back to top

32 cosas incómodas que hacen avergonzarse a todas las chicas

Esas horribles ampollas que provocan unas nuevas sandalias.

publicado

1. Ir al baño cuando no hay papel higiénico y posteriormente sentir ese pequeño resto de pis en tu ropa interior durante el resto del día.

2. Cuando tienes que soltar ese pedo vaginal irremediablemente.

3. Hacerte una molesta ampolla con tus nuevas sandalias y tener que seguir como si nada pese al horrible dolor.

4. Cuando una goma del pelo se enreda con el pelo y te ves obligada a romper los extremos para liberarla.

5. Intentar depilarte las piernas con cuidado y acabar repleta de pequeños y dolorosos cortes.

6. Tus muslos rozándose todo el tiempo durante un día caluroso.

7. Sentarte en una silla simplemente para quedarte pegada al asiento con lo que, al levantarte, sientes como si una capa de piel se desprendiera de tu cuerpo.

8. Quemarte sin querer con un alisador o rizador de pelo.

9. Quitarte un tampón seco y querer vomitar de lo asqueroso que se siente.

10. Que te empiece a picar el vello púbico en público y tener que aguantarte.

11. Sacarte un pelo largo o varios cortos de la raja del culo tras ducharte.

12. Aunque es mucho peor sacarte un pelo largo que se ha instalado en tu vulva.

13. Que te suden las tetas en verano y tu sujetador se vuelva tan pegajoso que parezca una jaula de tela.

14. Llevar tanga en verano, que se empape de sudor y que tengas que despegarlo de la raja del culo cada vez que quieres ir al baño.

15. Pasarte la mano suavemente por la barbilla y descubrir que ha surgido un extraño y puntiagudo pelo de la nada.

16. Meterte en el ojo el cepillo del rímel, que tus ojos comiencen a llorar y que el maquillaje se eche a perder.

17. O que se te meta una pestaña en el ojo y que no consigas sacarla por mucho que pestañees.

18. Que se doble el adhesivo de la compresa y se te pegue al vello púbico. Y que luego tengas que rezar en el momento de despegarlo.

19. Romperte una uña y que acabes teniendo la parte de debajo escocida y expuesta después de sacarla.

20. Que se te enreden en el pelo las gafas de sol cuando intentas ponértelas en la cabeza con estilo.

21. Soltarte el pelo de un moño o coleta y que te duela el cuero cabelludo en en los sitios en los que el pelo ha vuelto a su sitio normal.

22. Mear cuando tienes una infección urinaria y sentir ese horrible pinchazo que te hace creer que se está quemando lo de ahí abajo.

23. Mear en un baño público después de estar aguantándote un montón y relajar tanto los músculos que se te escapa un pedito.

24. Ir a arrancarte un pelo con las pinzas y pellizcarte la piel.

25. Que un pelo de la cabeza acabe de alguna manera enredado en los dedos de los pies.

26. Que se te mueva la ropa interior mientras estás haciendo tus cosas de tal manera que uno de los labios de la vagina se queda fuera y se roza con la ropa.

27. Que se salte un aro del sujetador y se te clave en una teta.

28. Llevar calzado con tiras y sentir cómo se rozan con tus pies y tobillos mientras caminas.

29. Arrancarte un padrastro que sobresale de la uña y acabar arrancando mucha más piel de lo que esperabas.

30. Lavarte las manos o ducharte con una goma del pelo en la muñeca, que acaba mojada y tienes que pasar el resto del día con una goma mojada en la muñeca.

31. Que se te haga un agujero en las medias de tal forma que se sale un poco un dedo del pie pero no del todo, de tal forma que parece que se le está cortando la circulación.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Patrocinado