Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 30 nov. 2018. Posted on 29 nov. 2018

María de OT no es la responsable de los comentarios que haga su novio sobre su culo

El novio de la concursante de OT María Villar, Pablo Amores, ha recibido críticas por mencionar casi exclusivamente su físico en su reencuentro con ella.

RTVE

María Villar ha sido la última expulsada de OT 2018. Anoche, después de su actuación de nominada, su novio Pablo estuvo con ella en el plató durante unos minutos y, básicamente, se dedicó a alabar su culo y a repetir unas quince veces lo buena que estaba su novia. Esto no habría sido tan desagradable de escuchar si no fuera una de las pocas veces que había visto a su novia en casi tres meses y las primeras palabras que le surgieran fueran esas. Lo que más críticas ha suscitado fue su respuesta a la pregunta "¿Qué es lo primero que vais a hacer al salir?": follar. Y creo que nos estamos desviando del que podría ser el "problema", aunque no estoy tan segura de que lo sea.

Me parece lógica y muy natural una reacción así cuando llevas tres meses sin tocar a tu pareja, y tenemos que despojar al sexo de todo ese halo de suciedad y depravación, que ya no estamos en 1872. Evidentemente, desear y ser deseada por tu pareja no solo no te convierte en menos feminista, sino que además estás llevando a cabo un ejercicio sanísimo de normalización de uno de los tabús más históricos para las mujeres.

–¿Qué vas a hacer con tu novia en cuanto salga de la Academia? –La declaración de la renta.

Estoy convencida de que la relación de Pablo y María es tan punk como lo son ellos (no se me olvida el "I wanna hold your dick" que le dedicó María a Pablo hace unas semanas), y que se hable abiertamente de sexo y deseo me encanta. Lo único que me hizo arquear la ceja anoche fue escuchar a Pablo repetir una y otra vez lo buena que está María y cuánto había echado de menos su culo. Aquí entraría otra variable: la objetificación. Supongo que Pablo estaría nervioso y no adaptaría bien su mensaje al lugar en el que se encontraba, pero la sensación general fue de bochorno porque el protagonista de la noche hubiera sido el culo de su novia. María ha hecho un concurso interesantísimo, es una de las pocas concursantes que ha ofrecido actuaciones y estilos diferentes, y es completamente magnética en el escenario. Sin conocerla personalmente, se me ocurren decenas de cosas que subrayar de María que no tengan que ver con su físico.

Lo que no tiene ningún sentido es responsabilizar a María, aislada en la Academia de OT desde octubre, de lo que dijera su novio en la gala. Ni cuestionar su feminismo por un minuto de prime time del que no sabemos nada más. No conocemos su relación ni sus dinámicas como pareja, y aunque los comentarios de anoche fueran desafortunados, no podemos desacreditar a María por las acciones de su novio. Ni llamarla hipócrita por haber elegido a Pablo como su pareja. Que nuestros novios la caguen (o no) no es incompatible con que nosotras seamos feministas vocales. María ha sido una de las concursantes más concienciadas y que ha generado más debates sociales en la edición, y exigirle que su pareja sea impecable para darle el carné de feminista, teniendo en cuenta solo unos segundos de programa de televisión, es un acto de machismo contra ella.

Vamos a ofrecerle la misma confianza y respeto que le daríamos a cualquier mujer. Porque nuestros valores los representan nuestras acciones y creencias, no nuestros novios. María es una persona independiente a su pareja, y no deberíamos exigirle "coherencia feminista" como si ella nos debiera algo o como si conociéramos su relación mejor que ellos mismos. Si vamos a criticar el mensaje que dio Pablo en OT, es solo su responsabilidad, porque ya está bien de cargar a las mujeres con todo lo que pasa a su alrededor.

TV and Movies

Get all the best moments in pop culture & entertainment delivered to your inbox.

Newsletter signup form