back to top

Don Francisco nos revela 12 momentos inolvidables de Sábado Gigante

El ícono número uno de la televisión de habla hispana recuerda sus momentos favoritos del show.

publicado

Mario Luis Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco, ha sido el anfitrión de Sábado Gigante por 53 años consecutivos. Con 74 años de edad, Don Mario es un hombre firme, con mucho que decir y sin perder el humor que lo caracteriza. Después de transmitir en vivo por más de 50 temporadas, el show de variedades que posee el récord Guinness por más tiempo al aire, llega a su fin este sábado septiembre 19. A pesar de tener una agenda muy ocupada, Don Mario visitó las oficias de BuzzFeed Español para que juntos recordáramos los mejores momentos del show #1 de la televisión de habla hispana.

Publicidad

¿Cuál fue uno de los momentos más cómicos del show?

"Hay momentos cómicos todas las semanas. Por ejemplo, siempre es muy cómico cuando Joe Haper lee en español, sin saber leer en español. Él dice cualquier cosa de una manera diferente. Por ejemplo, dice la palabra "cónyuge" como "conyugé" entonces eso produce mucha risa. Otra vez, durante el segmento del chacal, hubo un hombre que estaba cantando y me di cuenta que tenía las letras en la mano. Al principio creí que era un gesto, pero en realidad era la letra de la canción".

¿Cuál considera como una de sus entrevistas más memorables?

"Tuve muchas entrevistas memorables porque yo he entrevistado a todo el mundo, incluyendo a todos los presidentes de los Estados Unidos en estos últimos 30 años. Pero una entrevista que me marcó mucho fue una que hice hace 40 años con un famoso actor mexico-americano llamado Anthony Quinn. Él fue un grandísimo del cine".

Publicidad

¿Cuál fue el desafío más grande que enfrentó cuando el show se mudó de Chile a Miami?

"Todo fue un desafío porque el programa se hacía para un país y después empezó a hacerse para una minoría local en Miami. Hubo que adaptar los temas y ser más generales. Empezamos a hablar del amor, de la infidelidad, de la salud, de la inmigración, y del trabajo. Tuvimos que adaptarnos a la necesidad, y eso fue lo que hicimos todo el tiempo. Por eso siempre digo, "¿qué dice el público?".

¿Cuál fue uno de los momentos más conmovedores del show?

"Con los niños tuvimos muchas cosas graciosas. Ahora me viene a la memoria un niño que le explicó a otro sobre el racismo. Estaban hablando del tema de blancos y negros y uno le dijo al otro, que era de origen cubano, que ahí no había diferencia porque si a los dos le sacaras la piel completa, abajo quedarían del mismo color. Y tenía toda la razón".

¿Cuál fue el animal más raro que trajo Ron Magill al show?

"Hay uno que me asustó mucho porque se le salió de control a Ron, fue un tigre cachorro, pero después lo controló y no pasó nada. Después trajimos un ave de rapiña, un águila, y se le escapó y estaba en el techo del estudio, que es muy alto, y no la podíamos pescar. Cuando fuimos a buscarla con una grúa, el águila se fue a otro lado. Nos llevó mucho tiempo lograr atraparla".

Publicidad

¿Cuál fue el mejor regalo material que le dio al público?

"Hay un hombre que ganó 50.000 dólares en uno de los aniversarios. Era un importante premio en dinero. Pero otros premios materiales, no recuerdo muy bien. En Washington Heights, Nueva York, escuché que unas señoras habían ganado un auto en el programa y lo vendieron y usaron el dinero para comprar un apartamento y ahí es donde viven ahora".

¿Cuál es uno de sus momentos favoritos con la 4?

"Hubo un segmento recientemente en el que yo tenía que bailar con ella y se me salió el zapato. Y en el zapato yo también tengo plantillas, entonces en un lado quedó el zapato y por el otro quedó la plantilla. Fue muy gracioso."

¿Cuál era uno de los artistas que estaba más nervioso por presentarse en Sábado Gigante?

"La primera vez Enrique Iglesias se subió en un escenario, fue en Sábado Gigante. Cuando él me dio la mano, casi me la quiebra de lo nervioso que estaba. Me la apretó para quebrarmela, y no le dije nada porque no quería asustarlo más".

Publicidad

¿Cómo se sintió cuando Sábado Gigante ganó el récord Guinness por ser el show de más larga duración en la historia de la televisión?

"Sí, empezamos a ser los ganadores desde el año 97. Fue un gran honor recibirlo, porque yo represento a los productores que no aparecen en pantalla que hacen conmigo el programa. Entonces estábamos muy felices porque no creo que nadie pueda vencer ese récord".

Nos contaron que usted es un poco supersticioso, ¿Tiene algún ritual antes de empezar el show y darle la bienvenida al público?

"Tengo muchas supersticiones. Yo entro por una parte, salgo por otra, no uso ciertas cosas, y no me gusta hablar de ciertos temas. He tenido la misma billetera desde que empecé a grabar el show. Esta billetera tiene 59 años, reparada por lo menos una docena de veces y por aquí sigue".

Publicidad

¿Qué va a ser lo más difícil por hacer después de dejar de grabar el show?

"Reinventarme".

Y finalmente, ¿cuál cree que fue la clave del éxito de Sábado Gigante?

"Esa frase, "¿qué dice el público?". Nuestro programa se hizo siempre al lado del público, frente al público, a través del público. A diferencia de todos los programas que se hacen en un set, este programa siempre está al lado de la audiencia. Todo pasa a través de ellos. El público opina, el público rechaza, el público aplaude. Ellos son los dueños y señores que representan a los miles de millones de espectadores que están disfrutando desde sus casas".

Publicidad