en el mercado del colegio, vamos a amarrarnos a nuestra nueva aliada como un bebé a su mantita favorita. Como si fuera terapia.

Publicidad

14. Nos preocupa que nunca nos olvidaremos de esta etapa de nuestra vida... pero los niños sí lo harán.

Metro-Goldwyn-Mayer

Aprendemos tanto de ellos, pero en unos años seguramente no se acordarán de nosotros. Y eso duele.

16. No somos amas de casa.

20th Century Fox / BuzzFeed

Nuestro trabajo es mantener al niño vivo, limpiarlo y darle de comer y de beber. No tenemos tiempo de planchar, limpiar la casa e ir de compras.

17. Cuando salimos del trabajo, no pensamos más en los niños.

Warner Bros.

No podemos. No seríamos capaces de hacer este trabajo (un trabajo lleno de amor y vulnerabilidad) si no estableciésemos unos límites saludables para no llevarnos a casa más de lo que debemos.

18. Cuando los padres nos desautorizan, duele mucho.

CBS Television

Trabajamos muy duro para establecer nuestras propias reglas y relaciones con los niños con los que trabajamos, por lo que cuando los padres dicen algo que nos contradice lo sentimos como un puñetazo en el estómago.

Publicidad

19. No podemos contestar al instante.

instagram.com / Via imgur.com

Los fines de semana podemos sentarnos y chatear durante horas. ¿Cuando estamos con los niños? Tenemos que concentrarnos.

Nota: Esta entrada está basada en la experiencia de una persona que trabaja en el sector.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss