back to top

21 Luchas diarias que toda chica con cabello rizado enfrenta

No es tan asombroso como piensas.

publicado

1. Batallar cada mañana contra tu melena.

¿Cómo arreglo este desastre?
Twitter: @ZookiieZooks

¿Cómo arreglo este desastre?

2. Tener más botellas de acondicionador que de champú.

3. Gastar una cantidad ridícula de dinero en cosas que "desenredarán" tu cabellera.

Pero nunca funcionan como esperabas.
Twitter: @virginrainbow

Pero nunca funcionan como esperabas.

4. Saber que no vale la pena arreglarte el pelo para salir porque se terminará arruinando.

Publicidad

5. Cuando tus amigas con pelo lacio se quejan de tener frizz...

6. O cuando se quejan de lo difícil que es arreglarse el cabello.

7. Tu cara cada vez que alguien te pregunta si tu cabello es así naturalmente:

¿Acaso piensas que es una peluca?
Twitter: @annapouncey

¿Acaso piensas que es una peluca?

8. Cuando alguien decide jugar con tu cabello después de que pasaste una hora arreglándolo.

Publicidad

9. O cuando alguien te dice que envidian tus rulos.

NO ME IMPORTA.
Twitter: @erikaanello

NO ME IMPORTA.

10. Esta es tu cara cada vez que alguien te pregunta por qué tardas tanto en arreglarte...

11. Porque sabes que esto es lo que sucede cuando no haces nada con tu melena:

12. Ese terrible momento en el que te arreglas el cabello y empieza a llover.

Publicidad

13. "¿Por qué no te peinas el cabello cuando está seco?"

PORQUE ESTO ES LO QUE SUCEDE.
Twitter: @ragscaziawesome

PORQUE ESTO ES LO QUE SUCEDE.

14. Encontrar pelos por todos lados.

TODOS lados.
Twitter: @_Cheyla_

TODOS lados.

15. Tener que practicar muchas veces para lograr usar tu difusor correctamente.

16. Lo peor que alguien te puede decir es que te ves mejor con el cabello lacio.

Publicidad

17. Tener que despedirte de todas tus colas para el pelo después de solo usarlas un par de veces.

18. Y también todos tus peines.

instagram.com

QEPD.

19. Pero a pesar de todo el estrés que causa tener el pelo rizado...

20. Vives por los momentos en que tu pelo se ve bien sin mucha ayuda.

21. Y nunca cambiarías tus amados rizos por nada.