Ir directo al contenido
    Posted on 2 jun. 2016

    11 Cosas que todos los veinteañeros deberían saber sobre sus trabajos

    A veces te sentirás como si no tuvieras idea de lo que estás haciendo.

    1. Intenta cualquier cosa y todo lo que te interese, aunque parezca una pérdida de tiempo.

    NBC / Via youtube.com

    Conseguí mi primer trabajo no debido a mi grado universitario, sino porque también trabajé en el diario de mi universidad y construí un portfolio lo suficiente bueno para lograr una pasantía. Me contrataron en BuzzFeed en parte debido a mi experiencia laboral anterior, pero también porque hace algunos años dibujé un "buen" webcómic en mi tiempo libre, solo porque pensé que sería divertido. Si solo me basara en mi educación y trabajos posteriores para promover mi carrera, no habría tenido algo que me diferenciara de la competencia.

    Independientemente cuál sea tu situación de trabajo ahora, encuentra formas de probar cualquier cosa que te interese, incluso si no pareciera que beneficiará tu carrera. No tienes idea qué habilidades pueden ayudarte en el futuro y tu pasatiempo supuestamente insignificante, podría ser la cosa que te dé una ventaja.¿Incluso si no te la da y justo has comenzado un nuevo pasatiempo que disfrutes? ¡Oh no! ¡Te has convertido en un ser humano más integral! ¡El horror!

    2. Tendrás que trabajar con personas que no respetas.

    20th Century Fox

    Esto podría sonar como una lección "duh", pero cuando estaba en la escuela, honestamente no había considerado lo frustrante que sería trabajar con alguien que no pudiera soportar. Pero después de unos años en mi carrera, la compañía por la que trabajaba contrató a alguien cuya sola existencia me entraba una rabia silenciosa; y ella estaba ganando mucho más dinero que yo. No estaba muy feliz sobre esto. Pero después mi jefa de ese entonces me dijo algo muy importante:

    "Siempre trabajarás con personas que no te agradarán. Supéralo".

    Y ella tenía completamente la razón. Siempre habrán personas que no respetarás o no te agradarán, y tendrás que trabajar con ellos de todas formas. A veces tendrás que trabajar para ellos. A veces ellos serán exitosos y avanzarán en su carrera mientras tú luchas por mantenerte a flote, y no se sentirá para nada justo.

    Pero, francamente, calla y lidia con eso. Mientras más pronto aceptes esto, te enfocarás más en mejorar. Aunque definitivamente puedes quejarte sobre la maldita Helen con tus amigos después del trabajo, intenta mantener tu odio por ella oculto en la oficina.

    3. Vas a trabajar con personas que son mejores que tú. Mucho mejores.

    FOX

    Piensas, "esto debe ser mejor que trabajar para gente que odias, ¿cierto?". Y sí, estás en lo correcto. Trabajar con personas que son más inteligentes y más realizadas que tú puede motivarte a trabajar más duro y ser mejor.

    Pero también puede ser difícil ver a amigos y colegas dando pasos y logrando metas que no has dado. Puede hacerte sentir que no estás haciendo lo suficiente; que tú no eres suficiente. Incluso si te está yendo bien, si estás feliz por los logros de otros, todavía puedes sentir inseguridad y envidia cuando obtienen algo que quieres y no tienes.

    No permitas que esto te paralice. No permitas que te impida rodearte de gente increíble. ¡Deja que esto te inspire! Permite que estas personas te ayuden a comprender qué quieres y cómo puedes lograrlo. Si solo trabajas con personas que les va peor que tú, no tendrás alguna motivación real para cambiar.

    4. Tendrás que lidiar con temas serios en algún momento.

    AMC / Via giphy.com

    Otra lección "duh", pero cuando recién empecé, asumí que habían trabajos "malos" y "buenos", y los buenos siempre eran geniales todo el tiempo. Pero incluso en un buen trabajo que usualmente disfrutes, habrán partes aburridas que te harán pensar, Oh Dios, por favor no me hagas hacer eso de nuevo. O habrán meses donde todo es genial, seguido por meses donde todo parece ir mal.

    Y puede ser mucho peor que eso. Podrías no ser apreciado. Un compañero de trabajo podría atribuirse el mérito de tu trabajo. Podrías no recibir el ascenso que mereces. Podrías tener un jefe que te trata injustamente. Podrían discriminarte o acosarte. Hay millones de cosas que podrían salir mal, y tendrás que lidiar con eso algún día.

    Depende de ti decidir si la mierda es mierda que puedas lidiar. Si no, está bien. Pero solo ten en cuenta que ningún trabajo está completamente libre de mierda.

