Ir directo al contenido
    Posted on 9 may. 2017

    24 Cosas que nadie te dice acerca de convertirte en mamá

    Las cosas cambiarán más de lo que te imaginas.

    by ,

    1. Hacerse popó durante el parto es muy común. Sí, sucede.

    2. Funcionar literalmente sin dormir cada día de hecho es posible. No sólo funcionar, sino mantener vivo a otro ser humano. No es gran cosa.

    3. Hacer cosas con una mano es una de tus mejores habilidades. Te vuelves una maestra en sostener un bebé, preparar un biberón, sacar los trastes del lavavajillas y hablar por teléfono todo al mismo tiempo.

    4. El bebé no es la única cosa que traes durante el parto. Después del parto, das a luz a la placenta. "¡Aquí está tu hermoso bebé y aquí está tu hermosa placenta!" Pero la placenta no es hermosa. Se ve como un asado sin cocer.

    5. Que te vomiten encima es una cosa de todos los días. Y que se hagan popó sobre ti también lo es.

    6. Tu vagina no estará arruinada para siempre después de un parto vaginal. SE VUELVE A ENCOGER. ¡Esta no es un tipo de situación "en la que un pene tiene que pasar por una vagina enorme, gente!

    Crystal Ro / BuzzFeed

    7. Siempre, SIEMPRE sospecha del silencio.

    8. Tu "pancita" por el bebé no se encoge automáticamente justo después de que sale el bebé. ¡No es que DE REPENTE tengas un estómago plano después del parto!

    9. Vas a utilizar Google para investigar qué está mal con tu hijo un mínimo de 10 veces al día.

    10. Aspirar mocos fuera de la nariz de los niños es muy típico. NoseFrida, googléalo.

    11. No existe tal cosa como un guardarropa de "mamá". "Los jeans de mamá" son cualquier par de jeans que escojas usar ese día, pero por lo general son pants.

    12. Realmente toma de dos a tres días para que la leche materna salga después de que das a luz; no la produces automáticamente. Pero cuando sale y esperas demasiado para sacártela o amamantar, tus senos son peores que una llave que gotea.

    Crystal Ro / BuzzFeed

    13. SIEMPRE falta un zapato. Y SIEMPRE es cuando se te está haciendo tarde.

    14. No conoces ninguna película o actor nuevo, pero ahora puedes divagar sobre cada uno de los programas de Disney y Nickelodeon, la canción y personajes.

    15. Tú eres la paparazzi durante cualquier cosa que haga tu hijo. Tus páginas de redes sociales bien pueden ser tu libro del bebé de tu hijo.

    16. Cómo se ve tu hijo es mucho más importante que cómo te ves tú. Puede que tengas una mancha de popó en la playera pero ¡hey, al menos tu hijo se ve lindo!

    17. Un baño es un lujo. Y el champú en seco ES tu definición de lavarte el cabello.

    18. Ir al baño sola también es un lujo.

    Crystal Ro / BuzzFeed

    19. Siempre empacas la casa entera antes de ir a cualquier lado. ¿Pañales? Sí. ¿Bocadillos? Sí. ¿La colección entera de Shopkins de tu hijo? Sí.

    20. Tienes un recién descubierto aprecio hacia tus propios padres.

    21. La mayoría de los objetos cotidianos (como un lápiz) son peligrosos. TU HIJO PODRÍA SACARSE UN OJO.

    22. Aún tienes intereses además de tu hijo. Te conviertes en madre, no estás muerta.

    23. Habiendo dicho esto, aún puedes lograr mantener los ojos abiertos durante el tiempo suficiente para terminar una película completa.

    24. Y piensas en otro ser humano alrededor de 1,096,457 de veces al día y te preguntas cómo podrías amarlo más.

    Este post fue traducido del inglés.

    BuzzFeed Daily

    Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

    Newsletter signup form