    5. A veces te sentirás como si no tuvieras idea de lo que estás haciendo.

    Kristin Chirico/BuzzFeed

    Durante los primeros meses en mi primer trabajo "adulto", sentí como si estuviera fingiendo. Mientras miraba a mis seguros y talentosos colegas, estaba plenamente consciente de lo poco que verdaderamente sabía, y estaba segura que en cualquier minuto, todos se darían cuenta que estaba improvisando por completo. Tomó medio año para siquiera empezar a sentirme cómoda en ese trabajo; que duró hasta que me cambié a mi siguiente trabajo, en que me sentí aterrada una vez más.

    Le sucede a mucha gente: independiente de cuán duro hayas trabajado o cuánto hayas logrado, piensas que todo tu éxito es solo suerte y que no mereces nada de ello. Se llama el síndrome del impostor y es realmente algo que sucede a mucha gente exitosa. Una de las razones por las que te sientes así es que a pesar de lo que sabes, también estás consciente de que hay muchas, muchas cosas que no sabes. Pero creas o no, eso es de verdad algo bueno.La opción es poseer una falsa sensación de confianza y lamentablemente desconocer todas tus carencias de conocimientos, que es muchísimo más peligroso.

    Intenta recordar que incluso si sientes que tu éxito es una cosa fortuita, siempre estás intentando mejorar y eso es lo que ayudará a que tu carrera crezca.

    6. Un tropiezo en tu currículum no va a derrumbar toda tu carrera.

    Lionsgate / Via glee.wikia.com

    Existe un bizarro axioma sobre que deberías mantenerte en un trabajo al menos por un año de modo que futuros empleadores no piensen que eres poco fiable. En un trabajo anterior, poco gratificante, me había resignado con tristeza a aguantarlo por ese periodo arbitrario porque me sentí que se lo debía a la compañía, y también temía que podría verse mal en mi currículum si renunciara antes de eso. Pero después de unas cuantas semanas más de trabajo poco gratificante y una moral decreciente, tuve que tomar una decisión: mi currículum o mi felicidad. Elegí mi felicidad, y finalmente, esa opción benefició mi carrera mucho más de lo podría haber sido quedarme en mi trabajo de porquería.

    Por supuesto no deberías hacer el hábito de renunciar trabajo tras trabajo solo porque has experimentado un poco de adversidad. ¿Pero si tu trabajo es lo más espantoso que jamás existe? Tienes totalmente permitido renunciar. Podrías sentir que estás dejando en el abandono a tu jefe, o que estás siendo injusto con la compañía que te contrató, pero la verdad es que necesitas cuidar de ti mismo. Esa compañía probablemente no dudaría en despedirte si lo quisieran, entonces, ¿por qué forzarte a aguantar si no quieres estar ahí? Y la mayoría de los empleadores no te van a castigar porque un lugar de trabajo previo no fue el adecuado. Estarán más impresionados de que estás dando pasos para encontrar un buen trabajo.

    Sé que no todo el mundo tiene el lujo de tomar tal decisión. Obligaciones familiares, responsabilidades financieras y tantos otros factores a menudo significan que renunciar no es una opción; después de todo, la "felicidad personal" no pagará las cuentas por sí misma. Pero si tienes la oportunidad de mejorar o hacer más fácil tu vida, vale la pena considerarlo al menos.

    7. Puedes dejar atrás un trabajo que realmente ames.

    8. Depende de ti mantener viva tu pasión por el trabajo. Nadie lo puede hacer por ti.

    Nickelodeon / Via thebestgifsforme.blogspot.ca

    Tal como sucede en una relación, permanecer feliz en tu carrera (incluso en una carrera que ames) lleva mucho trabajo. Después de un tiempo en uno de mis trabajos, me sentí cómoda —muy cómoda— mientras determinaba la cantidad mínima de trabajo que necesitaba hacer para ser considerada aceptable, y casi nunca hice más que eso. No es de extrañar que me sentí cada vez más frustrada, porque ni siquiera estaba intentando desafiarme.

    Si no pones el esfuerzo para mantenerte feliz en tu carrera, entonces igual que una relación que das por sentada, la pasión por tu trabajo se desvanecerá. Te encontrarás tan disconforme como lo estabas en tu anterior lugar de trabajo.

    Así que depende de ti mantener el interés. Desafíate con proyectos que no habías intentado antes. Pide a tu jefe estar presente en reuniones que de otra manera no podrías estar. Inscríbete en una clase vespertina para expandir tus habilidades profesionales, y luego aplica tu nuevo conocimiento para mejorar tu trabajo.

    La satisfacción personal no aparece por sí misma. Depende de ti encontrarla y mantenerla.

    9. No puedes evitar el fracaso. Te encontrará. Te perseguirá como un perro.

    10. Encuentra un equilibrio entre el trabajo y el resto de tu vida, sea lo que sea eso para ti.

    11. Y finalmente, la lección más importante de todas: no hay una temperatura de oficina correcta.

    Kjekol / Getty Images / Thinkstock

    Sentirás mucho calor o mucho frío. Nadie ha encontrado una solución para esto. Lo siento.

    BuzzFeed Daily

    Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

    Newsletter signup form